FICUNAM 2018. Día 3: 'Buena suerte' de Ben Russell, y 'Érase una vez Brasilia' de Adirley Queirós - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
FICUNAM 2018. Día 3: 'Buena suerte' de Ben Russell, y 'Érase una vez Brasilia' de Adirley Queirós
Publicado el 04 - Mar - 2018
 
 
Durante el tercer día de la 8ª edición de FICUNAM revisamos dos filmes de la sección
 
 
 

Durante el tercer día de la 8ª edición de FICUNAM revisamos dos filmes de la sección "Manifiesto contemporáneo": Buena suerte de Ben Russell, y Érase una vez Brasilia de Adirley Queirós.

 

Buena suerte

Good Luck, Dir. Ben Russell, Francia, Alemania, 2017.

★★★★½ 

[Manifiesto contemporáneo]

El retrato de dos comunidades mineras, una en Serbia, donde los hombres trabajan a más de 400 metros bajo tierra, y otra en las selvas de Surinam, donde los trabajadores de una mina ilegal de oro hacen todo lo posible por manipular el estado natural de las cosas, para encontrar menos de un puñado del metal precioso, sin afectar su relación de respeto con la naturaleza. Dos culturas totalmente distintas con costumbres y creencias, incluso, aparentemente opuestas, que encuentran a través de la cámara del cineasta similitudes que trascienden a las diferencias culturales: las condiciones de trabajo y los motivos por los que se encuentran encadenados a él; el sacrificio y la esperanza.

La primera hora del filme transcurre en casi absoluta oscuridad, con no más que las luces guía de los mineros para iluminar los espacios laborales bajo tierra de la mina en Serbia y para que Ben Russell (A Spell to Wall Off the Darkness, 2013) logre mostrarnos las durezas del trabajo, cuyos resultados son, ciertamente, descorazonadores, como dicta el poema de Henri Michaux que sirve de epígrafe al filme: “Ahora estoy frente a la piedra. Se divide. No, ya no está dividida. Está tan concreta como antes. De nuevo, se divide en dos. No, ya no está dividida, otra vez. Se divide una vez más. No […]”. La luz es devorada por la oscuridad y no es más que una promesa, simbólica y física a la vez, de que vendrán mejores tiempos. Es trabajo duro, hora tras hora, y la cámara lo retrata todo, como en un ejercicio de absoluta inmersión y sin trastocar la rutina diaria, hasta que llega el descanso. Ahí, tanto en Serbia como en Surinam, Russell realiza dos discretos actos que lo cambian todo y que nos muestran a los seres humanos bajo aquellos rostros duros y toscos, bajo aquellos cuerpos de hombres-máquina creados para el trabajo inagotable. Primero, cuando están todos en grupo comiendo, fumando, Russell los aborda con preguntas personales que los incomodan y a las que, sin duda, responden desde sus prejuicios culturales: “¿Tienes miedo?”, pregunta en Serbia. “No. No tengo miedos. El miedo no existe aquí”. Los mineros serbios mienten, pensamos, sus rostros lo dicen todo, y esto se confirma con el segundo acto de Russell: sentar a cada uno de ellos, por separado, con la cámara tan cerca de sus rostros que parece invadirlos, y así es. Las escenas filmadas en blanco y negro resultan poéticas porque, en la quietud y bajo la extraña sensación de ser observadas, las personas frágiles escondidas bajo aquellos músculos y pieles curtidas, surgen y sus espíritus se manifiestan. En la quietud se revela la belleza humana, aún en las condiciones más infernales. En Surinam ocurre lo mismo y se repite hasta que, al fin, aparecen unos miligramos de oro: la alegría se apodera del filme; al fin han encontrado, como dice el texto de Michaux, ese “miserable milagro”. Sabemos, sin embargo, que las sonrisas durarán poco.

David Poireth 

 

Érase una vez Brasilia

Era uma vez Brasilia, Dir. Adirley Queirós, Portugal, Brasil, 2017.

★★★½ 

[Manifiesto contemporáneo]

Un exconvicto intergaláctico del planeta Karpenstahl es enviado a la tierra a cambio de la seguridad de su familia y con una sola misión: asesinar al presidente de Brasil. Después de un largo y desastroso viaje, y tan pronto aterriza, WA4 (Wellington Abreu) se une a un pequeño ejército de hombres y mujeres de otros planetas que intentan realizar la revolución social del país.

Un filme desconcertante de alta carga simbólica y que apela a la capacidad crítica del espectador y a su imaginación para complementar los silencios e intuir los indicios de lo que se nos está queriendo relatar. Los pocos recursos económicos con los que Adirley Queirós (White Out, Black In, 2014) acostumbra a trabajar y los límites que esta situación otorga, lo obligan a desmantelar el género fílmico de la ciencia ficción, a ceñirse a una estética casi surrealista y a hacer uso de los elementos cotidianos de la realidad de Brasil para resignificarlos y adaptarlos a su historia. Este último punto resulta ser uno de los más destacados: Queirós nos coloca desde la perspectiva de sus personajes, ajenos al funcionamiento de la realidad en el mundo, y añade un carácter siniestro a todo lo que los rodea: el metro, los helicópteros, los automóviles, como si formaran parte de la seguridad del gobierno brasileño, quien, aparentemente, los está buscando. Si bien podría pensarse que la persecución de la que se sienten víctimas está en su imaginación (por momentos parecen niños, amigos, reunidos para jugar a la guerra), lo cierto es que el filme es un retrato de la paranoia social que se vive y de la parálisis política y el militarismo pasivo de los ciudadanos: todos tenemos en mente una rebelión, pero no hacemos más que imaginarla. Al menos, eso puede interpretarse al considerar los anacronismos que presenta el filme: los soldados intergalácticos fueron enviados para eliminar a Juscelino Kubitschek (presidente de Brasil de 1956 a 1961), pero los discursos que se escuchan en la radio fueron promulgados por Dilma Rousseff (presidenta del 2011 al 2016) y Michel Temer (presidente actual), como si, realmente, no se hubiera hecho nada desde entonces más que esperar un cambio, o, quizá, como si, simplemente, fuera demasiado tarde ya para intentar hacer algo. El título hace referencia a los cuentos de hadas —Érase una vez Brasilia (Era uma vez Brasília)—, tal vez porque sólo mediante los cuentos infantiles y la imaginación pueda ser posible creer en un final feliz para esta historia.

David Poireth 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Competencia Internacional #FICUNAM8
SIGUIENTE
NOTAS
‘El cine es una herramienta para el cambio’: Lav...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
56 Muestra Internacional de Cine de la...


PELICOMICS
Pelicómics 82


NOTAS
Lindsay Lohan en su entrevista con...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Tenemos la carne
    El arrebato fílmico de Emiliano Rocha Minter está lleno de furia, pero también de cinismo, hacia fuera pero igualmente hacia...
  • The Square: La farsa del arte
    Reseña: 'The Square' es muestra de la buena condición (poderosa y despiadada) en que se encuentra la creatividad de Ruben...
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • Edén
    Edén es el arco temporal que va de “Da Funk” a “Within”, dos sólidas columnas sobre las que descansa esta...
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Pawel Pawlikowski (Cold War)
    Entrevista: conversamos con el director polaco Pawel Pawlikowski sobre ‘Cold War’, el más reciente de sus filmes.
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • 5 recomendaciones de Amat...
    En un intento por hacer más amable y llevadero el #QuédateEnCasa, el equipo de EnFilme se dio a la tarea de contactar -a...
  • El libro de la vida (Diego...
    Con motivo del estreno de The Book Of Life, viajamos a...
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad