FICM Día 7 - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
FICM Día 7
Publicado el 26 - Oct - 2013
 
 
La vida de Adele del cineasta tunecino Abdellatif Kechiche es la gran película de la onceava edición del Festival Internacional de Cine de Morelia. Una epopeya intimista y luminosa sobre una relación lésbica, un retrato definit - ENFILME.COM
 
 
 

Por Verónica Sánchez (@SofiaSanmarin)

La vida de Adele del cineasta tunecino Abdellatif Kechiche es la gran película de la onceava edición del Festival Internacional de Cine de Morelia tanto para la prensa como para el público sin ningún tipo de discusión. Una epopeya intimista y luminosa sobre una relación lésbica, un retrato definitivo del primer amor. El emocionante ‘I Follow Rivers’ de Lykke Li -tema principal de la historia- se ha convertido en la canción favorita de los asistentes al festival después de la exhibición del metraje, una canción que engloba la intensidad de la cinta de Kechiche (Y que puedes escuchar aquí). La jornada siete siguió con All Is Lost, un drama de supervivencia y naufragio estelarizada por un magnifico Robert Redford. Dentro de la Sección Largometraje Mexicano pudimos ver la interesante Las horas muertas de Aarón Fernández y Enero de Adrián González Camargo.

 

*Proyecciones

La vida de Adele (Dir. Abdellatif Kechiche, 2013)

A los 16 años Adèle (Adèle Exarchopoulos) tiene dos cosas muy claras: es una chica y le gusta salir con chicos. Pero todo su mundo va a cambiar de la forma que menos se esperaba. Un día en la plaza principal de su ciudad ve los reflejos del pelo azul de Emma (Léa Seydoux) y, sin saber cómo ha pasado, descubre que le gusta de una forma en la que nunca antes le había atraído nadie. Adèle cambiará su forma de ver el mundo y la manera en la que otros la miran, lo que no le va a resultar nada sencillo. Su poderoso y juvenil amor por Emma la elevará a sentirse mujer y a querer conocer los sentimientos como un verdadera adulta. Pero la vida no se lo pondrá fácil, y los problemas de Adèle con el mundo que le rodea, la mentalidad cerrada de sus padres, y una dura moral, se interpondrán en su camino hacia la libertad y la felicidad.

Con La vida de Adele (La vie d’Adèle – chapitre 1 & 2, 2013) Abdellatif Kechiche firma su epopeya más intimista y luminosa después de la cruda y oscura La venus negra (2010). La sensibilidad y el talento del cineasta tunecino se desglosan en tres horas de metraje en las que su cámara escrutadora plasma de manera delicada el amanecer sexual de la chica. Kechiche observa a sus personajes mientras comen, mientras conversan, mientras duermen, en la cama, consiguiendo un retrato definitivo del primer amor. Una historia desgarradora: por momentos tierna y hermosa, por momentos cruel, y violenta. Todo aderezado con las intensas interpretaciones del dúo protagonista: Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux, pero sin duda el alma de la cinta es la bella Exarchopoulos, que derrama inocencia y vitalidad; un vaivén de emociones genuinas. El filme francés se ha ganado críticas bastante favorables desde su estrenó en el Festival de Cine de Cannes donde resultó ganadora de la Palma de Oro, y aunque parece que cada paso hacia adelante, el filme está precedido por la controversia generada entre el director y sus actrices, el resultado final es una película sumamente trágica y humana y nadie dudará en seguir calificándola como una obra maestra.

All Is Lost (Dir. J. C. Chandor, 2013)

Robert Redford entrega una de las interpretaciones más conmovedoras de su larga y variada carrera como actor, director, productor y creador del Sundance Film Institute. En All is Lost, no hay diálogos ni más actores que el protagonista, un hombre maduro, de 76 años, naufrago, después de un accidente que lo deja a la deriva en medio del mar. En la inmensidad del océano es solo el anciano contra las inclemencias del tiempo: el sol, la amenaza de los tiburones y el agotamiento de sus escasas reservas. La cinta camina en los territorios de la novela El viejo y el mar de Ernest Hemingway y tiene reminiscencias al relato biblíco de Job, un personaje que soporta una desgracia tras otra sin una aparente justificación terrenal, aunque no hay ninguna referencia religiosa directa en este drama dirigido por J. C. Chandor. El personaje de Redford no tiene un nombre. No hay un antecedente en la cinta que nos remita a su pasado, la película nos sitúa en la historia actual del hombre y su velero, el Virginia Jean, en el Océano Índico.

Escrita y dirigida por J. C. Chandor, All Is Lost, es una desgarradora historia de supervivencia en el mar muy en la sintonía de Gravedad de Alfonso Cuarón. Incluso, los ritmos narrativos son similares, pero el guión de Chandler renuncia a los componentes emocionales y técnicos que están presentes en la película de Cuarón. Una cinta minimalista que consigue transmitir la desesperación del protagonista.

Las horas muertas (Dir. Aarón Fernández, 2013)

Una de las propuestas más interesantes de la Sección Largometraje Mexicano. Hablamos de Aarón Fernández y sus Las horas muertas, una coproducción entre Francia y España que narra la historia de un amor ocasional. El relato se sitúa en la costa de Veracruz, en un modesto motel en el que Sebastián, un joven de 17 años funge como administrador. En la rutina de los días conoce a Miranda, una clienta habitual que va allí para encontrarse con un amante que casi siempre la deja esperando. Durante esos tiempos muertos y en ese entorno extravagante, Sebastián y Miranda se encuentran y da comienzo un fugaz juego de seducción.

Las horas muertas es el segundo largometraje de Fernández tras Partes usadas(2007). Una sugerente propuesta que bucea en la confrontación de las pasiones y lo inevitable de los impulsos del corazón. Una historia agradable y agradecida en su abrazo de la sencillez estructural.

Enero (Dir. Adrián González Camargo, 2013)

Tras asesinar a su esposa, Horacio (Ernesto Doblas) huye con su amante Lucrecia (Sheyla Rodríguez). Después de deshacerse del cuerpo y de las pruebas del crimen se refugian en una cabaña a las afueras de la ciudad. Ambos pretenden continuar su relación y dejar atrás el pasado, pero en la soledad del bosque el remordimiento comienza a hacerse presente y poco a poco van arrinconando a Lucrecia. Las cajas llenas de recuerdos, fotos, discos y ropa, merman el ánimo de Horacio quien se instala en una permanente depresión.

Enero es la ópera prima de Adrián González Camargo. Una cinta con poco brío y un trabajo de dirección totalmente inerte: edición irregular, banda sonora desencajada, dirección artística plana por no hablar de la nula empatía que inspira la pareja protagonista. El material que propone el realizador, en fondo y forma, parece artificial y acartonado.  


 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
DocsDF: Inauguración
SIGUIENTE
NOTAS
Ganadores del FICM 2013
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Primeras imágenes. ‘In Dubious Battle’...


NOTAS
Stacy Martin, la joven protagonista de...


NOTAS
¿Por qué es importante que Alfonso...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad