Julian Schnabel le dedica un texto a Héctor Babenco - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
Julian Schnabel le dedica un texto a Héctor Babenco
Publicado el 18 - Jul - 2016
 
 
El pintor y cineasta estadounidense escribió un texto sobre el cine de Héctor Babenco y la amistad que sostuvo con el director fallecido recientemente. - ENFILME.COM
 
 
 

El cineasta brasileño nacido en Argentina, Héctor Babenco, falleció el pasado 13 de julio en Sao Paulo, Brasil, a los 70 años de edad.

De acuerdo a la información proporcionada por Denise Winther –representante de HB Films, la productora de la mayoría de sus películas– el cineasta murió debido a un ataque al corazón en el hospital sirio-libanés de la ciudad brasileña, donde tenía dos días internado.

Entre sus películas más destacadas se encuentran Lucio Flavio, el pasajero de la agonía (1977), Pixote (1981), El beso de la mujer araña (1985), Corazón iluminado (1998) y Carandiru (2003).

Su última película, Mi amigo hindú (2015), protagonizada por Willem Dafoe y María Fernanda Candido, posee muchos elementos autobiográficos al narrar la historia de un cineasta que lucha contra un tumor agresivo. Babenco había sufrido un cáncer en el sistema linfático a fines de la década de 1990; las largas sesiones de quimioterapia que enfrentó le sirvieron como estructura central para el filme.

Dos días después de su muerte, el pintor y cineasta estadounidense, Julian Schnabel (Basquiat, 1996; Before Night Falls, 2000; Le scaphandre et le papillon, 2007), publicó un texto en The New York Times para hablar sobre la obra de Babenco y dedicarle unas líneas a la amistad que tuvo con el cineasta sudamericano.

 A continuación te compartimos la traducción del texto:

La conversación no había terminado. Nos gustaba simplemente continuar donde lo dejamos. Esa es la forma en que estaba con Héctor. (Es decir, Héctor Babenco, el director, que murió el miércoles.) Siempre estaba dispuesto, siempre en el proceso de hacerlo, a punto de hacerlo, sólo a punto de terminarlo, y preparándose para iniciar el proceso continuo de lo que era lo siguiente en su búsqueda de por vida de hacer cine y contar historias que eran todas parte de la misma cosa: su deseo de describir la vida por debajo de la línea ecuatorial.

Era un realizador de América del Sur cuya autenticidad y narrativa personal conformaron su éxito y su fracaso. El éxito en el sentido de total precisión para tejer el tapiz de la Torre de Babel que es Brasil y el sentido de la persona ajena que nunca perdió, siendo argentino de nacimiento. Hizo una de las cinco películas más importantes de América Latina en los últimos 50 años, en mi opinión. Se le llamó "Pixote" (1981). Y no me refiero al decir que es una película de América Latina para calificar su importancia; sólo que pasa a ser una película de América Latina.

"Pixote" es la historia de los niños, interpretados por no-actores, en el sistema penitenciario brasileño. Creo que había dos actores profesionales en la película. Pocos años después del estreno de "Pixote", el protagonista, Fernando Ramos da Silva, fue asesinado por la policía en relación con un robo. Tenía 19 años de edad. "Pixote" fue filmado en un estilo documental y se sienta cómodamente con la película neorrealista de Vittorio De Sica, "El limpiabotas" [Sciuscià, 1946], sobre dos amigos en un reformatorio en Italia después de la guerra, y con "La batalla de Argel" (1966) de Gillo Pontecorvo. Estas películas no se parecen a las películas; se ven como si estuvieras viendo la vida real. "Pixote" es también el vínculo entre "Los olvidados" (1950) de Luis Buñuel y "Ciudad de Dios" (2002) de Fernando Meirelles. Todos ellos muestran cómo los niños son reclutados en un mundo apático de los adultos.

Mis dos películas favoritas de la década de 1980 eran "Toro salvaje" y "Pixote", sin embargo, yo estoy seguro de que muchos que podrían estar leyendo esto reconocerán sólo el título de la primera película. ¿Quién sabe lo que sucede en la vida de una película extranjera o una película hecha con un presupuesto pequeño? Así que muchos no consiguen ser vistas ni considerados, pero el hecho de que se realizan significa que pueden durar y no hay estatuto de limitaciones en cuando llegan a ser vistas. En el momento en que ocurre y ya estás de suerte, el cineasta podría estar muerto.

"Pixote" tuvo un gran impacto en mí como persona y como director de cine. Me encantó la música de John Neschling y le pregunté a Héctor si podía usarla en mi primera película, "Basquiat". Él me la dio por $1 dólar. Ese fue el comienzo de una amistad que duró hasta hace dos noches para mí. (No sé cuándo vas a estar leyendo esto.) Creo que todavía existe. Héctor no hizo grandes películas cada vez, pero él hizo algunas extraordinarias películas y tuvimos la suerte de ver todo lo que hacía. Eso es lo que hizo. Hizo películas. El gran Héctor Babenco, héroe relativamente anónimo.

Texto original publicado el 15 de julio de 2016 en The New York Times.

LFG (@luisfer_crimi)

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
VIDEO. Primer trailer de 'The Unknown Girl' de...
SIGUIENTE
NOTAS
Cinépolis adquiere complejos en Nueva York
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


A ESCALA
L'Amore Non Ha Confini


NOTAS
Video: 'Las drogas en el cine', un...


NOTAS
15 importantes escuelas de cine a nivel...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad