La mirada masculina en ‘Carnival of Souls’ - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
La mirada masculina en ‘Carnival of Souls’
Publicado el 24 - Ago - 2018
 
 
Una mirada que vuelve objeto, deidad y deseo a una mujer. - ENFILME.COM
 
 
 

A pesar de tener poco impacto durante su recorrido inicial en el circuito del autocinema, Carnival of Souls ha ganado un estatus de culto con el paso del tiempo y todavía inspira inquietud muchos años después. Hecha con bajo presupuesto por Herk Harvey, un director de videos educativos que nunca haría otro filme, la película es encantadoramente intrascendente, con una edición entrecortada y una actuación acotada. Pero estos factores solo dan autenticidad a su historia de una mujer acosada por visiones de la muerte. Mary (Candace Hilligoss) navega por un mundo que es como una réplica ligeramente distinta de la nuestra, suspendiendo a la audiencia al borde de una pesadilla. En un lugar donde los hombres establecen todas las reglas, María es a la vez un objeto e invisible, un fantasma andante y un blanco de violencia masculina. La película opera como una escalofriante alegoría de la vida de una mujer en una sociedad patriarcal.

La película se abre abruptamente, mientras un hombre en un automóvil desafía a las mujeres en el vehículo vecino a una carrera de arrastre a través de un estrecho puente. Las mujeres son empujadas fuera de la carretera, sumergiéndose en el agua abajo. Mientras un equipo trabaja para recuperar sus cuerpos, Mary emerge del agua fangosa. Disparada desde arriba, ella es como un ser acuático que acaba de crecer extremidades y aprendió a caminar, ella está reingresando a un mundo que no tiene lugar para ella. De inmediato, la película establece lo que les sucede a las mujeres que se atreven a ocupar demasiado espacio en este mundo.

Aunque el cuerpo de Mary está milagrosamente intacto, ella ha dejado algo invisible detrás. A lo largo de la película, es perseguida por visiones de una figura fantasmal con una cara pintada de blanco (descrita en los créditos simplemente como "el hombre" e interpretada por el propio director), que la mira desde las ventanas y la sigue hasta las tiendas y edificios. Su mirada es inescapable y omnipresente, flotando en ventanas oscuras, acechando bajo los rostros de los hombres que rodean a Mary: la mirada masculina personificada como un fantasma espantoso.

En su ensayo seminal Visual Pleasure and Narrative Cinema, la teórica Laura Mulvey acuñó el término “mirada masculina” como una manera de describir la forma en que los filmes comerciales tienden a atender a una perspectiva masculina, lo que limita a las mujeres en pantalla para actuaciones pasivas en lugar de personajes más complejos. Lanzado en 1962, Carnival of Souls se realizó diez años antes que el ensayo de Mulvey, pero gran parte de su horror deriva de la naturaleza perniciosa de la mirada masculina, que no sólo convierte a las mujeres en objetos sexuales para el disfrute masculino, sino que también les niega la humanidad completa. Esta mirada sirve como la perdición de Mary.

La mirada malévola del hombre enerva a través de su gran intensidad y opera como un sustituto de todos los hombres que Mary encuentra. Su mirada es la fuerza combinada de sus miradas, cada una diferente pero dañina a su manera. Su vecino lujurioso la ve como una conquista, que Harvey enfatiza usando un profundo acercamiento en su ojo que se queda mirando. Luego está la mirada beatífica pero miope del sacerdote que emplea a Mary como organista en su iglesia. Él la ve como su ideal de mujer pura y devota, en lugar de la persona que está frente a él, que quiere ganar algo de dinero e irse a casa. También está el médico que rechaza su miedo y lo cataloga como histeria. Estas miradas lentamente erosionan su sentido de sí misma.

Mary comienza a experimentar episodios en los que de repente es invisible para quienes la rodean, incapaz de oírlos o hacerse oír. Como le dice a su médico, es como si momentáneamente "dejara de existir". En tales momentos, la película parece desmoronarse por las costuras. La banda sonora se demora medio segundo detrás de la imagen, el sonido de los tacones de Mary en la acera es demasiado lento y pesado. "Puedes oírme", dice ella, luego mira directamente a la cámara. Entonces sus ojos se abren con miedo como si sintiera la mirada de la audiencia, la mirada del hombre de cara blanca.

Las visiones de una feria abandonada cercana llegan a Mary en destellos, amenazando con atraerla más hacia el mundo de los muertos. Ella ve figuras macabras girando en el carnaval abandonado. Un segundo los mira desde la distancia, en otro gira con el hombre de rostro blanco como su compañero de baile. Se ve congelada en sus brazos y grita, aterrorizada y perdida en algún lugar entre el espectador y el sujeto. Es un recordatorio para el público de que las imágenes que vemos en pantalla no son benignas, están entrelazadas con nuestras vidas de vigilia. Las representaciones de las personas que vemos en pantalla alimentan nuestra comprensión del mundo y nuestro lugar dentro de él, y muchas de estas representaciones son tóxicas.

Carnival of Souls es más que una representación inquietante del horror de la mortalidad. Al final, Mary no solo sucumbe a la muerte, es casi como si su propia identidad se desintegrara a medida que continúa encontrando hombres que la ven. Mientras tanto, las miradas se alimentan del mar existente en el hombre de cara blanca. También es interesante que Harvey juegue esta figura. Como director, su mirada se vuelve nuestra. Y tal vez el horror más duradero de la película es la forma en que la audiencia se convierte en cómplice del desvanecimiento de la heroína.

Trad. EnFilme

Fuente:  Fandor

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Se anuncia la selección oficial del 16º Festival...
SIGUIENTE
NOTAS
Trailer. David Lowery dirige ‘The Old Man & The...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
The Shape of Water del mexicano...


NOTAS
Diana Bustamante: el productor es el...


A ESCALA
El inmigrante
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Había una vez en Hollywood
    Reseña: Quentin Tarantino es una de las anomalías más seductoras del sistema de Hollywood y del cine estadounidense. No fue a...
  • Lila Avilés (La camarista)
    Entrevista: Conversamos con la directora mexicana, Lila Avilés, sobre ‘La Camarista’, filme ganador del FICM.
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • La sal de la Tierra
    Reseña: La sal de la Tierra es en realidad una misma historia narrada a tres voces (la de Wenders, la de Ribeiro, la de Salgado y su...
  • El pasado
    Con Le Passé, Farhadi establece una propuesta que repudia prejuicios, preconcepciones y trivializaciones; las fórmulas precisas para...
  • Party Girl, el alma de la...
    Reseña. Samuel Theis, hijo de la protagonista, y las otras dos directoras hacen de la realidad una ficción en Party Girl.
  • Mediterránea: La odisea de...
    Reseña: Desde un enfoque humanista, Jonas Carpignano explora el dolor, la ansiedad y la decepción que viven los refugiados que desean...
  • Amat Escalante (La región...
    Entrevista: Amat Escalante ganó el premio a Mejor Director en Venecia (2016).
  • KLIP
    La protagonista de Klip convive entre la extrema pobreza que la rodea y el culto a la imagen.
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad