El perturbador caso de los hijos parricidas; la verdadera historia detrás de ‘Menendez: Hermanos de sangre’ - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
El perturbador caso de los hijos parricidas; la verdadera historia detrás de ‘Menendez: Hermanos de sangre’
Publicado el 24 - Ene - 2018
 
 
Esta semana, Lifetime Movies, el canal de televisión conocido por dar su propio giro a las sagas de la vida real, retoma el caso de Lyle y Erik Menendez, los ricos hermanos de Beverly Hills que asesinaron a sus padres en 1989. En Menendez: Hermanos - ENFILME.COM
 
 
 

'Menendez: Hermanos de sangre' por Lifetime Movies

Esta semana, Lifetime Movies, el canal de televisión conocido por dar su propio giro a las sagas de la vida real, retoma el caso de Lyle y Erik Menendez, los ricos hermanos de Beverly Hills que asesinaron a sus padres en 1989. En Menendez: Hermanos de sangre (Menendez: Blood Brothers, 2017), filme dirigido por Fenton Bailey y Randy Barbato y protagonizado por Courtney Love, Lifetime Movies representa la óptica y el sentir de los hermanos y los describe con una luz más justa y equilibrada, en comparación con las representaciones anteriores del caso.  Presenta la historia en toda su auténtica complejidad.

Hace 29 años, Erik y Lyle Menendez asesinaron brutalmente a su madre y padre en la casa de la familia -ubicada en el sur de California-, evento que puso en marcha uno de los juicios más infames de finales del siglo XX.

Joseph Lyle y Erik Galen, nacidos en 1968 y 1970, respectivamente, eran hijos privilegiados. Su padre, José, ascendió en la escala corporativa para convertirse en el CEO del (ahora desaparecido) estudio de cine LIVE Entertainment. Su madre, Mary Louise "Kitty" Andersen, era una madre que se quedaba en casa. La familia vivió en Chicago y Nueva Jersey antes de mudarse al afluente suburbio de Calabasas, California, en 1987. Lyle ingresó a Princeton, pero fue suspendido después de haber sido acusado de plagio. Ambos muchachos, que eran inusualmente cercanos, fueron criados para ser profesionales del tenis, y su padre los empujó a ser los mejores.

En la noche del 20 de agosto de 1989, Jose y Kitty descansaban en la comodidad y tranquilidad de su hogar. Lyle y Erik les tendieron una emboscada por la espalda, disparando a José en la parte posterior de la cabeza y paralizando a Kitty con una herida de bala en la pierna cuando ella trató de correr. Le dispararon tantas veces que su cara estaba irreconocible cuando la policía llegó a la escena. Debido a los supuestos vínculos de su padre con el crimen organizado, los hermanos trataron de hacer que pareciera un ataque de la mafia disparando sobre las rótulas tanto de José como de Kitty. Después, los jóvenes fueron al cine y se encontraron con algunos amigos para elaborar una coartada. Más tarde, esa misma noche, Lyle llamó a la policía indicando que sus padres habían sido asesinados.

Si bien los investigadores inicialmente no tenían motivos para sospechar de Erik y Lyle, los hermanos comenzaron a mostrar un comportamiento extraño y fuera de lo normal para dos personas que recientemente habían perdido a sus padres. Lyle se fue de compras; adquirió un Porsche y se volvió propietario de un restaurante en Nueva Jersey. Erik viajó a Israel para competir en torneos de tenis. Ambos gastaron poco más de medio millón de dólares en compras en los meses posteriores a la muerte de sus padres. Incapaz de asumir la culpa, Erik confesó el asesinato en una sesión con su psiquiatra, el Dr. L. Jerome Oziel. La novia del psiquiatra escuchó la conversación y acudió a la policía; los hermanos fueron arrestados en marzo de 1990. El juicio levantó ámpula en la opinión pública norteamericana y fue seguido de cerca por un elevado porcentaje de la población. La película de Lifetime Movies, basada en este hecho real, arroja importantes luces sobre aspectos de la relación familiar que llevaban José y Kitty con sus hijos Erik y Lyle. El ángulo que Menendez: Hermanos de sangre ofrece, permite conocer de mejor manera las motivaciones que los hermanos tuvieron para hacer lo que hicieron.

Menendez: Hermanos de sangre se transmitirá por Lifetime Movies

Miércoles 24 de enero, 10:00 pm

Repetición: sábado 27 de enero, 9:00 pm 

Sky 256, Izzi 243, Dish 242, Totalplay 379, Megacable 279, Axtel 414, Telecable 56

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. La influencia de ‘The Birds’, de Alfred...
SIGUIENTE
NOTAS
Juliette Binoche, Isabelle Huppert y Fanny Ardant...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Escuadrón suicida


NOTAS
El cine de ficheras


NOTAS
Trailer: Juliette Binoche en el primer...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • A morir a los desiertos
    Me dan ganas de llorar
  • Inauguración del Costa Rica...
    Con la presencia de Kelly Reichardt, inauguró la quinta edición del Costa Rica Festival Internacional de Cine, en el centro de San...
  • La favorita
    Reseña: Dada la fascinación del cineasta griego, Yorgos Lanthimos, por las formas barrocas de la crueldad, la corte real...
  • Bob Dylan y su relación con...
    Después de ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura, revisamos la relación del compositor, músico y cantante...
  • Inception: Filmando la...
    El director Christopher Nolan y el supervisor de efectos especiales, Chris Corbould, hablan sobre los mecanismos empleados para filmar la escena...
  • KLIP
    La protagonista de Klip convive entre la extrema pobreza que la rodea y el culto a la imagen.
  • Otra ronda (Druk)
    Vinterberg dice a los adultos, cuarentones, que la vida masculina se aligera en el interior con unos tragos.
  • Dulces sueños, mamá
    Reseña: La película austriaca, 'Dulces sueños, mamá', es una propuesta de terror psicológico que le da un...
  • Madres memorables en el cine
    Vistas por Polanski, von Trier, Sokurov, Almodóvar, Bergman, Ramsay... 10 madres entregadas, perversas, desobligadas, seductoras, de todo.
  • La Paloma y el Lobo
    Carlos Lenin construye una propuesta visual evocativa, no de la que tiende al preciosismo estéril, sino de la que dignifica lo que retrata.
 
 
enfilme © 2021 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad