Reseña, crítica Aún sigo aquí - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
Aún sigo aquí
Publicado el 10 - Oct - 2011
 
 
El ahínco inminente en su transformación a J.P. nos conduce a la incertidumbre a la que nos orillaba Andy Kaufman al no saber si estamos siendo parte de un engaño o no. - ENFILME.COM
 

Por Alberto Delgado de Ita (@delgado_deita)

¿Dónde se encuentra la línea trazada entre lo real y lo ficticio? Esta pregunta surge a lo largo de todas las películas que comparten el género del mockumentary o falso documental. Y justamente lo que las vuelve tan atractivas y poderosas es la capacidad de desdibujar esa frontera.

Aún Sigo Aquí (I’m Still Here, 2010) mockumentary de Casey Affleck y Joaquin Phoenix, construye una sátira a partir del supuesto retiro actoral de Joaquin Phoenix para convertirse en J.P., un hip-hopero que al estar harto de ser un títere de las pantallas de cine, busca su propia voz en el rap.

 La entrega de Joaquin Phoenix a este personaje es excepcional. Durante toda la filmación iniciada en 2008 con la noticia de su retiro, hasta la terminación de la peli en 2009, tuvo que resguardarse en este nuevo personaje que dibuja su propia decadencia (o la de cualquier estrella de Hollywood) cuando deja de ser el producto deseado que se moldea dentro de nuestra cultura mediática.

 El ahínco inminente en su transformación a J.P. nos conduce a la incertidumbre a la que nos orillaba Andy Kaufman al no saber si estamos siendo parte de un engaño o no, y si sí, hasta qué punto lo ridículo emigra de lo cómico a lo decadente. El arranque colérico del personaje de J.P. en una de sus presentaciones en vivo en un club, donde se avienta del escenario a golpes en contra de una persona del público, se asemeja a las provocaciones que hacía Kaufman desde los cuadriláteros de lucha libre, lo mismo con las visitas al show de David Letterman, ambos personajes piden que se les tome en serio ante las inevitables risas que provocan sus peculiares actitudes. Y es en ese punto en donde no sabemos si nuestra risa es cómplice de una comedia construida por el actor o de una burla hacia él.

 La película surge como una derivación mordaz de los reality shows, esos programas donde colocan a personas reales en escenarios reales con situaciones artificiales, que buscan empatar emotivamente con las tramas de las películas malas. Solo que en lugar del voyerismo injustificablemente morboso propio de estos programas, el objetivo de la cinta es intimidar al espectador con la culpa de su inevitable participación en el fenómeno.

I’m Still Here no solo condena el deseo de ver, sino también de querer seguir viendo. En un principio se le proporciona a la audiencia cierta distancia presentando al personaje como se le conoce: en los medios, en los programas de T.V., en sus nominaciones al Oscar, saludando en las alfombras rojas, bien rasuradito, lúcido y coherente. Después presenta un Joaquin Phoenix desaliñado y desilusionado de un éxito innegable que solo un personaje poco convencional rechazaría.

 Cuando vemos la cara distinta de este nuevo personaje comportándose de manera extraña, nos despierta inevitablemente el deseo de querer ver, y de reírnos de sus ridículas propuestas musicales para que las produzca Puff Daddy. Pero cuando la decadencia del J.P. formulado dentro de la película se nos restriega al verlo desquiciado, inhalando cocaína junto con prostitutas, golpeando a sus colaboradores, siendo víctima de parodias por T.V. y a donde sea que se presente, nuestra alegría se torna una risa nerviosa que busca de manera desesperada reestablecer su independencia emocional, porque resulta que el humor comienza a oscilar en un terreno distinto, el decadente, al cual no queremos pertenecer y tampoco ser cómplices. Pero ya es tarde para eso. Entonces se despierta finalmente un sentimiento de culpabilidad en nosotros, la audiencia, por rechazar el último reclamo de nuestro personaje diciendo: “Aún sigo aquí”.

 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
La vida loca
SIGUIENTE
EN PANTALLA
El juego de la fortuna
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video: 'Neorealism', un filme de Luca...


EN PANTALLA
Party Girl, el alma de la fiesta


EN PANTALLA
Blancanieves
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
1 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Tenemos la carne
    El arrebato fílmico de Emiliano Rocha Minter está lleno de furia, pero también de cinismo, hacia fuera pero igualmente hacia...
  • The Square: La farsa del arte
    Reseña: 'The Square' es muestra de la buena condición (poderosa y despiadada) en que se encuentra la creatividad de Ruben...
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • Edén
    Edén es el arco temporal que va de “Da Funk” a “Within”, dos sólidas columnas sobre las que descansa esta...
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Pawel Pawlikowski (Cold War)
    Entrevista: conversamos con el director polaco Pawel Pawlikowski sobre ‘Cold War’, el más reciente de sus filmes.
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • 5 recomendaciones de Amat...
    En un intento por hacer más amable y llevadero el #QuédateEnCasa, el equipo de EnFilme se dio a la tarea de contactar -a...
  • El libro de la vida (Diego...
    Con motivo del estreno de The Book Of Life, viajamos a...
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad