‘El código enigma’, la verdadera historia de Alan Turing - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
‘El código enigma’, la verdadera historia de Alan Turing
Publicado el 22 - Ene - 2015
 
 
La historia del brillante matemático británico Alan Turing, considerado el padre de la informática, se inscribe dentro de la tragedia. A pesar de haber descifrado el código Enigma de los nazis y haber salvado de ese modo miles - ENFILME.COM
 
 
 

Conoce más verdaderas historias que inspiraron al cine

La historia del brillante matemático británico Alan Turing, considerado el padre de la informática, se inscribe dentro de la tragedia. A pesar de haber descifrado el código Enigma de los nazis y haber salvado de ese modo miles de vidas, fue condenado a prisión en 1952 por las autoridades de su país a causa de su homosexualidad y por su relación con un joven de 19 años. Para evitar la cárcel, el científico eligió someterse al tratamiento de castración química que se le ofreció como alternativa para evitar la condena. Murió en 1954, envenenado al morder en su laboratorio una manzana impregnada de cianuro. Los forenses de la época determinaron que se había suicidado, una teoría confirmada en 2012 por el historiador y director del Archivo Turing de Historia de la Computación, Jack Copeland. En honor a Turing, Steve Jobs retomó el motivo de la manzana mordida como logo para su compañía, Apple.

61 años después de su muerte, la Reina Isabel II le otorgó en diciembre de 2013 el perdón real. Una decisión tardía y que se dio tras la conmemoración en 2012 del centenario del nacimiento de Turing, una de las mentes más brillantes del siglo XX.

En 2014, la vida del también filósofo llegó a la pantalla grande en forma de biopic bajo el título El código enigma (The Imitation Game, 2014), dirigida por Morten Tyldum (Headhunters, 2011) y protagonizada por Benedict Cumberbatch.

 

Orígenes

Alan Turing cuando era niño

Alan Mathison Turing nació el 23 de junio de 1912 en Londres, Reino Unido. Su padre Julius Mathison Turing, era miembro del cuerpo de funcionarios británicos en la India, por lo que constantemente la familia dividía su tiempo entre Londres y aquel país. Pasó sus primeros 13 años en la India, donde su padre trabajaba en la Administración colonial. En 1926, a los 14 años, ingresó en el internado de Sherborne en Dorset. Su primer día de clases coincidió con una huelga general en Inglaterra, pero su determinación por asistir al colegio era tal que recorrió con su bicicleta las más de 60 millas que separaban Southampton de su escuela, pasando la noche en una posada. Tal hazaña fue recogida por la prensa local. Sus estudios universitarios los realizó en el King's College y, tras su graduación, se trasladó a la Universidad estadounidense de Princeton, donde trabajó con el lógico matemático Alonzo Church.

 El problema de decisión (el Entscheidungsproblem) y la Máquina de Turing

La Máquina Enigma

En 1936, antes de que se construyeran las primeras computadoras, Turing desarrolló los fundamentos teóricos de la computación mediante la introducción de un concepto, conocido ahora como Máquina de Turing, sobre el que se basan todos los sistemas computacionales actuales. Una teoría que nació ese mismo año, cuando de manera independiente, Church y Turing, buscaron descifrar el Entscheidungsproblem —que se traduce como problema de decisión, un reto en lógica simbólica cuyo desafío consiste en encontrar un algoritmo general que concluyera si una fórmula del cálculo de primer orden es un teorema— ambos, maestro y alumno, demostraron que era imposible escribir tal algoritmo. Como consecuencia, es también era imposible decidir con un algoritmo general si ciertas frases concretas de la aritmética son ciertas o falsas. La tesis Church-Turing «Todo algoritmo es equivalente a una máquina de Turing», postula que cualquier modelo computacional existente tiene las mismas capacidades algorítmicas, o un subconjunto, de las que tiene una máquina de Turing.

En 1937 publicó un artículo en el que definió la máquina de Turing: una rigurosa formalización de conceptos tan básicos en informática como el de algoritmo y el de calculabilidad, basándose en una serie de instrucciones lógicas, sentando así las bases del concepto moderno de algoritmo. Así, Turing describió en términos matemáticos precisos cómo un sistema automático con reglas extremadamente simples podía efectuar toda clase de operaciones matemáticas expresadas en un lenguaje formal determinado. La máquina de Turing era tanto un ejemplo de su teoría de computación como una prueba de que un cierto tipo de máquina computadora podía ser construida.

De 1937 a 1938 continuó estudiando bajo la dirección de Church. En 1938 obtuvo el Doctorado en Princeton; en su discurso introdujo el concepto de hipercomputación, en el que ampliaba las máquinas de Turing con las llamadas máquinas oracle, las cuales permitían el estudio de los problemas para los que no existe una solución algorítmica.

 Brian Pollard, Keirh Lonsdale y Alan Turing (de izquierda a derecha)

Segunda Guerra Mundial y ruptura del Código Enigma

How to Build Turing’s Universal Machine

La bomba machine

La Segunda Guerra Mundial ofreció un insospechado marco de aplicación práctica de sus teorías, al surgir la necesidad de descifrar los mensajes codificados que la Marina alemana empleaba para enviar instrucciones a los submarinos que hostigaban los convoyes de ayuda material enviados desde Estados Unidos; Turing, al mando de una división de la Inteligencia británica, diseñó tanto los procesos como las máquinas que, capaces de efectuar cálculos combinatorios mucho más rápido que cualquier ser humano, fueron decisivos en la ruptura final del código de la máquina Enigma y de los codificadores de teletipos FISH (máquinas de teletipos codificados que fabricaron conjuntamente Lorenz Electric y Siemens & Halske). Sus estudios del sistema Fish ayudarían al desarrollo posterior de la primera computadora programable electrónica digital llamada Colossus, la cual fue diseñada por Max Newman y su equipo, y construida en la Estación de Investigaciones Postales de Dollis Hill por un equipo dirigido por Thomas Flowers en 1943. Dicha computadora se utilizó para descifrar los códigos Fish (en concreto las transmisiones de la máquina Lorenz).

Para romper los códigos de la máquina Enigma y permitir a los aliados anticipar los ataques y movimientos militares nazis, Turing diseñó la bombe, una máquina electromecánica —llamada así en reconocimiento de la diseñada por los polacos bomba kryptologiczna— que se utilizaba para eliminar una gran cantidad de claves enigma candidatas. Para cada combinación posible se implementaba eléctricamente una cadena de deducciones lógicas. Era posible detectar cuándo ocurría una contradicción y desechar la combinación. La bombe de Turing, con una mejora añadida que sugirió el matemático Gordon Welchman, era la herramienta principal que usaban los criptógrafos aliados para leer las transmisiones Enigma. Los trabajos de ruptura de códigos de Turing se mantuvieron en secreto hasta 1970.

La labor de Turing durante los años de la guerra, contribuyó a la supremacía aliada frente al eje en cuestiones de criptoanálisis. Tras el conflicto armado, Turing se embarcó en el proyecto de construir la primera computadora digital. Tarea en la que fracasó al no conseguir a los inversionistas para su proyecto. Otras destacables contribuciones de Alan Turing a la ciencia y la tecnología modernas estuvieron relacionados con los campos de la inteligencia artificial, la lógica y la biología. En el primer área, resulta reseñable especialmente el test de Turing, adaptado hoy en día para saber si una máquina es suficientemente inteligente o no. Hasta el momento, no ha habido avance en la robótica que haya conseguido superarlo.

Homosexualidad y muerte de Turing

A life destroyed: Alan Turing with friends in his youth. He was 41 when he poisoned himself with cyanide

Turing junto a sus amigos. Tenía 41 años cuando se suicido

En 1952 la casa del matemático ubicada en Manchester fue saqueada. Durante la investigación policial Turing colaboró amablemente con las autoridades señalando que él sospechaba de su pareja amorosa, Arnold Murray de 19 años. Sin embargo, su sinceridad iba a costarle muy cara. Reconoció su homosexualidad y se le imputaron los cargos de "indecencia grave y perversión sexual" (los actos de homosexualidad eran ilegales en Reino Unido en esa época), los mismos atribuidos a Oscar Wilde 50 años antes en la puritana Inglaterra victoriana. La sentencia de dos años de prisión y trabajos forzados fue dictada luego de un famoso juicio en el que el escritor fue acusado de "indecencia grave" por actos homosexuales. En su defensa legal, Wilde definió su amor como “la más bella y noble forma de afecto”. Al igual que el poeta autor de El príncipe feliz y otros cuentos (1888), aceptar que él mantenía relaciones con una pareja de su mismo sexo era tan natural como su inteligencia. En el juicio posterior fue declarado culpable y se le dio a elegir entre la cárcel o la castración química mediante un tratamiento hormonal de estrógenos que reducían la libido. Turing escogió el tratamiento hormonal. Las inyecciones de estrógenos —que duraron un año— le produjeron alteraciones físicas, como la aparición de pechos, aumento de peso, que lo condujeron a padecer de disfunción eréctil. Dos años después del juicio, en 1954, inspirándose en su película preferida, Snow White and the Seven Dwarfs (1938), compró una manzana y se encerró en su casa. Subió a su estudio, roció la manzana con cianuro y le dio un bocado. Turing falleció debido a la ingesta de la fruta contaminada, en un contexto que indicaba un posible suicidio.

El indulto real

En 2009, el científico y escritor John Graham-Cumming empezó una campaña para rehabilitar su nombre. El entonces primer ministro Gordon Brown pidió disculpas públicas por su proceso, pero el Gobierno no tramitó el perdón porque los expertos sostenían que eso no era técnicamente posible porque Turing había sido declarado culpable de forma justa por quebrantar la ley de su tiempo.

La confirmación de aquel indulto al genial matemático llegó en 2013 de la mano de la Reina Isabel II en plenas fiestas navideñas. Alan Turing no solo fue un consumado científico, también era un excepcional deportista, una lesión le impidió convertirse en atleta olímpico en 1948.

 

Fuentes consultadas: El País, Turing Biography, Diario ABC, Time Magazine, BBC News, The Turing Digital Archive

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Jennifer Aniston revela que sufre Dislexia
SIGUIENTE
NOTAS
La directora de ‘Cincuenta sombras de Grey’ habla...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Benedict Cumberbatch y Daniel Brühl en...


EN PANTALLA
Jersey Boys: Persiguiendo la música


ENTREVISTA
Rubén Mendoza (Tierra en la lengua)
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Lila Avilés (La camarista)
    Entrevista: Conversamos con la directora mexicana, Lila Avilés, sobre ‘La Camarista’, filme ganador del FICM.
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • La sal de la Tierra
    Reseña: La sal de la Tierra es en realidad una misma historia narrada a tres voces (la de Wenders, la de Ribeiro, la de Salgado y su...
  • El pasado
    Con Le Passé, Farhadi establece una propuesta que repudia prejuicios, preconcepciones y trivializaciones; las fórmulas precisas para...
  • Party Girl, el alma de la...
    Reseña. Samuel Theis, hijo de la protagonista, y las otras dos directoras hacen de la realidad una ficción en Party Girl.
  • Mediterránea: La odisea de...
    Reseña: Desde un enfoque humanista, Jonas Carpignano explora el dolor, la ansiedad y la decepción que viven los refugiados que desean...
  • Amat Escalante (La región...
    Entrevista: Amat Escalante ganó el premio a Mejor Director en Venecia (2016).
  • KLIP
    La protagonista de Klip convive entre la extrema pobreza que la rodea y el culto a la imagen.
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad