Reseña, crítica Deadpool - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Deadpool
Deadpool
 
Estados Unidos
2016
 
Director:
Tim Miller
 
Con:
Ryan Reynolds, Morena Baccarin, Gina Carano, T.J. Miller
 
Guión:
Rhett Reese, Paul Wernick
 
Fotografía:
Ken Seng
 
Edición:
Julian Clarke
 
Música
Junkie XL
 
Duración:
108 min.
 

 
Deadpool
Publicado el 11 - Feb - 2016
 
 
  • Reconocido como antihéroe ?una figura de ficción cuyas hazañas pueden ser consideradas heroicas pero que se hacen con métodos dudosos? Deadpool es de las creaciones de Marvel más difíciles de comprender, pero Miller, en su debut como director de largometrajes, logró capturar la complejidad del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reconocido como antihéroe ?una figura de ficción cuyas hazañas pueden ser consideradas heroicas pero que se hacen con métodos dudosos? Deadpool es de las creaciones de Marvel más difíciles de comprender, pero Miller, en su debut como director de largometrajes, logró capturar la complejidad del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reconocido como antihéroe ?una figura de ficción cuyas hazañas pueden ser consideradas heroicas pero que se hacen con métodos dudosos? Deadpool es de las creaciones de Marvel más difíciles de comprender, pero Miller, en su debut como director de largometrajes, logró capturar la complejidad del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reconocido como antihéroe ?una figura de ficción cuyas hazañas pueden ser consideradas heroicas pero que se hacen con métodos dudosos? Deadpool es de las creaciones de Marvel más difíciles de comprender, pero Miller, en su debut como director de largometrajes, logró capturar la complejidad del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reconocido como antihéroe ?una figura de ficción cuyas hazañas pueden ser consideradas heroicas pero que se hacen con métodos dudosos? Deadpool es de las creaciones de Marvel más difíciles de comprender, pero Miller, en su debut como director de largometrajes, logró capturar la complejidad del personaje.  - ENFILME.COM
 
por Carolina Ruiz

Después de más de diez años intentando concretar el proyecto, Deadpool, dirigida por Tim Miller con un guión del dúo formado por Rhett Reese y Paul Wernick (Zombieland, 2009), obtuvo luz verde en julio del 2014 cuando algunas imágenes de un video de prueba se filtraron al público, recibiendo una respuesta abrumadoramente positiva de los fanáticos. Reconocido como antihéroe –una figura de ficción cuyas hazañas pueden ser consideradas heroicas pero que se hacen con métodos dudosos– Deadpool es de las creaciones de Marvel más difíciles de comprender, pero Miller, en su debut como director de largometrajes, logró capturar la complejidad del personaje. 

La película, coproducida por el propio Ryan Reynolds, se sitúa en el mismo universo que la franquicia en manos de FOX, X-Men, posterior a los sucesos en Days of Future Past (Bryan Singer, 2014) que corrigieron la línea temporal. Sigue la historia de Wade Wilson (Reynolds), un antiguo agente de las Fuerzas Especiales sin futuro que trabaja como mercenario abaratado en el bar de Weasel (T.J. Miller); ahí conoce a Vanessa (Morena Baccarin), una prostituta de quien se enamora. Wade es diagnosticado con cáncer terminal y se enlista en un experimento científico que le desfigura el rostro y le da habilidades curativas capaces de vencerlo todo… excepto el cáncer, que ahora se encuentra en constante batalla dentro de su cuerpo. Wilson adopta el sobrenombre de Deadpool y emprende una campaña sangrienta para encontrar a Ajax (Ed Skrein), el responsable de que ahora sea un bulto de cicatrices andante.

Fiel a uno de sus rasgos más populares en el cómic, Wilson no sólo rompe la cuarta pared al hablar directamente con el espectador durante las casi dos horas de película, sino que también arremete contra la forma en la que se cuentan las historias de superhéroes, destrozando la fórmula y burlándose de sí mismo en el camino: desde sustituir los créditos al inicio con frases que llevan una crítica implícita como  “un idiota sobrevaluado” o “un cameo innecesario”, hasta la forma en la que hace una no tan discreta referencia al fracaso que fue Linterna verde (también protagonizada por Reynolds en el 2011), Deadpool apunta hacia la comicidad que no necesariamente se caracteriza por su ingenio, sino que está sobrecargada de ironía y referencias a la cultura pop. Dos horas de escuchar bromas sobre masturbación debería ser cansado, pero la película funciona gracias a Reynolds y su interpretación acertada de un guión que, en esta ocasión, le hizo más justicia al origen del antihéroe que su primera incursión al cine.

Deadpool apareció por primera vez en 1991 en New Mutants #98 de Marvel, coescrito por Rob Liefeld y Fabian Nicieza, como una parodia del personaje de DC Comics, Deathstroke, con quien comparte varias similitudes, como el traje, la profesión y una alteración del nombre Slade Wilson, álter ego de Deathstroke. El mercenario fue introducido durante una de las peores crisis de ventas de la industria de las historietas cómicas, que llevó a Marvel casi al punto de la bancarrota, pero su popularidad creció rápidamente y en 1997 se publicó el primer número de su cómic. X-Men Origins: Wolverine (Gavin Hood) llevó a Wilson a la pantalla grande en el 2009. El asesino a sueldo incapaz de callarse se integra al equipo de Logan (Hugh Jackman) y más adelante se revela que fue convertido, mediante experimentación científica, en un arma militar controlada a voluntad con rayos láser que salen de sus ojos y la boca sellada. Fue también la primera vez que Reynolds interpretó al personaje y, si bien la historia recibió criticas poco favorables por parte del público –no fue la decisión más sabia hacer mudo al Merc with a Mouth–, el actor canadiense dio una muestra de lo que podría hacer con Deadpool en  las condiciones adecuadas.

Rhett Reese y Paul Wernick, los guionistas de Deadpool, desarrollaron entonces una línea narrativa que se mueve ágilmente en ambas direcciones entre el humor irreverente y  los instantes de dolorosa reflexión. Vemos, por ejemplo, a Wade sumergido en las sombras de su departamento, sollozando a causa del diagnóstico de cáncer terminal, para después cortar el momento de tajo con una broma sobre Liam Neeson. Escenas como ésta le suman otra capa al –aparentemente– ridículo y superficial mercenario, y sorprenden a los espectadores con los cambios repentinos de humor; son un latigazo emocional que los incita a cuestionarse cuál es la verdadera máscara tras la que se oculta Deadpool. Este es el punto central de la película como un todo: es más un estudio del personaje que una aventura de superhéroes. Deadpool no expone una trama como las que habíamos visto en las adaptaciones del Universo Marvel; no hay invasiones alienígenas o amenazas mundiales que combatir, y la falta de presupuesto hizo que los cameos de otros X-Men más populares fueran imposibles, por lo que la historia de Deadpool está bastante aislada del resto de la franquicia. Por otro lado, todos estos factores dieron la oportunidad de explorar la visión de mundo de Wilson y cómo sus bromas son un mecanismo de defensa en un universo donde ser bueno no siempre significa que todo te saldrá bien.

Pero este enfoque tiene una desventaja. Con la arrolladora presencia de Deadpool al centro del filme, el resto de los personajes tienen poco que hacer y casi nada de espacio para intentar algo. Colossus (Stefan Kapicic) y Negasonic Teenage Warhead (Brianna Hildebrand) entran a la historia haciéndola de niñeras de Wilson y después se unen a él para rescatar a Vanessa, que ha sido secuestrada por Ajax. Ninguno de ellos juega un papel muy importante en la película y terminan convirtiéndose en ruido de fondo de los incesantes parloteos del protagonista, aún cuando, a primera vista, sus personalidades y la forma en la que se relacionan entre ellos y con Deadpool sugieren que podrían haber aportado bastante si se les hubiera dado más tiempo en pantalla. El personaje de Baccarin, por su parte, no va más allá de ser la damisela en peligro, con la excepción de que es casi tan vulgar como el mercenario y sirve de vehículo para hacer un pequeño guiño a la pansexualidad de Wilson al usar un juguete sexual en él. El filme, lamentablemente, la reduce a un objeto de manipulación  y no incluye ninguna pista del álter ego mutante o las habilidades metamórficas de Vanessa, aspectos que le habrían dado un giro interesante a la trama.  Aunque, quizá, ya tampoco cabían en el presupuesto.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Anomalisa
SIGUIENTE
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


DE CULTO
Sin aliento


CARTELERA
Si no despierto
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
4 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • La verdadera historia detrás...
    Frank ‘The Irishman’ Sheeran es el tema central de la nueva película de Martin Scorsese, con Robert De Niro interpretándolo...
  • Fran Healy (Travis)
    Hablamos con Fran Healy, cantante de Travis sobre la película que dirigió, Almost Fashionable.
  • Lucrecia Martel
    Las mujeres son quienes más han transformado el mundo en los últimos 120 años.
  • EnFilme y Eyelet te...
    EnFilme y eyelet te permiten ver las mejores películas del mundo.
  • 5 filmes de arte sobre arte,...
    eyelet y EnFilme les proponemos cinco destacados filmes que pueden ver aquí.
  • Berberian Sound Studio
    A través de la metatextualidad, Berberian Sound Studio (2012) explora la inmersión de un hombre en la desolación, el aislamiento...
  • A través del espejo
    La película es considerada como la primera parte de lo que ha sido conocida como la ‘trilogía de la ausencia de Dios’.
  • Lukas Moodysson
    En la pasada edición del BFI London Film Festival tuvimos la oportunidad de platicar con el realizador sueco Lukas Moodysson, quien...
  • Ernesto Daranas (Conducta)
    #FICG29. Entrevista: El cubano Ernesto Daranas delinea la naturaleza del verdadero maestro en 'Conducta'.
  • Harun Farocki
    Durante la edición 2014, FICUNAM le dedicó una retrospectiva a la obra del cineasta, videoartista y teórico alemán Harun...
 
 
 
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad