Video. ¿Cuáles son las virtudes de la franquicia ‘Misión: Imposible’? - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
Video. ¿Cuáles son las virtudes de la franquicia ‘Misión: Imposible’?
Publicado el 24 - Jul - 2018
 
 
Hay muchas maneras en que los cinéfilos podrían rechazar la franquicia de Misión: Imposible y considerarla como ?cine comercial sin importancia? debido a que el filme posee todos los elementos de las aventuras habituales d - ENFILME.COM
 
 
 

Hay muchas maneras en que los cinéfilos podrían rechazar la franquicia de Misión: Imposible y considerarla como “cine comercial sin importancia” debido a que el filme posee todos los elementos de las aventuras habituales de las superproducciones de acción: explosiones gigantescas, persecuciones interminables, masculinidad ruda y sonidos estruendosos, entre otros.

Sin embargo, uno de sus sellos distintivos es que estas películas siempre han estado en manos de los productores que confían en la visión de un director para liberarse de la fórmula prototípica de la acción. La “misión” de la saga no es tan imposible, sino más bien un ejercicio puro para que los directores realicen su versión de una clásica película de espionaje protagonizada posiblemente por el mejor héroe de acción del cine contemporáneo: Ethan Hunt (interpretado por Tom Cruise).

En su videoensayo que destaca las virtudes de Misión: Imposible, Patrick H. Willems divide la carrera de Cruise en tres épocas. La primera, de 1981 a 1984, es cuando pasó de la oscuridad a convertirse en la estrella de cine más grande del mundo. Pero por cada película de adolescentes sexy que hizo, se aseguró de emprender un proyecto en el que sería capaz de trabajar con un actor legendario para aprender algo de su oficio. De 1986 a 2005, Cruise comenzó a producir sus propias películas, simplemente como un ejercicio para asumir proyectos interesantes y trabajar con los mejores directores vivos de la industria de Hollywood. Actuó para Steven Spielberg en Minority Report y War of the Worlds, Michael Man en Collateral y, en 1999, con Paul Thomas Anderson y Stanley Kubrick en Magnolia y Eyes Wide Shut, respectivamente.

Luego, Willems plantea su tesis principal: la decisión de deshacerse de la continuidad hizo que la franquicia Misión: Imposible no solo tuviera éxito a nivel comercial sino también a nivel cinematográfico. Estas películas no son sobre la trama o la historia, tanto como lo que Willems llama “la sensación de peligro, la emoción de ese momento y el placer de ver a los profesionales ejecutar planes imposibles”. Realmente no estamos hablando de pro-espías aquí; estamos hablando de equipos profesionales.

Esta es una tendencia iniciada por Brian De Palma, con la primera Misión: Imposible. Cruise y compañía se aseguraron de que la película no fuera una imitación o un reinicio del viejo programa de televisión. Este era un thriller clásico de espionaje en el que Brian De Palma tenía licencia completa para emplear todos sus trucos favoritos: zooms, disparos de dioptrías divididos, tomas de rastreo desde planos subjetivos y voyerismo. De esta manera se abrieron los caminos para que la franquicia recibiera los aportes de John Woo, J. J. Abrams, Brad Bird y Christopher McQuarrie.

Trad. EnFilme

Fuente: No Film School

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
9 filmes de terror 'found footage' que debes ver,...
SIGUIENTE
NOTAS
Video. Las atmósferas sonoras de ‘The Royal...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
La invención de Hugo Cabret


NOTAS
#FICM2014. Día 4 y 5: ‘The Salt of the...


NOTAS
David Beckham bajo las órdenes de...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad