Superhumanos este sábado en A&E Movies - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
Superhumanos este sábado en A&E Movies
Publicado el 21 - Ago - 2017
 
 
Tres filmes de ciencia ficción que, abordando temas atractivos y complejos como la clonación y la biorobótica, retratan a seres humanos que han sido objetos de experimentaciones corporales para alterar sus capacidades físicas y - ENFILME.COM
 
 
 

Este sábado 26 de agosto, A&E Movies transmitirá tres filmes de ciencia ficción que, abordando temas atractivos y complejos como la clonación y la biorobótica, retratan a seres humanos que han sido objetos de experimentaciones corporales para alterar sus capacidades físicas y mentales.

*Este sábado desde las 5:35PM MÉX/6PM COL/5:30PM ARG sólo por A&E Movies.

 

THE 6TH DAY (Dir. Roger Spottiswoode, 2000)

Los dilemas de la clonación

Tomando como referencia el libro del Génesis de la Biblia –en el que se narra que el primer hombre, Adán, fue creado por Dios en el sexto día–, The 6th Day, thriller dirigido por Roger Spottiswoode, se construye a partir de una enigmática conspiración que involucra bioterroristas, perversos experimentos científicos y organizaciones criminales dispuestos a sacarle provecho a la clonación. En el centro de este conflicto, se encuentra Adam Gibson (Arnold Schwarzenegger), un hombre que, después de su larga jornada laboral, llega a casa para darse cuenta que ha sido suplantado por un clon. Ambientada en el año 2015, pero lanzada en 2000, en el futuro cercano que plantea el filme, la clonación se ha convertido en una bendición y una maldición. Por ejemplo, el servicio de mascotas llamado RePet consiste en generar réplicas exactas de perros muertos. Sin embargo, la clonación de seres humanos sigue siendo ilegal, pero esto no ha impedido que una corporación diabólica fabrique clones, nuevos seres que no tienen derechos.

Después de trabajar como editor bajo la dirección de Sam Peckinpah en filmes como Straw Dogs (1971) y Pat Garrett & Billy the Kid (1973), Spottiswoode vivió varias décadas intrigado por el acelerado avance tecnológico. A finales del siglo XX, decidió confeccionar un relato para cuestionar la ética y la moral de la ingeniería genética. Aunque, como él mismo lo ha señalado, “en lugar de respuestas, obtuve más y más preguntas”. ¿Cuál es la verdadera identidad de uno mismo? ¿Los clones tienen almas? ¿Qué pasará cuando el ser humano pueda clonarse? ¿Quiénes somos realmente? ¿Somos personas completas? ¿O somos algún tipo de máquinas bioquímicas que han sido creadas por el hombre? ¿Existe tal cosa como un ser con un alma que se puede replicar en un laboratorio?

A lo largo de su trayectoria, Schwarzenegger ha interpretado personajes que han sufrido mucho a manos de los científicos. Sin embargo, en la vida real, el actor es un gran admirador de la ciencia y la tecnología, procurando siempre estar al idea con las nuevas invenciones y avances en estás áreas.  “Me encanta lo que la ciencia puede hacer, me encanta el desarrollo de la misma y no estoy preocupado por su avance. Creo que la clonación, usada en las manos correctas, podría ser fantástica”.

 

 

TERMINATOR 3 (Dir. Jonathan Mostow, 2003)

La rebelión de las máquinas

TX (Kristanna Loken), un violento cyborg, es enviado del futuro para asesinar a John Connor (Nick Stahl), un joven que, si vive, conducirá a la humanidad a la victoria sobre las máquinas. Cuando la vida de Jonh está en peligro, aparece en escena Terminator (Arnold Schwarzenegger), el guerrero cibernético que debe mantener con vida al joven para evitar una catástrofe nuclear. Aunque la famosa frase del personaje, “I'll be back” (regresaré), no es pronunciada en esta película, Schwarzenegger pronuncia dos variaciones en momentos oportunos de la trama: “She’ll be back” (ella regresará) y más tarde “I’m back” (estoy de vuelta).

Al no contar con la participación de James Cameron en este filme, los guionistas John Brancato y Michael Ferris se tomaron la libertad de expandir el bestiario cyborg al introducir tres nuevos prototipos: el T-101, interpretado por Schwarzenegger, es la primera variante de su predecesor, el T-800; el antagonista del relato, el TX, cuya forma cuenta un rifle de plasma escondido bajo su brazo derecho; y el T-1, un robot letal creado, no por Skynet sino por Cyberdyne Systems. La escena principal de la acción de Terminator 3 (en la que T-101 está enganchado a una grúa a más de 100 metros de altura sujetada por TX), requirió la reconstrucción de una calle de 400 metros en el interior de la fábrica Boeing Downey. Y no menos de catorce cámaras filmaron toda la secuencia.

Previo al rodaje del filme, cuando tenía 56 años, el popular actor estadounidense de origen austriaco trabajó durante seis meses, aproximadamente tres horas al día, para tener el mismo peso corporal y las mismas medidas musculares que tenía 12 años antes, justo cuando protagonizó Terminator 2: Judgment Day (1991).

 

 

ROBOCOP (Dir. Paul Verhoeven, 1987)

Mitad máquina, mitad hombre

Después de un brutal ataque, un policía de Detroit (interpretado por Peter Weller) es sometido a un experimento científico que involucra la introducción de mecanismos robóticos al cerebro humano; así surge el primer ‘robocop’, un ser mitad hombre y mitad máquina que opera con eficacia y lógica perfecta, excepto algunos fragmentos de espontaneidad e intuición humana que pueden estar escondidos en el fondo de su memoria.

El guion de Robocop había sido ofrecido (y fue rechazado por) prácticamente todos los grandes directores de Hollywood antes de que Paul Verhoeven se hiciera cargo de él.  Después de leer las primeras páginas, el director holandés tiró el guion convencido de que era “una tonta película de acción”. Sin embargo, su esposa –Martine Verhoeven– leyó todo el guion y lo convenció de que la historia estaba repleta de elementos alegóricos. De esta manera, Robocop, al igual que otras dos películas de los años ochenta –Blade Runner (1982) y Terminator (1984)–, recurrió al género de la ciencia ficción para reflexionar en torno a una de las problemáticas fundamentales de la posmodernidad, estudiada a fondo por el filósofo francés, Jean Baudrillard: el impacto de la tecnología moderna en el cuerpo humano, así como los sentimientos ambivalentes que el individuo siente hacia el avance tecnológico y las ansiedades sobre su propia naturaleza.

El traje de RoboCop fue el elemento más caro en el set. Si bien el rango de precios varía, los productores indicaron que gastaron entre 500 mil y un millón de dólares para construirlo. Fue diseñado por Rob Bottin; el equipo de producción no estaba satisfecho con el diseño inicial, y siguió cambiando y agregando detalles durante meses. En última instancia, nada parecía funcionar y volvieron a lo que era más o menos el diseño original de Bottin. Esto causó retrasos considerables, y para el momento en que el pleito terminó, el traje llegó al estudio el día que la primera escena de RoboCop estaba programada para ser filmada. Bottin tardó 11 horas para ajustarle el traje a Peter Weller; el actor pronto se dio cuenta que todos los movimientos robóticos que había ensañado no le servían, pues el traje le redujo el espacio de acción y desplazamiento. 

 

*Este sábado desde las 5:35PM MÉX/6PM COL/5:30PM ARG sólo por A&E Movies.


 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. El realismo y la nueva ola de cine rumano,...
SIGUIENTE
NOTAS
Videos. ‘The Day The Clown Cried’, la enigmática...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
45 guiones para descargar en línea:...


NOTAS
Las favoritas de los lectores, 2011


NOTAS
Brian De Palma recibirá un homenaje en...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad