Reseña, crítica Copia Fiel - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Copie Conforme
Copia Fiel
 
Francia/ Italia/ Irán
2010
 
Director:
Abbas Kiarostami
 
Con:
Juliette Binoche, William Shimell, Jean-Claude Carrière
 
Guión:
Abbas Kiarostami
 
Duración:
106 min.
 

 
Copia Fiel
Publicado el 14 - May - 2011
 
 

Copia fiel es un ejercicio de talento entre el director Abbas Kiarostami y la actriz Juliette Binoche. Cuando ganó el Oscar como Mejor Actriz por El paciente inglés (1996), un periodista le preguntó que si a partir de entonces trabajaría en Hollywood. ?No, yo quiero trabajar con Abbas Kiarostami?, contestó. - ENFILME.COM
 
por Sofia Ochoa Rodríguez

El libro de los acontecimientos siempre está abierto a la mitad

Copia fiel es un ejercicio de talento entre el director Abbas Kiarostami y la actriz Juliette Binoche. Cuando ganó el Oscar como Mejor Actriz por El paciente inglés (1996), un periodista le preguntó que si a partir de entonces trabajaría en Hollywood. “No, yo quiero trabajar con Abbas Kiarostami”, contestó. Años después el iraní y la francesa se reunieron en Teherán. Él le contó una anécdota sobre un encuentro de un día con una mujer. Ella vio la semilla de una película en esa anécdota. Juntos la desarrollaron. El resultado es –de manera imperfecta– fascinante: los dos explotan lo mejor de ellos mismos hasta el cansancio. Y, eventualmente, cansa.

Como en Close-Up (1990), en donde un hombre enfrenta un juicio por haberse hecho pasar por Mohsen Makhmalbaf, otro afamado director iraní, el tema más deliberadamente desarrollado en esta película es el de la relación entre el arte y la vida. Incluso la manera en que fue concebido el proyecto se asemeja a la trama: una art dealer francesa y un escritor se encuentran. Ella lo admira. Él acaba de escribir un libro, Copie conforme (el título original de la película). Los dos lo discuten. ¿Son equivalentes la copia y el original? ¿Dónde está el valor de una pieza de arte, en su originalidad o en quien lo aprecia? Después de una larga y elevada discusión mientras viajan en auto por una carretera de la Toscana y una visita al museo, la pareja llega a un café, una mujer piensa erróneamente que son esposos y los dos, bajo un acuerdo no hablado, actúan como si lo fueran. Como siempre sucede con Kiarostami, no se obtienen respuestas sino un recorrido guiado por preguntas paralelas a las del arte aterrizadas a la vida de pareja: ¿Cuál es el objetivo de una relación? ¿Dónde está su valor? ¿Cómo es que lo simple se vuelve complicado?

Copia fiel se desarrolla entre planos largos sin diálogo y conversaciones que fluctúan entre lo trivial y lo formal, siempre en un tono lúdico. Ante todo, se trata de un juego. Las imbricadas digresiones de ambos funcionan como comentarios a las preguntas de Kiarostami sobre el propósito de la vida y la facilidad para disfrutarla: “Pontencialmente sin dirección”, “No hay nada simple en ser simple”, “Quizás esta conversación nos esté arruinando la vista”, “Los humanos son la única especie que olvida que el propósito de la vida es disfrutarla”. Y, más relevante por el contexto político del realizador, sobre el significado del arte: “No es el objeto lo que importa sino tu percepción del objeto”. Su cine ha crecido a la sombra de la censura. La manera en la que Kiarostami ha hecho crítica incensurable al régimen islámico es a través de las metáforas, pues el significado de una metáfora no se encuentra en el objeto de arte, sino entre éste y quien lo contempla. Su cine establece una relación íntima con el espectador. En Copia fiel es un coqueteo: no sabemos nada del pasado de estos personajes. Bajo ese velo de misterio nos sugiere, con una conmovedora anécdota que James Miller (Shimell) cuenta, que su encuentro se rige por la ley de la casualidad y la incertidumbre. Aunque parece que acaban de conocerse, pudieron haberse cruzado en el pasado.

Kiarostami recurre a sus motivos más ensayados: las largas conversaciones en autos –todo Ten (2002) se desarrolla en uno manejado por una mujer–, los árboles como recuerdo de lo fácil que es disfrutar –sobre su serie de fotografías a árboles decía “El arte es como los árboles, no tiene un objetivo”–, la vida de fuera introduciéndose como accidente en la trama –como en The Taste of the Cherry, alguien les pide que lo fotografíen mientras conversan. Y explora a la mujer, presente tardíamente en su filmografía, como nunca lo hubiera podido hacer en Irán: sin velo y con escote. Para esto dio rienda suelta a Binoche, que en un gesto puede contener belleza, madurez, sensibilidad, pasión, dudas y frustración.

Cuando la pareja platica tête-à-tête con la cámara fija frente a sus rostros, primero en un café, más adelante en un restaurante, cada una de las muecas adquiere relevancia. Mientras ella le reclama pasionalmente cualquier cosa –conforme el tiempo transcurre los detalles pierden relevancia, los personajes avanzan sin control hacia el conflicto–, las comisuras de sus labios dudan. Todo el enojo que la protagonista de Ten –esa mujer inteligente, progresista, oprimida por las constumbres y el gobierno islámico, por su esposo y por su hijo– dirige en contra de sus opresores, Binoche –una mujer libre, independiente, exitosa, educada– lo convierte en frustración y agobio. Después de una hora, los reclamos y las rabietas pierden propósito y humor. Asistimos al ocaso de una relación que sobrevive con respiración artificial. El último cuarto de la cinta está sostenido por dos alfileres: el momento en que ella se pinta los labios de rojo y se pone aretes en el baño de un restaurante para gustarle a su “esposo” (puede verse en el trailer), y el final, un guiño de empatía hacia el espectador. Con su personaje a contraluz, las campanadas de la iglesia al fondo, exhaustos todos –público y personajes–, ya sin distinciones entre copias y originales, Kiarostami nos deja esto: toda historia de amor es una continuación de la anterior.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Michael: Crónica de una obsesión
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Melancolía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video: Un tributo a la cinematografía...


EN PANTALLA
La sal de la Tierra
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
1 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • El castillo de la pureza
    La historia planteada en El Castillo de la pureza y las resonancias simbólicas que vocifera con ahínco han encontrado en este...
  • Michel Franco: "Sin empatía...
    "Nuevo Orden es un título que lleva una buena carga de ironía".
  • Guasón
    Reseña: Todd Phillips y Joaquin Phoenix logran enriquecer a uno de los personajes más atractivos del universo de los...
  • Nuevo orden
    Michel Franco siembra el terror en Ciudad de México.
  • Chronic: El último paciente
    Reseña: En Chronic, Franco nos ofrece un inesperado retrato del enfermero ideal.
  • 5 formidables thrillers de...
    Cuando las dinámicas del terror entran en contacto con otro género, el thriller, logran inducir fuertes sentimientos de emoción,...
  • Upstream Color
    Shane Carruth tiene la mente de un científico y la sensibilidad de un poeta.
  • Lucrecia Martel
    Las mujeres son quienes más han transformado el mundo en los últimos 120 años.
  • Charles Chaplin, 65 películas...
    Clásicos como The Kid (1921) o The Gold Rush (1925), son algunos de los filmes que pueden verse de forma gratuita online.
  • Berberian Sound Studio
    A través de la metatextualidad, Berberian Sound Studio (2012) explora la inmersión de un hombre en la desolación, el aislamiento...
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad