if ($skins_show == "0") {?>
 
Día 1. ‘El primer hombre en la Luna’, de Damien Chazelle, inaugura el 16º Festival Internacional de Cine de Morelia #FICM2018
Publicado el 20 - Oct - 2018
 
 
En la primera jornada de actividades del 16º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) tuvimos la oportunidad de ver el cuarto largometraje de ficción del joven realizador estadounidense, Damien Chazelle (Whiplash, La La Land) - ENFILME.COM
 
 
 

En la primera jornada de actividades del 16º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) tuvimos la oportunidad de ver el cuarto largometraje de ficción del joven realizador estadounidense, Damien Chazelle (Guy and Madeline on a Park Bench, 2009; Whiplash, 2014; La La Land, 2016)

 

El primer hombre en la Luna

Dir. Damien Chazelle, Estados Unidos, 2018.

[Función inaugural]

★★★★

Con el avance de la Unión Soviética en la exploración espacial durante la década de 1960, Neil Armstrong (Ryan Gosling), un ingeniero aeroespacial con experiencia como piloto militar, decide aplicar para formar parte del ambicioso programa experimental de la NASA que tiene el objetivo de poner a un hombre en la luna. Sufriendo silenciosamente la pérdida de su hija de tres años debido a una enfermedad terminal, Neil comienza a descuidar a sus dos hijos y esposa Janet (Claire Foy) para concentrarse en su misión. El hombre hace equipo con otros astronautas, entre ellos Edward White (Jason Clarke) y Buzz Aldrin (Corey Stoll), para involucrarse paulatinamente en el programa Gemini, ingresando a una rutina de pruebas y análisis implacables a medida que Estados Unidos se abre camino hacia el espacio. Conocido por su autocontrol y dedicación a la causa, Armstrong avanza en las filas, observando cómo muchos de sus compañeros exploradores perecen a lo largo de las pruebas. En casa, Janet se niega a someterse al silencio de Neil obligándolo a enfrentar sus responsabilidades como padre, mientras él se prepara para hacer historia.

Después de habernos sumergido en los meandros más competitivos y despiadados de la música (Whiplash, 2014), y después de habernos guiado entre jazz, sueños, ilusiones y amores rotos en Los Ángeles (La La Land, 2016), el joven cineasta estadounidense, Damien Chazelle, cambia totalmente de género y registro para confeccionar el viaje físico y mental hacia la superación que emprende un hombre para desafiar sus límites y horizontes. El primer hombre en la Luna (First Man, 2018) es un viaje hecho de pasión por el descubrimiento y la exploración, al mismo tiempo que es un retrato de soledad, incomunicación y muerte, tejiendo un rompecabezas humano y emocional, y que en algunos momentos logra alejarse del heroísmo que a menudo adopta el cine estadounidense. El Neil Armstrong de Chazelle -escrito por el guionista Josh Singer (Spotlight, 2015; The Post, 2017)- es ante todo un hombre, con todas sus debilidades y fragilidad, nunca consciente de su heroísmo y arrojado por el destino y los trágicos eventos a territorios inexplorados y desafíos cada vez más difíciles, que enfrenta con el deseo y la pizca de inconsciencia necesaria para dejar atrás las adversidades que nos presenta la vida, para llegar a donde nadie había llegado antes. Pero alrededor de él, aunque no tan incisiva, se construye una narrativa ‘spielbergiana’ para aludir al triunfo estadounidense; por ejemplo, el izamiento de la bandera, la referencia al discurso de John F. Kennedy en la Universidad Rice sobre el Programa Espacial y cierta dosis de envidia que sentían los norteamericanos al enterarse de los avances soviéticos. El director organiza un homenaje a los hombres que han hecho posible la misión destinada a convertirse en un símbolo del progreso humano. El filme enmarca el ambicioso duelo tecnológico conocido coherentemente como "carrera espacial", insertando la legendaria misión Apollo 11 en un contexto tenso arropado por los disturbios civiles y la inestabilidad de la financiación para la investigación espacial y, sobre todo, los errores que ocasionaron un gran número de accidentes mortales. Chazelle desea recrear un trasfondo histórico preciso y debe tener en cuenta todo esto, especialmente este último punto: el peso de los errores humanos que cuestan la vida de los astronautas de la NASA se hace sentir en algunos de los momentos más dramáticos e intensos de la película. Aquellos que esperan secuencias espaciales persistentes y contemplativas al estilo de Gravity (Dir. Alfonso Cuarón, 2013), probablemente se sentirán decepcionados debido a que la narración permanece en órbita constante en una escala humana, poniendo en escena la capacidad del astronauta, pero centrándose principalmente en la persona Neil Armstrong, en su fragilidad y su relación con su esposa y colegas. Así que vivimos los dos momentos emocionantes dentro de una pequeña caja claustrofóbica con la que el personaje explora el universo. Los lugares asépticos y minimalistas de entrenamiento y los espacios estrechos de las naves espaciales se combinan con las paredes acogedoras y cómodas de la casa de Neil, convirtiéndose en los escenarios de un viaje humano tortuoso y articulado, constantemente entre el coraje más apasionado y un afecto creciente. En lugar de la ironía y el encanto utilizados en La La Land, Ryan Gosling tiene que recurrir a los matices de comportamiento enigmático que exploró magistralmente en Drive (Dir. Nicolas Winding Refn,2011); una mezcla de rencor reprimido, dolor no expresado y largos silencios complementados con breves frases de indiferencia y explosiones emocionales esporádicas. Evitando los clásicos y grandilocuentes encuadres para resaltar las hazañas, el cinefotógrafo Linus Sandgren evoca los esfuerzos y las tribulaciones del protagonista a través de una perspectiva subjetiva a nivel del ojo. En la secuencia inicial -durante un vuelo de prueba- Sandgren emplea las cámaras portátiles y temblorosas que hemos visto mil veces antes, pero la imagen granulada que evoca la época transmite una experiencia verdaderamente visceral y vivida que se vuelve a visitar a lo largo de la película. Finalmente, Chazelle saca a relucir lo mejor de sí mismo en la tan esperada secuencia en la Luna, perfecta fusión de realismo, magnificencia visual y participación emocional, y dejando que la banda sonora evocadora del siempre eficaz Justin Hurwitz guie la narrativa.

LFG (@luisfer_crimi)

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
5 grandes músicos que han tenido magníficos...
SIGUIENTE
NOTAS
Selección Oficial de Largometraje Mexicano...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Palermo Shooting


NOTAS
#Distrital2014: Últimos días y ganador


NOTAS
El 51º Festival Internacional de Cine...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • CINE Y ARTE. La influencia de...
    Luca Guadagnino retoma los vínculos de cuerpo y espacio de la artista cubana, Ana Mendieta, para revisar los límites del horror, el...
  • Vox Lux: El precio de la fama
    Soundtrack: Las canciones de Vox Lux fueron escritas por la superestrella del pop Sia específicamente para el filme,...
  • La escultura en el cine
    Top10: La representación de la escultura a lo largo de la historia del cine.
  • Suspiria: El Maligno
    Soundtrack: El álbum de 'Suspiria' encaja perfectamente con 'The Eraser' (2006) y 'Tomorrow's Modern Boxes' (2014) -los dos trabajos...
  • Las mejores películas...
    Compartimos la lista de las que, según todos los que integramos el equipo de EnFilme, son las mejores películas de 2018.
  • Las mejores películas...
    Realizamos una encuesta en la que nuestros lectores votaron por su película favorita de 2018.
  • La casa de Jack
    Reseña: Lars von Trier es lo suficientemente inteligente como para no volver estériles sus provocaciones y confesiones, y para...
  • Pawel Pawlikowski (Cold War)
    Entrevista: conversamos con el director polaco Pawel Pawlikowski sobre ‘Cold War’, el más reciente de sus filmes.
  • Selección Oficial de...
    Primeras impresiones sobre cada uno de los 11 largometrajes que integran la Selección Oficial (Ficción) del 16º Festival...
  • Museo
    Reseña: El filme de Alonso Ruizpalacios enfatiza sus mecanismos de representación; erigiéndose como una película de...
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados