Reseña, crítica Al filo del mañana - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Edge of Tomorrow
Al filo del mañana
 
Estados Unidos
2014
 
Director:
Doug Liman
 
Con:
Bill Paxton, Tom Cruise, Emily Blunt,
 
Guión:
Christopher McQuarrie, Jez Butterworth, John-Henry Butterworth
 
Fotografía:
Dion Beebe
 
 
Música
Christophe Beck
 
Duración:
113 min.
 

 
Al filo del mañana
Publicado el 04 - Jun - 2014
 
 
  • La idea de un hombre encerrado en un loop de tiempo que lo hace revivir  el mismo día una y otra vez, no es particularmente nueva, pero la adaptación de la novela gráfica japonesa, All You Need Is Kill (2004) de Hiroshi Sakurazaka, al cine, en Edge of Tomorrow, es manejada con pericia por Doug Liman (The Bourne Identity, 2002), al insertarle, además, el concepto en un thriller futurista en el que la Tierra ha sido invadida, casi por completo, por una especie alienígena.  - ENFILME.COM
  • La idea de un hombre encerrado en un loop de tiempo que lo hace revivir  el mismo día una y otra vez, no es particularmente nueva, pero la adaptación de la novela gráfica japonesa, All You Need Is Kill (2004) de Hiroshi Sakurazaka, al cine, en Edge of Tomorrow, es manejada con pericia por Doug Liman (The Bourne Identity, 2002), al insertarle, además, el concepto en un thriller futurista en el que la Tierra ha sido invadida, casi por completo, por una especie alienígena.  - ENFILME.COM
  • La idea de un hombre encerrado en un loop de tiempo que lo hace revivir  el mismo día una y otra vez, no es particularmente nueva, pero la adaptación de la novela gráfica japonesa, All You Need Is Kill (2004) de Hiroshi Sakurazaka, al cine, en Edge of Tomorrow, es manejada con pericia por Doug Liman (The Bourne Identity, 2002), al insertarle, además, el concepto en un thriller futurista en el que la Tierra ha sido invadida, casi por completo, por una especie alienígena.  - ENFILME.COM
  • La idea de un hombre encerrado en un loop de tiempo que lo hace revivir  el mismo día una y otra vez, no es particularmente nueva, pero la adaptación de la novela gráfica japonesa, All You Need Is Kill (2004) de Hiroshi Sakurazaka, al cine, en Edge of Tomorrow, es manejada con pericia por Doug Liman (The Bourne Identity, 2002), al insertarle, además, el concepto en un thriller futurista en el que la Tierra ha sido invadida, casi por completo, por una especie alienígena.  - ENFILME.COM
 

Videos. Detrás de cámaras y clips de Al filo del mañana

Por Jaqueline Avila (@franzkie_)

La idea de un hombre encerrado en un loop de tiempo que lo hace revivir el mismo día una y otra vez, no es particularmente nueva, pero en la adaptación de la novela gráfica japonesa, All You Need Is Kill (2004) de Hiroshi Sakurazaka, al cine, Edge of Tomorrow, es manejada con pericia por Doug Liman (The Bourne Identity, 2002), al insertarle, además, el concepto en un thriller futurista en el que la Tierra ha sido invadida, casi por completo, por una especie alienígena.

La estructura general de la cinta asemeja a la de un videojuego, pues repite múltiples veces el mismo suceso con la necesidad de superar determinados obstáculos una y otra vez, gracias a que el protagonista vive incansables veces el mismo día. Además de la referencia a las consolas, su premisa es una combinación  del clásico noventero, Groundhog Day, protagonizada por Bill Murray, (1993) con Source Code, (2011) de Duncan Jones, protagonizada por Jake Gyllenhaal, y Starship Troopers, (1996) del neerlandés asiduo a la ciencia ficción, Paul Verhoeven.

Pero mientras que Groundhog Day exploraba un tema existencial y, hasta cierto punto, moral –el personaje de Bill Murray tenía repetidamente la posibilidad de redimir sus defectos, para convertirse en un mejor hombre–; Edge of Tomorrow muestra a Bill Cage (Tom Cruise), un soldado inexperto dedicado a las relaciones públicas del ejército, que tiene que aprender a pelear mejor porque circunstancialmente ha sido colocado en el frente de guerra.  Así, Cage se hace parte de un grupo de soldados  (Straship Troopers) que luchan por evitar la completa invasión a la Tierra por parte de los conquistadores extraterrestres, en una misión enclavada en una playa de Francia –y que recuerda la secuencia de apertura de Saving Private Ryan (1998)  y el gran plano secuencia de la batalla de Atonement (2007)–  que equivale a poco más que a una multitudinaria masacre y en la que el director mata a su protagonista… sí, en los primeros quince minutos de metraje.

Es este prematuro suceso el que permite hilar las invasiones extraterrestres con la línea correspondiente a los "viajes en el tiempo"; ya que, tras fallecer, Cage será atrapado por un bucle de tiempo, que hará que cada vez que muera deba volver sobre sus pasos y hacer las cosas de manera diferente en la siguiente ocasión (tal como en Source Code).  En este escenario que se rehace sin fin, Cage conoce a la soldado Rita Vrataski (Emily Blunt), cuyos excepcionales dotes bélicos la hacen merecedora del mote "the bitch who born to kill" [la perra que nació para matar], y que, al igual que él, hasta hace poco inexperto soldado, había poseído el mismo "poder" de reiniciar el tiempo. Rita le hace ver que él es el único que puede ayudar a ganar la guerra gracias a su capacidad de "ver el futuro" en cada día repetido y, por esta razón, se convierte en su brazo derecho en la (re)construcción ad nauseam de la batalla donde murió, lo que implica que sea ella quien maté a Cage cada vez que él comete un error. 

Bajo esta premisa, en lugar de mostrarnos las mismas escenas una y otra vez con un final ligeramente diferente, Liman inserta detalles lo suficientemente distintos en cada ocasión: un paso en falso, una línea de diálogo más, un gesto en el rostro de Cruise, la forma en que Rita muere en batalla; para mantener al espectador enganchado a la historia que se cuenta, a la par de que la acción, como el mejoramiento de las habilidades de guerra de Cage, se vuelve –a ritmo de pausas constantes– cada vez más resolutiva.

El guión de Liman, coescrito con el dramaturgo Jez Butterworth, aprovecha la repetición para hacer una sátira de la imagen de superestrella hollywoodense en franca decadencia de Cruise, quien hace bromas que lo aluden y que embonan perfectamente con la cinta. Blunt, por su parte, combina la frialdad de una guerrera con un eco de amaneramiento inglés –remarcado por su acento y, claro, nacionalidad–, que la hace a la vez combativa y foco de tensión amorosa con Cage (aunque esta ramificación sentimental aparezca de forma un tanto tardía en la historia y –afortunadamente– sin mayor introspección).

Es quizá una coincidencia que un par de cintas destinadas a ser un éxito en la taquilla comercial este verano, cuenten con una trama que incluye viajes en el tiempo y un protagonista que parece no tener una edad definida en pantalla; tanto Tom Cruise en Al filo del mañana, como Hugh Jackman (45) en X-Men: Días del Futuro Pasado, parecen ser una especie de falla en el tiempo –mención aparte merece Liam Neeson que, con 61 años, no desiste en ser un héroe de la “vida real” en cuanta película se lo permita: Unknown (2011), Taken (2012),  Non-Stop (2014)-. Aunque el protagonista de la novela gráfica de Sakurazaka tiene 20 años, en la pantalla grande es Tom Cruise con 51 años quien, engañando al reloj, lo encarna. Cruise como Jackam o Denzel Washington (59), quizá se niega a tener roles apropiados a su edad, que impliquen construcciones dramáticas de “carácter”, antes que de “físico” –aunque paradójicamente Cruise halla dado vida a personajes más complejos  tempranamente en su carrera : The Color of Money  (1986), Interview with the Vampire: The Vampire Chronicles (1994)-  y se atrapa en un loop temporal en el que en las películas de acción y thrillers que realiza, sus personajes tienen siempre alrededor de 35 años (Oblivion, Misión Imposible, Jack Reacher).

En general, con Al filo del mañana, Liman consigue una cinta que recupera el trepidante ritmo de Bourne y una veta del ingenio puesto en la ciencia ficción temporal de Jumper (2008), salvo por los evidentísimos momentos en los que el director se esfuerza por hacer que su película no sea un simple blockbuster de amplio presupuesto (178 millones de dólares): como la afectada explicación de cómo es que los bucles de tiempo funcionan, o el ala emocional que busca darle a través del romance entre sus protagonistas y los recuerdos que de otros militares salen a luz. Tropieza también cuando al cuartel y al campo de batalla donde casi toda la cinta se había desarrollado, se suman carreteras abandonadas, un pub y panorámicas de Londres y París, el Louvre, para que el aspecto "muy contenido" de los escenarios se altere para hacer que la película se vea tan grande como sea posible.

Aunque el retroceso más evidente de la latente ambición de Al filo del mañana por mantener un alto índice de curiosidad sobre lo que pasará en el futuro –logrado a partir de "suspender la acción" en el tiempo una y otra vez (a base del ensayo y error de Cage)–, se halla en su resolución genérica que apuesta por las estruendosas explosiones y ostentosas victorias que le resta profundidad al planteamiento. Quizá, tan solo, la aspiración (o requisito) de Liman era hacer una película de acción para los no fans de este género.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Oldboy: Días de venganza
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Los canallas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


FESTIVALES
4º CutOut Fest


NOTAS
Oscar 2017. 'Elle' y 'Julieta' se...


NOTAS
El sexo, tema central de una nueva ola...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
1 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad