Reseña, crítica De Roma con amor - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
To Rome with Love
De Roma con amor
 
EE.UU-Italia-España
2012
 
Director:
Woody Allen
 
Con:
Roberto Benigni, Jesse Eisenberg, Alec Baldwin, Penélope Cruz, Ellen Page, Woody Allen, Ornella Muti
 
Guión:
Woody Allen
 
Fotografía:
Darius Khondji
 
Edición:
Alisa Lepselter Duración:
112 min
 

 
De Roma con amor
Publicado el 20 - Jul - 2012
 
 
La película, originalmente, aludiría en el título al Decamerón y hubiera sido más adecuado por la analogía de contar historias por separado que convergen en temas como el amor, la suerte y la astucia. - ENFILME.COM
 
por Julieta Navarrete

En las calles de Roma, Woody Allen desarrolla historias sobre la notoriedad y la gloria, sobre el amor y la fidelidad, sobre la ópera. Un policía de tránsito en la Piazza de Venecia nos presenta a los personajes y sus vidas, que son muy distintas entre sí pero que tienen en común el escenario, Italia, y dos ejes: por un lado, el absurdo de la fama, y por el otro, las tribulaciones del amor. Sin interconectarlos como hizo en Conocerás al hombre de tus sueños(2010), por ejemplo, Allen introduce los temas por separado. A lo largo de su carrera, Woody Allen ha sabido retratar los pormenores de las relaciones humanas de todo tipo combinándolo con un sentido del humor ácido, agregándole referencias intelectuales como un sello personal. Allen se las arregla para que desde las situaciones más absurdas hasta las más dolorosas, nos provoquen una sonrisa aunque estemos conscientes de que está ironizando hechos que bien pueden suceder en la realidad. A pesar de ser entretenida, lo que nos impide engancharnos por completo a De Roma con amor es que existe una falta de cohesión en las historias ya sea porque se vuelven predecibles por sus finales forzados o porque de repente parecen no ir a ningún lado.

Hayley (Pill), una turista perdida que se encuentra con un italiano que se ofrece a enseñarle la dirección que busca, se perfila como la típica extranjera que se enamora del lugareño perfecto. Pronto la narración cambia de enfoque y se concentra en la historia de los padres de Hayley, un director de ópera retirado, Jerry, y una terapeuta, Phyllis ( Woody Allen y Judy Davis), que van a conocer a su nuevo yerno, Michelangelo (Parenti). El padre de Michelangelo se encarga de una funeraria y Jerry descubre que el hombre tiene un descomunal talento para cantar ópera, siempre y cuando esté bajo la ducha. Woody Allen, a sus setenta y seis años, hace el papel que tanto disfruta: el de sí mismo, siempre un poco incómodo, siempre cuestionando, siempre intelectualizando los chistes, al lado de una esposa que no pierde oportunidad para ser sarcástica con él y cuyos comentarios punzantes refrescan el guión.

Jerry no está conforme con su jubilación. El deseo de dar a conocer el talento que encuentra en Giancarlo le sirve como refugio. En esta historia, se contraponen dos tipos de personas: las que ansían encontrar algo a lo que aferrarse para trascender con ello en la vida, sin importarles los medios (por ejemplo, llegando al extremo de poner una ducha en el escenario operístico sin que sea una pieza transgresora de arte contemporáneo, sino una vía para lograr lo que busca), ni si parece ser demasiado tarde, y las que viven bien con lo que tienen, totalmente satisfechas.

Otra historia es la de un joven matrimonio provinciano que llega a la ciudad, Milly (Mastronardi) y Antonio (Tiberi). Con el objetivo de impresionar a sus familiares citadinos para abrirse la posibilidad de un mejor trabajo, Antonio les presentará a Milly, que es dulce, simpática y decente, una candidata que su familia seguramente aprobaría por esas virtudes. La joven esposa se pierde en las calles de la ciudad y terminan separados durante el día, teniendo que enfrentarse a malentendidos cuando Anna (Cruz) llega a la habitación de Antonio confundiéndolo con un cliente. El personaje dePenélope Cruz hablando italiano mucho mejor que cuando se lanza con el inglés, tiene que hacerse pasar por Milly cuando la familia de Antonio llega antes de tiempo y lo encuentran con ella a solas y sin pantalones. Anna, con su escotado y corto vestido rojo, no tiene nada en común con la verdadera esposa, quien tampoco resulta ser una mujer sumamente devota y comprometida porque también termina cometiendo adulterio con alguien inesperado. Aquí vemos los enredos amorosos de infidelidad tan acostumbrados por Allen que ya hemos visto en Match Point (2005), Melinda y Melinda (2004), Vicky, Cristina, Barcelona (2008) y recientemente la mismaMidnight in Paris (2011), pero a diferencia de lo que pasa en aquellas, en De Roma con amor las infidelidades están aderezadas con una cínica dulzura e inocencia por las personalidades de Milly y Antonio.

La tercera historia es la de Leopoldo Pissanelo y, con ella, volvemos a la temática de la fama. Leopoldo es un ciudadano promedio, sin nada especial, que de la noche a la mañana se vuelve famoso. Los medios y los fanáticos lo siguen para verlo hacer las cosas más absurdas y cotidianas (como rasurarse o saber cómo prefiere el pan en las mañanas), como si todo fuera un gran suceso. Primero, Leopoldo se muestra confundido y hastiado de esta intempestiva fama. Cuando finalmente aprende a disfrutarla, encuentra que, como cualquier moda, esta emoción por su vida y por él es efímera. Como en La Dolce Vita (1960), donde Fellini sigue a una celebridad, la cámara de Allen enfoca a Leopoldo y a través de él, el fenómeno de la fama: cuando alguien brilla bajo la luz de los reflectores, todo es sorprendente en el primer minuto y después se olvida. Leopoldo es interpretado por Roberto Benigni, que hace reír fácilmente con sus gestos y transita suavemente del Leopoldo confundido al Leopoldo que disfruta la fama aunque la sepa absurda y que teme que se termine

La última historia es la de John (Baldwin), un arquitecto americano consolidado que vivió en Roma en sus años de estudiante. Al visitar la calle donde de su antigua residencia, se encuentra con Jack (Eisenberg), que podría ser una versión joven de sí mismo y que vive con su novia Sally (Gerwig). Todo marcha bien hasta que la mejor amiga de Sally llega de visita. Monica (Page) es descrita por su amiga como una mujer que le gusta a todos los hombres y aunque Jack insiste en que él es imperturbable y John le da sabios consejos, termina enamorándose de Monica, quien es una pseudo intelectual que sabe perfectamente qué decir para parecer interesante, y que en realidad no se toma tan en serio la relación como lo hace Jack. El mejor elemento de esta historia, es que John a veces parece ser solo la consciencia de Jack, porque el resto de los personajes no lo ven y, como a toda consciencia, no siempre se le hace mucho caso. Monica da muestras de verlo y escucharlo a veces, pero John es parte del toque de realismo mágico de la película.

La película, originalmente, aludiría en el título al Decamerón y hubiera sido más adecuado por la analogía de contar historias por separado que convergen en temas como el amor, la suerte y la astucia. El título definitivo,De Roma con amor, no nos devela nada, ni es adecuado en el sentido de que no son historias estrictamente románticas, y además se sienten como retazos de relatos en los que Allen vio oportunidad de una película. Y Roma, aquí, es un lugar anónimo, de no ser porque se habla la mitad en italiano y porque la historia de amor falsamente intelectual de Monica y Jack se desarrolla en sitios arqueológicos romanos. La Roma de Woody podría ser cualquier otro lugar. No logró captar la esencia del lugar, ni lo mejor de los escenarios como hizo con París, Londres y Barcelona, ni hablar de las odas que le ha dedicado a Nueva York. Al final, es un título tan engañoso como las calles de Italia donde cualquier turista se pierde y mientras en La Dolce Vita pudimos entender las particularidades de Roma presentadas con minuciosidad, en De Roma con amor nos reímos, eso seguro, y pasamos un buen rato, pero nos quedamos solamente en risas tan fugaces como la fama de Leopoldo Pisanello.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
El Caballero de la noche asciende
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Post Tenebras Lux
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video. Alfonso Cuarón destaca el...


NOTAS
Se presenta la programación oficial del...


NOTAS
Sedes alternas de proyección de la...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
0 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Guasón
    Reseña: Todd Phillips y Joaquin Phoenix logran enriquecer a uno de los personajes más atractivos del universo de los...
  • #LaTdelMomento
    Conoce las T's de EnFilme. #LaTdelMomento
  • Luis Ospina, director de...
    'El cine para mí es mi vida. Y lo pude comprobar en mi última película, donde yo creí que yo iba a morir y lo...
  • High Life
    Reseña: Es una película de pasiones e instintos, de impulsos, de cuerpos torturados por el dolor y el vértigo del deseo,...
  • Joanna Hogg
    Entrevista: "Sin revelar mucho sobre la película, hay un cierto punto donde yo veo a ella casándose con la casa": Joanna Hogg
  • Cuentos de la luna vaga...
    En Ugetsu Monogatari, lo lírico y lo onírico se funden convirtiéndose en una especie de refugio frente al presagio...
  • Los 100 mejores filmes en lo...
    No hay exactamente abundancia de filmes latinoamericanos en la lista, ni mucho menos.
  • Había una vez en Hollywood
    Reseña: Quentin Tarantino es una de las anomalías más seductoras del sistema de Hollywood y del cine estadounidense. No fue a...
  • Boyhood: Momentos de una vida
    Reseña: Richard Linklater ha cuajado una obra suprema materializando una de las abstracciones que le resultan más elusivas al hombre:...
  • Alfonso y Jonás Cuarón
    Alfonso y Jonás Cuarón visitaron el país para presentar Gravity (2013), cinta donde más que padre e hijo, se trataron...
 
 
 
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad