Reseña, crítica El Caballero de la noche asciende - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
The Dark Knight Rises
El Caballero de la noche asciende
 
EE.UU
2012
 
Director:
Christopher Nolan
 
Con:
Christian Bale, Gary Oldman, Anne Hathaway, Michael Caine, Tom Hardy, Marion Cotillard, Joseph Gordon-Levitt, Morgan Freeman
 
Guión:
Jonathan Nolan, Christopher Nolan
 
Fotografía:
Wally Pfister
 
Edición:
Lee Smith Duración:
165 min
 

 
El Caballero de la noche asciende
Publicado el 21 - Jul - 2012
 
 
Pasará mucho tiempo antes de que la gente deje de recordar a Batman como Nolan nos lo presentó: como un héroe atormentado al que muchos admiramos, y que pocos envidiamos. - ENFILME.COM
 
por Enrique Sánchez

Hubo una época en que, a causa de su creciente popularidad, los superhéroes dieron el salto de las historietas a la pantalla grande. Al principio el planteamiento fue simple y repetitivo: la necesidad de un héroe que pusiera fin a una amenaza criminal para restablecer el orden. Unas veces, debía salvar a la damisela en peligro; otras, al mundo entero. Esto bastó para mantener a los espectadores satisfechos, por un rato; sin embargo, los tiempos han cambiado, y ahora el público exige que los cineastas traten con respeto a personajes que en un principio fueron creados con el único objetivo de hacer pasar un buen momento a la gente. Batman adquirió gran fama en 1989, cuando la película de Tim Burtondevolvió al personaje la naturaleza lúgubre de sus orígenes. Pero esto no duraría mucho, pues cuando se estrenó Batman & Robin en 1997, el rechazo de las personas hizo que el director Joel Schumacher se disculpara con el público. “Solo tenía la intención de entretenerlos”, dijo. Ocho años pasaron, y Christopher Nolan revivió la franquicia con Batman inicia (2005), afinó detalles con El Caballero de la noche (2008), y ahora, conEl Caballero de la noche asciende, concluye de manera satisfactoria esta trilogía que, más allá de entretener, ha complacido a la gran mayoría de esa multitud de personas que esperaron mucho para ver una película de superhéroes totalmente dirigida a un público adulto.

La última entrega de la saga de Nolan ata los cabos que quedaron sueltos no solo en El Caballero de la noche, sino también en Batman inicia, al mismo tiempo que construye una historia que toma muchos riesgos al introducir nuevos personajes. Vale la pena mencionar el caso del policía John Blake, interpretado con gracia por Joseph Gordon-Levitt, el actor que se ha ganado la simpatía de todos por sus papeles de chico tierno, como el de Cameron James en 10 cosas que odio de ti (1999), o Tom en 500 días con ella (2009). Con John Blake, Nolan añade a la saga un elemento que complacerá a unos, confundirá a otros, y a unos cuantos incluso los hará enojar. Esto a causa de la manera en que el personaje se desarrolla hasta culminar en un giro inesperado del que poco se puede hablar. Pero adentrarse demasiado en el análisis de esta laberíntica trama daría como resultado una serie inevitable de spoilers que arruinaría la experiencia de bastantes personas, por lo que aludiré únicamente a aquellos elementos que muchos ya han visto en los trailers.

Han pasado algunos años desde la última vez que Batman (Bale) se dejó ver. Luego de que el Joker triunfara en su plan de corromper el alma de Harvey Dent –el “Caballero blanco” de Gotham–, la policía comenzó una cacería contra el vigilante enmascarado, y desde entonces Batman ha permanecido en un retiro forzado. Sin embargo, los héroes nunca se retiran realmente, pues para hacerlo tendrían que renunciar a su propia naturaleza. La excusa para traerlo de regreso es la llegada de un sanguinario pero astuto terrorista llamado Bane (Hardy). Este villano no es el típico psicópata con aires de megalómano; mejor dicho, es esto y mucho más. Se trata de un asesino brillante con la musculatura de un fisicoculturista, y quien, además, no se conforma con solo vencer a su enemigo, sino que se afana con destrozar su espíritu. “Cuando Gotham esté en cenizas, entonces tendrás mi permiso para morir”, le dice a un demacrado Bruce. Si el Joker representaba para Batman un reto a nivel mental, Bane lo es también a un nivel físico. Mucha gente se preguntó qué haría Nolan en su tercera entrega, frente a la imposibilidad de retomar al personaje del Joker que le valió un Oscar aHeath Ledger. La elección de Bane como el antagonista de la última parte de la trilogía fue en verdad demasiado arriesgada: por un lado, se trata de un villano relativamente nuevo (apenas 19 años, en contraste con los 93 que cumplió Batman en mayo), el cual, además, no ha adquirido la fama suficiente como para ser conocido por el público en general; por otro lado, los fanáticos lo reconocen por haber dejado paralítico a Batman en la década de los noventa. Sin duda, debe de haber sido una labor difícil llenar el vacío que dejó Ledger, pero Tom Hardy actúa con resolución en un papel que de por sí presenta problemas técnicos (como el sonido a veces confuso de su voz), y reafirma esa creencia popular que dice que el valor del héroe está determinado por el papel del villano.

En un punto intermedio entre Batman y Bane se encuentra Selina Kyle (Hathaway), una hermosa ladrona con una gran facilidad para seducir al Hombre Murciélago. Hasta ahora, Nolan no se ha esforzado lo suficiente en la construcción de los personajes femeninos de sus películas –con excepción de la detective Ellie Burr, interpretada por Hilary Swank en Insomnia(2002)–, y esto se debe a que siempre ha puesto todo el énfasis en sus protagonistas masculinos. El personaje de Rachel Dawes –interpretado porKatie Holmes y, posteriormente, por Maggie Gyllenhaal– que vimos en las primeras dos partes de la saga fue uno de los elementos más criticados por el público, y es por eso que Nolan se muestra más cuidadoso con el papel de Gatúbela (a quien, por cierto, nunca se le menciona con ese nombre). Kyle no es la típica mujer que pide a gritos la ayuda del héroe, sino todo lo contrario: para bien y para mal, ella es capaz de voltear de cabeza el mundo de Bruce. Entre estos tres personajes se crea un triángulo que puede ser cualquier cosa menos amoroso, y el cual contribuye siempre a la tensión de la trama. Si Selina actúa del lado de Bane, la violencia aumenta; si se pone del lado de Bruce, la inminente guerra entre los dos bandos se equilibra.

Nolan introduce a estos personajes sin restarle importancia a los papeles de las entregas anteriores. Todos contribuyen de manera adecuada al argumento –bastante complejo en comparación con las demás películas de superhéroes–, y su participación nunca es forzada. Aquéllos que estuvieron desde el inicio de la saga, como Gary Oldman y Michael Caine, han dominado por completo a sus personajes, de manera que parece como si nunca hubieran dejado de interpretarlos. La química que Caine y Bale tienen en pantalla es muy efectiva en el sentido de que las escenas que comparten aportan un grado emotivo indispensable para provocar la empatía del público por un personaje tan poco común como Bruce Wayne. Gary Oldman, por su parte, permanece aislado de la acción durante un gran rato de la película, pero demuestra que es capaz de encabezar sus escenas cuando es requerido, y en ningún momento se siente como un simple extra.

Con Christian Bale, el caso es aun más extremo. En esta entrega, la imagen de Batman y Bruce Wayne están más ligadas que nunca, al grado de que ya no sería correcto utilizar los términos de “alias” e “identidad secreta”. Solo hay un personaje: el del justiciero caído que busca redimirse. En la que es quizás la mejor secuencia de la película, vemos su intento por ascender –metafórica, literal y espiritualmente–, en un escenario que hace referencia al miedo desmoralizante que se exploró a fondo en Batman inicia, y en donde el tema compuesto por Hans Zimmer dejará un eco en la memoria de los que sepan escuchar. “¡Deshi! ¡deshi! ¡basara! ¡basara!”, es la frase que se oye de manera casi ininteligible al inicio de la película, y en el momento en que Bruce lo ve todo con claridad, es justo cuando se hace evidente el significado de estas palabras: “asciende”.

Entre caída y ascenso, se encuentra la acción. Hay quienes se fastidiarán al ver que las escenas de acción abundan a lo largo de los tres actos, pero hay que reconocer que Nolan ha mejorado en sus coreografías gracias a su experiencia en las dos primeras partes de la trilogía –y luego de su ensayo en El origen (2010), donde predominan estos recursos–, de manera que ver a Batman demostrando su virtuosismo para las artes marciales, incluso resulta más impactante que ver a Iron Man arrojar una bomba atómica a una nave espacial. A esto hay que añadir el uso de la tecnología IMAX que el director inglés ya utilizó en El Caballero de la noche; su predilección por este recurso ha convertido a El Caballero de la noche asciende en la película que ha explotado de forma más rotunda dicha tecnología. De otro modo, no se podría apreciar del todo cada una de las escenas en donde ocurre un enfrentamiento, y en una película que llega al punto de mostrar una guerra campal, es muy atractivo ver con tanta nitidez todo lo que sucede en cada rincón de la pantalla.

Nolan prometió que El Caballero de la noche asciende sería su último trabajo con el personaje de Batman; Christian Bale, por su parte, declaró que solo interpretaría al héroe siempre y cuando Nolan fuera el director. Aunque esto provocó la tristeza de muchas personas, también hay que mencionar que fue una buena táctica para incrementar nuestras expectativas sobre la película. Batman seguirá existiendo, con o sin Nolan y Bale, pues un atributo distintivo de los personajes de cómics es que a lo largo del tiempo siempre son reinterpretados por distintos artistas que les imprimen una esencia particular. Luego de esta película, pasará mucho tiempo antes de que la gente deje de recordar a Batman como Nolan nos lo presentó: como un héroe atormentado al que muchos admiramos, y que pocos envidiamos.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Siete psicópatas y un perro
SIGUIENTE
EN PANTALLA
De Roma con amor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Imágenes: Martin Scorsese: A...


NOTAS
Imperdibles de la 13ª Semana de Cine...


NOTAS
Video: Mick Jagger anuncia el regreso...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
2 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • La verdadera historia detrás...
    Frank ‘The Irishman’ Sheeran es el tema central de la nueva película de Martin Scorsese, con Robert De Niro interpretándolo...
  • Fran Healy (Travis)
    Hablamos con Fran Healy, cantante de Travis sobre la película que dirigió, Almost Fashionable.
  • Lucrecia Martel
    Las mujeres son quienes más han transformado el mundo en los últimos 120 años.
  • EnFilme y Eyelet te...
    EnFilme y eyelet te permiten ver las mejores películas del mundo.
  • 5 filmes de arte sobre arte,...
    eyelet y EnFilme les proponemos cinco destacados filmes que pueden ver aquí.
  • Berberian Sound Studio
    A través de la metatextualidad, Berberian Sound Studio (2012) explora la inmersión de un hombre en la desolación, el aislamiento...
  • A través del espejo
    La película es considerada como la primera parte de lo que ha sido conocida como la ‘trilogía de la ausencia de Dios’.
  • Lukas Moodysson
    En la pasada edición del BFI London Film Festival tuvimos la oportunidad de platicar con el realizador sueco Lukas Moodysson, quien...
  • Ernesto Daranas (Conducta)
    #FICG29. Entrevista: El cubano Ernesto Daranas delinea la naturaleza del verdadero maestro en 'Conducta'.
  • Harun Farocki
    Durante la edición 2014, FICUNAM le dedicó una retrospectiva a la obra del cineasta, videoartista y teórico alemán Harun...
 
 
 
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad