Un peculiar audio de 1965 con la entrevista más extensa y reveladora de Stanley Kubrick - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
Un peculiar audio de 1965 con la entrevista más extensa y reveladora de Stanley Kubrick
Publicado el 27 - Nov - 2013
 
 
En 1965 Jeremy Berstein logró entrevistar a Stanley Kubrick mientras se filmaba a 2001: A Space Odissey. El peculiar audio recoge la entrevista más larga y reveladora que Kubrick haya brindado - ENFILME.COM
 
 
 

Lee aquí: Stanley Kubrick, el cinéfilo

Lee aquí: La carta que Stanley Kubrick le escribió a Arthur C. Clarke, autor de 2001: A Space Odyssey

Ve aquí: A Look Behind The Future, un vistazo al making off de 2001: A Space Odyssey de Stanley Kubrick

En el verano de 1965 el físico teórico y escritor estadounidense Jeremy Bernstein escribió un texto para la sección ‘Talk of The Town’ del The New Yorker bajo el título Beyond the Stars dedicado a Stanley Kubrick que aquel momento tenía 37 años  y estaba despuntando hacia la gloria con filmes como Lolita (1962)  y Dr. Strangerlove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (1964), y estaba apunto de estrenar su pieza maestra: 2001: A Space Odissey.

El artículo despertó tanto interés que Berstein fue comisionado para entrevistar y escribir un perfil de Kubrick - algo que el solitario director no hubiera permitido pero que fue posible gracias a que ambos compartían una pasión en particular: El ajedrez. De ese modo, Bernstein viajó a Oxford, donde se rodaba 2001: A Space… y entre los descansos de la filmación jugaba ajedrez a hurtadillas con Kubrick. Y aunque nunca venció al mítico cineasta estadounidense, consiguió algo mejor: Logró que el joven director –reacio a dar entrevistas y menos largas- conversara con él en una charla de 76 minutos grabada en audio (y que puedes escuchar abajo).

El peculiar audio, registrado el 27 de noviembre de 1965, es sin duda la entrevista más extensa y reveladora que Kubrick haya dado sobre su carrera, discute ampliamente sobre diversos temas. Cuenta cómo descubrió que la solución de problemas es la clave del éxito creativo. Habla también de su experiencia escolar, de por qué tenía malas calificaciones en la secundaria, además de sus preocupaciones sobre los peligros y las promesas de la energia nuclear, su interés por la exploración espacial, y como se sentía  de trabajar con Clarke y Nabokov.

El perfil fue publicado casi un año después de la entrevista, el 12 de noviembre de 1966 en The New Yorker como ‘How About A Little Game?’, y fue finalmente incluida en el libro: Stanley Kubricks:  Interviews (biblioteca pública), la misma colección que nos regaló la entrevista de Stanley Kubrick en Playboy en 1968 y realizada por Eric Nordern con el título de Stanley Kubrick on Mortality, the Fear of Flying, and the Purpose of Existence mortality.

La energía nuclear y la bomba atómica, fueron dos de los temas que más preocupaban a Kubrick, así lo hace saber tanto en el audio como en el artículo de The New Yorker.

Sobre eso Berstein escribió:

Con la construcción del Muro de Berlín comenzó el interés de Kubrick por la energía nuclear, él comenzó a leer todo lo que existía sobre la bomba. Finalmente, se dio cuenta que había leído todo sobre el tema, y no iba a aprender nada nuevo. “Al comenzar la lectura de los análisis de la estrategia nuclear, parecen tan detallados que te infunden confianza en un sentido temporal de la tranquilidad”, explicó Kubrick, “pero a medida que profundizamos se vulve más complicado, comeinzas a darte cuenta que cada una de esas líneas de pensamiento conducen a una paradoja”. Kubrick transformó el tema de la paradoja -presente en todas las estrategias nucleares y en las actitudes convencionales- en el tema principal de Dr. Strangerloveor: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb.

Kubrick continúa argumentando que la energía nuclear y la bomba atómica han sido reducidas a una abstracción: representada en algunas fotos como una nube en forma de hongo, lo que impide que la gente se de cuenta de la gravedad de la realidad en cuestión. Le dijo a Bernstein:

Las personas reaccionan sobre todo a la experiencia directa y no a abstracciones; es muy raro encontrarse a alguien que pueda involucrarse emocionalmente con una abstracción. Entre más grande sea la bomba y sin que pase nada alrededor, es más efectivo el trabajo psicológico que hace la gente para negar la realidad. Se ha vuelto tan abstracto como el hecho de que todos vamos a morir un día, algo que por lo general negamos. Por esa razón, la mayoría de la gente tiene muy poco interés en una guerra nuclear. Es aún menos interesante que, por ejemplo, un problema con el gobierno de la ciudad. Conforme pasa el tiempo, y el peligro aumenta, el tema se ​​vuelve más y más remoto en las mentes de las personas. Nadie puede predecir el pánico que de repente surge cuando todas las luces se apagan -ese algo indefinible que puede hacer que un líder abandone sus planes cuidadosamente trazados. Una gran cantidad de esfuerzos se invirtieron en tratar de imaginar los posibles accidentes nucleares y cómo protegernos de ellos. Dudo que la imaginación humana sea capaz de abarcar todas las permutaciones sutiles y variantes psicológicas de estas posibilidades. Los estrategas nucleares que integran todos esos escenarios de guerra no son tan inventivos como la realidad, y los líderes políticos y militares no son tan sofisticados como ellos creen que son.

A pesar de esta visión simplista de nuestra capacidad para trascender las limitaciones de nuestras propias mentes, Kubrick tenía una hermosa fe en el espíritu humano, como lo atestiguan sus palabras: Aunque sea inmensa la oscuridad, debemos proveernos nuestra propia luz.

VSM (@SofiaSanmarin)

Fuente: brain picking

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Escucha 43 minutos del score de El Hobbit: La...
SIGUIENTE
NOTAS
Sight & Sound: Los mejores filmes del 2013
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Las 30 películas preferidas de...


EN PANTALLA
El amor es extraño


NOTAS
Cinco imperdibles para el GIFF 2013
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad