Peter Strickland escribe sobre ‘Cold Meridian’, su más reciente filme disponible en MUBI - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
Peter Strickland escribe sobre ‘Cold Meridian’, su más reciente filme disponible en MUBI
Publicado el 16 - Dic - 2020
 
 
El filme se exhibe de manera exclusiva en MUBI como parte del ciclo «Luminarias». - ENFILME.COM
 
 
 

EnFilme y MUBI en alianza

Video. Nuestra entrevista con Peter Strickland

Aquí puedes leer el Altavoz sobre Peter Strickland

Fascinado por las posibilidades del fenómeno conocido como «Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma», el cineasta británico Peter Strickland (Berberian Sound Studio, 2012; The Duke of Burgundy, 2014) confeccionó un nuevo cortometraje, Cold Meridian (2020, ahora disponible en MUBI), que se centra en las actividades de un canal de transmisión de ASMR ficticio, sólo que lo que vemos se siente más como un sueño intenso y ansioso que como un evento de la vida real, a medida que avanza hacia un territorio mucho más oscuro y claramente poco relajante. 

A continuación te compartimos la traducción del texto que Strickland escribió para MUBI Notebook el pasado 11 de diciembre, fecha en la que precisamente fue estrenado el filme en la plataforma MUBI como parte del ciclo "Luminarias", dedicado a las nuevas películas de los maestros consolidados del cine.

Cold Meridian comenzó su vida como una comisión del Festival de Cortometrajes de Londres en 2019 cuando estaban planeando un evento ASMR. Mi largometraje más reciente, In Fabric, abrazó las posibilidades del fenómeno conocido como «Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma» y sentí que era hora de seguir adelante, especialmente porque todas mis películas anteriores emplearon inconscientemente tropos sónicos similares antes de que yo supiera que había un nombre para una respuesta tan eufórica a ciertos sonidos táctiles. Sin embargo, tan pronto como decidí alejarme de ASMR, apareció esta comisión.

Mi conexión con ASMR se remonta a la infancia, solo que nunca lo cuestioné realmente. Si un amigo quitaba las pegatinas de fútbol para ponerlas en un álbum o si un bibliotecario estaba susurrando, experimentaba una forma leve de euforia y simplemente asumía que todos se sentían así. No cuestioné mi disfrute de la textura de esos sonidos tanto como alguien más no cuestionaría el disfrute de la textura del helado en la boca. Una serie de sonidos aparentemente anodinos pero atractivos lograron hechizarme a lo largo de mi vida, como susurrar, pasar páginas y escribir con lápices en papel. Durante años, no logré establecer conexiones sónicas, incluso cuando sintonizaba música que hacía un uso explícito de sonidos ASMR clave, como Robert Ashley, Luc Ferrari, Franco Battiato, Costin Miereanu y Nurse with Wound. Mi respuesta a esa música no fue teórica a pesar de que se había escrito mucha teoría sobre los nombres mencionados. Los sonidos que escuchaba eran increíblemente táctiles, evocadores, atractivos y sensuales sin ser eróticos. Había un misterio en lo que estaba escuchando y los sonidos tenían el poder de transportarme a una pausa y, naturalmente, perseguí estos mini ensueños para mis largometrajes con un grado de ingenuidad hasta que alguien sugirió que buscara qué es ASMR. Lo que leí en Internet conectó de repente esas pegatinas de fútbol infantil con música como la escritura automática de Robert Ashley.

El encargo del Festival de Cortometrajes de Londres era puramente hacer una película de ASMR sin un mandato específico más allá de eso. Una gran cantidad de practicantes altamente calificados en YouTube ya hicieron un trabajo muy efectivo al provocar una respuesta sensorial meridiana autónoma en los espectadores y su comprensión innata de esos sonidos y sus efectos se prestó al modo de las computadoras. No estaba seguro de qué podía hacer para mejorar lo que ya estaba disponible y, además, ASMR funciona mucho mejor en privado, donde el espectador puede caer en una pausa y escuchar completamente los sonidos más íntimos. ASMR en un auditorio, por otro lado, es más una actuación que una inmersión puramente por su naturaleza comunitaria. Con esto en mente, me concentré más en hacer una película sobre ASMR que en una película que lo encarnara.

Cold Meridian se centra en las actividades de un canal de transmisión de ASMR ficticio, solo que lo que vemos se siente más como un sueño intenso y ansioso que como un evento real de la vida real, a medida que avanza hacia un territorio mucho más oscuro y claramente poco relajante. Los créditos iniciales indican que dos bailarines se están preparando para una "actuación" y no está claro si esos créditos son lo que estamos viendo o lo que también están viendo los espectadores de la película. La película entra y sale de estas diferentes realidades, tanto virtuales como oníricas, hasta que no está claro cuál es cuál. Tampoco está claro si estamos en el sueño de un artista, un espectador o ambos.

La yuxtaposición de susurros suaves y sensuales con fotografías de un ensayo primario de confrontación sexual lleva a la película al reino de un sueño oscuro de ASMR a pesar de que vemos claramente que se actúa la agresión y que los practicantes están evaluando con calma las fotografías de sus propios actos violentos durante el ensayo. Ese empujar y tirar entre la realidad y la actuación y lo virtual y lo onírico es algo que quería explorar para esta película. El marcado contraste entre imágenes intensas y conflictivas y la voz suave y susurrada de la bailarina también lleva la película a algo más inquieto y febril, pero aún con un tempo sonámbulo. Cold Meridian presenta indicios de sátira de las redes sociales cuando se trata de la relación entre el artista y el espectador y la necesidad de ser visto, de recibir un “me gusta” y comentarios. En la realidad onírica de esta película, el actor puede entrar en la vida del espectador, pero el espectador todavía tiene el poder de desconectar al actor. La mirada en sus diversas manifestaciones está siempre presente, desde la cámara que instala el performer hasta los espectadores y yo, como director. La cuestión de la mirada también conduce inevitablemente al voyerismo, que está inevitablemente entrelazado con los practicantes de ASMR y su audiencia en línea. El impulso voyeurista del espectador se ve repentinamente desafiado por el artista en línea que mágicamente cobra vida y cuestiona sus acciones. La idea de transmitir contenido como algo inerte se cuestiona cuando el artista en línea confronta al espectador con preguntas, lo que plantea una pregunta adicional sobre quién controla a quién. El artista tiene el poder de hacer adicto al espectador, pero el espectador también tiene la capacidad de desconectar al artista.

Si se toma al pie de la letra, Cold Meridian traza los preparativos para la actuación de la bailarina: lavarse el cabello, hacer bocetos para la coreografía y archivar fotografías de ensayo con su pareja, todo lo cual invoca una respuesta meridiana sensorial autónoma de una audiencia inclinada de esa manera. Nunca vemos el desempeño real, pero claramente tenemos una idea de lo que podría ser.

Estilísticamente, el uso de imágenes fijas en algunas secuencias proviene de un video musical que hice para la banda GUO a principios de 2019. El efecto cinético de las imágenes fijas editadas rápidamente para transmitir el movimiento y la lucha de los cuerpos desnudos era algo que quería explorar más a fondo con Cold Meridian. Mientras que las imágenes fijas en el video musical de GUO eran fotografías reales, las imágenes fijas en Cold Meridian eran cuadros de una sesión de Super 8 de los ensayos de baile. Además, la paradoja de utilizar tecnología analógica para una película sobre el medio digital parecía empujarla más al reino de un sueño.

Aunque ASMR es en gran medida el punto de entrada a la película, quería explorar diferentes realidades, así como enfatizar el papel del ritual como vemos, según el número de espectadores, cuántas miles de veces se juegan las acciones del bailarín, ya sea en la realidad o dentro de un sueño. La naturaleza perpetua de que el espectador active o desactive la bailarina me recuerda a una caja de música con la que me encontré durante la infancia, que mostraba una bailarina que giraba lentamente cada vez que se abría, solo para que permaneciera inactiva cada vez que cerraba la caja. Ahí reside toda clase de misterios.

Trad. EnFilme

Fuente: MUBI Notebook

En alianza con MUBI, te ofrecemos 30 días completamente gratis para que descubras una nueva película cada día.

(Haz click aquí para comenzar tu suscripción).

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. La influencia del ‘Nuevo Hollywood’ en el...
SIGUIENTE
NOTAS
Lars von Trier dirigirá la tercera temporada de...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


ENTREVISTA
Damián Alcázar


CARTELERA
El jilguero


CARTELERA
Historia de Judas
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nomadland
    Reseña: El más reciente filme de Chloé Zhao es un drama sincero y emotivo, intensamente atmosférico y...
  • Corpus Christi: pastor o...
    Reseña: El filme dirigido por el cineasta polaco Jan Komasa se concentra en el tormento y la perturbación de la fe,...
  • Otra ronda (Druk)
    Vinterberg dice a los adultos, cuarentones, que la vida masculina se aligera en el interior con unos tragos.
  • Party Girl, el alma de la...
    Reseña. Samuel Theis, hijo de la protagonista, y las otras dos directoras hacen de la realidad una ficción en Party Girl.
  • 5 recomendaciones de Amat...
    En un intento por hacer más amable y llevadero el #QuédateEnCasa, el equipo de EnFilme se dio a la tarea de contactar -a...
  • Lou Reed en el cine o del...
    Lou Reed cambió la guitarra por la improvisación gestual para darnos un tan interesante como ecléctico portafolio de...
  • Luis Buñuel
    Surrealista, iconoclasta, provocador…Luis Buñuel.
  • Edén
    Edén es el arco temporal que va de “Da Funk” a “Within”, dos sólidas columnas sobre las que descansa esta...
  • Selección oficial para...
    Primeras impresiones de los largometrajes que integran la Selección Oficial del FICM2020
  • Mad Max: Furia en el camino
    Reseña: 'Mad Max: Furia en el camino' es, dentro del género de acción, una película notable que logra...
 
 
enfilme © 2021 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad