Reseña, crítica Comer, rezar, amar - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Eat Pray Love
Comer, rezar, amar
 
EE.UU.
2010
 
Director:
Ryan Murphy
 
Con:
Julia Roberts, Viola Davis, Richard Jenkins, James Franco, Javier Bardem
 
Guión:
Jennifer Salt
 
Duración:
133 min.
 

 
Comer, rezar, amar
Publicado el 24 - Sep - 2010
 
 
Elizabeth (Roberts), protagonista de Comer, rezar, amar (Eat Pray Love, 2010), es una mujer neoyorquina que llega a un punto en su vida en el que se cansa del compromiso, de no saber qué es la soltería, de buscar la felicidad y de vivir dentro de lo seguro, de esa insatisfactoria monotonía. - ENFILME.COM
 

Por Mariana Tinoco Rivera

Elizabeth (Roberts), protagonista de Comer, rezar, amar (Eat Pray Love, 2010), es una mujer neoyorquina que llega a un punto en su vida en el que se cansa del compromiso, de no saber qué es la soltería, de buscar la felicidad y de vivir dentro de lo seguro, de esa insatisfactoria monotonía. Son estas algunas de las razones por las que decide emprender un viaje de un año a Europa y Asia; lugares donde se conocerá a sí misma, y aprenderá de nuevas culturas y personas que la enseñarán a ser más fuerte e independiente.

La historia es una adaptación de la novela autobiográfica y homónima de Elizabeth Gilbert, elegida por The New York Times como uno de los cien libros relevantes de 2006. En términos generales, el filme sigue la línea de la novela, el grueso de la trama es casi idéntico pero en una versión dulcificada y más digerible. En esa misma línea “amable”, Ryan Murphy, el director de las series Nip Tuck (2003-2006) y Glee (2009-2010), se aseguró un éxito taquillero con la sola presencia de Julia Roberts y Javier Bardem.

Las primeras escenas muestran a Liz en Bali trabajando en un reportaje sobre un curandero indonesio llamado Ketut Liyer (Subiyanto), quien prevé su futuro. Le dice que vivirá mucho tiempo, acumulará experiencias y amigos a su vida, perderá todo su dinero pero se repondrá, se casará dos veces, volverá a Bali, y se hará amiga de él, Ketut, que le enseñará todo lo que sabe. Liz usa estas predicciones como trampolín para buscar alternativas que la saquen de su frustración personal. Las toma como un punto de partida para encontrar nuevos intereses y ambiciones.

Primero, presentarse con Dios: “hola, Dios ¿qué tal? Soy Liz, encantada de conocerte”. Siguiente paso, divorciarse. La separación la conduce, a su pesar, a los brazos de otro hombre. Tercer paso, emprender un viaje de un año a Italia, India e Indonesia. Tres escalas geográficas que corresponderán a las subsecuentes etapas de su búsqueda interior.

En la obra original, Gilbert describe cómo atravesó por un proceso mucho más complicado que el tour gastronómico de Liz para llegar a su paz interior. Incluso menciona que su esposo la odió tras su divorcio. Conforme avanza la trama, revela aspectos de su personalidad tanto positivos como negativos que dibujan a una mujer mucho más común y corriente que las princesas contemporáneas que Roberts suele interpretar. En el filme resulta casi imposible que alguien desprecie a esta siempre adorable viajera; los hombres le llueven y ella sólo tiene que elegir al afortunado. Además se muestra como una mujer fuerte cuyas decisiones son casi siempre correctas y aparenta tener un ángel de la guarda que la guía en todo momento.

Por su parte, Gilbert pone en claro las razones de cada paso que da. Por ejemplo, su viaje a Italia lo justifica por el amor que siente por el idioma, y añade datos históricos sobre la lengua en ese país. Enfatiza su pasión por conocer el mundo y aclara la razón de sus destinos: además de Italia, India por la espiritualidad (que comenzó a explorar en Nueva York) y Bali para concluir su viaje con las enseñanzas del curandero.

En la cinta, de un momento a otro, vemos a Liz en Roma decidida a darle un nuevo arranque a su vida. En la India descubre el poder del ashram. Nuevamente todo encaja en su lugar, las amistades empiezan a fluir y Liz conoce a Richard (Jenkins), un hombre que también reside en la India para escapar de la realidad. En Indonesia la trama decae. Aquí se reúne nuevamente con Ketut, el curandero, y conoce a Felipe (Bardem), que se añade a la lista de conquistas de la protagonista. Con los paisajes de postal como contexto, la historia da nuevamente un previsto giro amoroso, y el encuentro de los enamorados y los diálogos entre ellos caen dentro del más pastoso cliché hollywoodense.

Al filme le falta esa línea de riesgo que incluye el libro; a Liz nunca la asaltan o se enferma (con excepción de algunas ronchas en su cuerpo) o la estafan; salta de una nube a otra conforme cambia de ciudad. En cambio, Gilbert narra con la misma importancia que le da a los paisajes o la comida las dificultades en su viaje: se le enciman problemas legales de su divorcio y dificultades monetarias. De hecho, según explica, pudo pagar su travesía gracias a un adelanto que recibió para escribir el libro.

A diferencia del trabajo original, Comer rezar amar muestra a una caricatura, desprovista de defectos, en un viaje idílico, sin percances y difícil de sustentar, en un mundo donde la gente es bondadosa en todos lados y sus vidas están a la merced de una gringa perdida.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Te extraño
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Ágora
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CINICIADOS
Cine y piratería en la red. Posturas...


CARTELERA
Pablo, apóstol de Cristo


NOTAS
Nuevo trailer de Inside Llewyn Davis
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
2 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Nuevo orden
    Michel Franco siembra el terror en Ciudad de México.
  • Chronic: El último paciente
    Reseña: En Chronic, Franco nos ofrece un inesperado retrato del enfermero ideal.
  • 5 formidables thrillers de...
    Cuando las dinámicas del terror entran en contacto con otro género, el thriller, logran inducir fuertes sentimientos de emoción,...
  • Upstream Color
    Shane Carruth tiene la mente de un científico y la sensibilidad de un poeta.
  • Lucrecia Martel
    Las mujeres son quienes más han transformado el mundo en los últimos 120 años.
  • Charles Chaplin, 65 películas...
    Clásicos como The Kid (1921) o The Gold Rush (1925), son algunos de los filmes que pueden verse de forma gratuita online.
  • Berberian Sound Studio
    A través de la metatextualidad, Berberian Sound Studio (2012) explora la inmersión de un hombre en la desolación, el aislamiento...
  • La vie d'Adèle - Chapitres 1...
    El eje de La vie d’Adèle es la manera revolucionaria en la que el amor, el profundo encuentro con el otro, nos obliga a conocernos y...
  • Birdman o (La inesperada...
    Reseña: Con Birdman, Alejandro González Iñárritu certifica que es uno de los entretenedores más completos del...
  • Exhibition
    En Exhibition, Joanna Hogg nos interna con delicadeza y mucha sensualidad, en la ofuscada mente de H (Viv Albertine) y a través de ella...
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad