if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Escobar: Paradise Lost
Escobar
 
Francia, España, Bélgica
2014
 
Director:
Andrea Di Stefano
 
Con:
Josh Hutcherson, Benicio Del Toro, Brady Corbet, Claudia Traisac
 
Guión:
Andrea Di Stefano
 
Fotografía:
Luis David Sansans
 
Edición:
David Brenner
 
Música
Max Richter
 
Duración:
120 min.
 

 
Escobar
Publicado el 23 - Ene - 2015
 
 
  • Reseña: Es claro que la ficción debe brindar diversas posibilidades a partir de la realidad. Pero también es natural que cuando una película lleva el nombre del capo más importante del siglo pasado la gente tenga ciertas expectativas. En el caso de esta película, no se ofrece una visión general sobre Pablo Escobar, sino que conocemos ciertos rasgos de su personalidad desde la perspectiva específica de Nick, un turista canadiense enamorado de María, la sobrina de Escobar.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Es claro que la ficción debe brindar diversas posibilidades a partir de la realidad. Pero también es natural que cuando una película lleva el nombre del capo más importante del siglo pasado la gente tenga ciertas expectativas. En el caso de esta película, no se ofrece una visión general sobre Pablo Escobar, sino que conocemos ciertos rasgos de su personalidad desde la perspectiva específica de Nick, un turista canadiense enamorado de María, la sobrina de Escobar.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Es claro que la ficción debe brindar diversas posibilidades a partir de la realidad. Pero también es natural que cuando una película lleva el nombre del capo más importante del siglo pasado la gente tenga ciertas expectativas. En el caso de esta película, no se ofrece una visión general sobre Pablo Escobar, sino que conocemos ciertos rasgos de su personalidad desde la perspectiva específica de Nick, un turista canadiense enamorado de María, la sobrina de Escobar.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Es claro que la ficción debe brindar diversas posibilidades a partir de la realidad. Pero también es natural que cuando una película lleva el nombre del capo más importante del siglo pasado la gente tenga ciertas expectativas. En el caso de esta película, no se ofrece una visión general sobre Pablo Escobar, sino que conocemos ciertos rasgos de su personalidad desde la perspectiva específica de Nick, un turista canadiense enamorado de María, la sobrina de Escobar.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Es claro que la ficción debe brindar diversas posibilidades a partir de la realidad. Pero también es natural que cuando una película lleva el nombre del capo más importante del siglo pasado la gente tenga ciertas expectativas. En el caso de esta película, no se ofrece una visión general sobre Pablo Escobar, sino que conocemos ciertos rasgos de su personalidad desde la perspectiva específica de Nick, un turista canadiense enamorado de María, la sobrina de Escobar.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Es claro que la ficción debe brindar diversas posibilidades a partir de la realidad. Pero también es natural que cuando una película lleva el nombre del capo más importante del siglo pasado la gente tenga ciertas expectativas. En el caso de esta película, no se ofrece una visión general sobre Pablo Escobar, sino que conocemos ciertos rasgos de su personalidad desde la perspectiva específica de Nick, un turista canadiense enamorado de María, la sobrina de Escobar.  - ENFILME.COM
 
por Luis Fernando Galván

El actor y guionista, Andrea Di Stefano, decidió debutar como director con Escobar: Paradise Lost (2014), una propuesta arriesgada y ambiciosa, basada en una breve anécdota –no documentada oficialmente– que un policía, amigo suyo, le platicó: un joven italiano fue a Colombia para reunirse con su hermano, al poco tiempo se convirtió en una persona muy cercana a la familia de Pablo Escobar metiéndose en muchos líos. Esta breve premisa le sirvió al director para imaginar el proceso de cómo aquel joven extranjero terminó involucrándose con el capo más poderoso de la mafia colombiana, y uno de los criminales más ricos a finales de los ochenta y principios de los noventa. Inspirado por, pero no directamente basado en hechos reales, el filme es poco contundente respecto al amplio retrato de Escobar que se esperaría de un título con el nombre del narcotraficante colombiano (el original es Escobar: Paradise Lost [Paraíso perdido]). La vida de Escobar, su contexto cercano, su fama internacional, los agravios y beneficios que causó, son echados a un lado; sólo se retoma su captura, en 1991, como punto climático en un melodrama amoroso, que fue infectado por estar en recurrente contacto con este imponente personaje. Incluso, los sucesos que ocurrieron después de la captura de Escobar –que no están en el filme: su labor como extorsionista mientras estaba recluido; la traición de sus aliados Galeano y Moncada; la fuga de La Catedral al lado de su hermano Roberto; la lucha contra el Cartel de Cali; la negociación de su reentrega; y su abatimiento el 2 de diciembre de 1993– eran atractiva materia prima para desarrollar una historia de crimen, traición y venganza, y también fueron ignorados.

El filme es una ficción que –parafraseando libremente al teórico literario, Wolfgang Iser– “no habla de lo que existió, sino de lo que pudo haber existido”. Di Stefano aprovecha las posibilidades, libertades y dinámicas presentes en el terreno de una pequeña comunidad cautivada por los beneficios que obtiene de un poderoso benefactor, sin cuestionar de dónde provienen esos recursos ni sus implicaciones. El punto de arranque sí es real; es el momento en que Escobar (Benicio Del Toro) decidió, como parte de un arreglo con el gobierno de Colombia para no ser extraditado a Estados Unidos, entregarse a las autoridades de su país para ser encarcelado en junio de 1991. Como parte del vuelo imaginativo de la película, antes de su detención, Escobar manda llamar a seis de sus “lugartenientes” de mayor confianza, incluyendo al canadiense Nick (Josh Hutcherson), para que le juren lealtad absoluta y lleven a cabo su última misión: transportar grandes alijos y cajas selladas de mucho valor a lugares remotos e inhóspitos lejos de los ojos indiscretos del gobierno y de sus enemigos. Nick, además de recibir el mapa para llegar al pueblo de Ituango, tiene instrucciones precisas, por parte de Escobar, de matar al campesino desconocido después de que lo guíe al lugar. Para Nick no hay marcha atrás; el joven tiene el tiempo contado para consumar la misión y asesinar por primera vez. Rápidamente, con intertítulos en blanco sobre fondo negro, el filme regresa unos cuantos años atrás para descubrir cómo es que este extranjero fue atraído poco a poco por las peligrosas redes del poderoso mafioso. Escobar: Paradise Lost es el recuento de un lapso en el que dos destinos se encontraron: el de Nick y, a través de su visión, algunos borrosos fragmentos de la trayectoria de Escobar. 

Nick es un surfista que llega a alguna playa colombiana (la película no la especifica) en la que su hermano mayor (Brady Corbet) se ha instalado con su novia. El joven no sólo se embelesa con el ambiente natural de la región, también con María (Claudia Traisac), una chica de dulce sonrisa y seductora mirada que trabaja en una clínica local brindando ayuda a los habitantes pobres de la zona. La enérgica y simpática mujer es la sobrina favorita de “el padrino” del pueblo, Pablo Escobar, quien es muy querido sobre todo por haber financiado la creación de un centro de salud. 

María invita a Nick a una gran fiesta en el recinto de Escobar. En una escena que remite a la secuencia de la boda de Connie –en la apertura de El padrino (The Godfather, 1972)–, el poderoso anfitrión es visto jugando sonriente en la piscina con los niños pequeños. El gesto denota poder y humildad, simultáneamente. La secuencia evidencia el intento por emular la atmósfera familiar del filme de Coppola, donde todos se pliegan a una figura notoria y compleja. Pero a diferencia de aquel clásico, Escobar carece de una amplia gama de ricos personajes secundarios, cuyas historias pudieron haber mostrado diversos vértices del mundo que se decidió retratar. Amablemente, Pablo le da la bienvenida a Nick como nuevo integrante de la familia. Ante las dudas de Nick, María –sin vacilar y sin ocultar la verdad– le habla sobre las actividades asociadas al tráfico de cocaína que conduce su tío. En una fase de gradual adaptación y cooperación, Nick se une a las filas de Escobar. El líder opera de una manera audazmente controladora: le basta con alojar a Nick en una lujosa y cómoda alcoba de su mansión y ofrecerle trabajo en su hacienda, para tener al ingenuo muchacho en sus manos.  Aunque por momentos piensa en escapar, decide no hacerlo por miedo a los sicarios que sirven a Pablo, pero también por la admiración a Escobar y el amor hacia María.

Escobar ofrece una inusual mezcla de melodrama romántico, thriller de suspenso, película de acción criminal, fábula con la moraleja del viajero, parábola de la inocencia corrompida que no logra salir a flote ni siquiera con el destacado trabajo actoral de Benicio Del Toro. El actor puertorriqueño es completamente convincente como el amado y odiado Escobar. Físicamente, se asemeja a ese barbudo, pesado y despeinado Pablo de sus últimos días, con un tono grave en la voz que difícilmente pasa desapercibido. Es la etapa final de uno de los hombres más ricos de su época; carismático, preocupado por la seguridad de su familia, pero corrupto, asesino, descarnado y cansado por la edad.

La película aborda a dos personajes con sus propias zonas de oscuridad y luz. Gradualmente, Nick se vuelve consciente de la monstruosidad del tío de su novia; y también entiende que comparte cierta responsabilidad por lo que ha pasado. Mediante la introducción de un idilio amoroso en un contexto sombrío, Di Stefano busca evocar los trayectos, pruebas y sacrificios que conlleva una tragedia clásica. Escobar es aplaudido y ovacionado por los habitantes; es una especie de dios consagrado y aclamado por las multitudes, por sus compatriotas. Nick, por su parte, es una especie de Ícaro; está fascinado por la nueva vida que tendrá en ese lugar al lado de la mujer que ama. “Ustedes los extranjeros sólo ven el paraíso cuando llegan”, le dice María a Nick cuando recién se conocen, “pero no ven el analfabetismo, la desnutrición y la pobreza”. Este Ícaro está cegado por el amor, las comodidades y lujos de su nueva vida, y se entusiasma tanto que busca volar cada vez más alto, ignorando, a pesar de las palabras de su hermano (“¿vale la pena ser como ellos?”), los detalles que lo alertan sobre los peligros que implica vincularse con esta familia. En su inocente andar, Nick comete una serie de errores fatales –entre ellos, la venganza a favor de su hermano–, pierde el control y cae en la trampa de Pablo. Ícaro se elevó por los aires con los ojos vendados hasta perder sus alas; y una vez en el suelo, Nick quiere huir para arreglar su vida y la de María lejos de Escobar. Pablo es un semidiós en su país, Nick sólo un ser humano indefenso ante la divinidad que ha decidido intervenir.

En las secuencias de acción, Di Stefano se muestra seguro con una cámara en mano que hábilmente se desplaza acompañando a la presa y mostrando su estrategia para salir avante en situaciones de peligro. En estas escenas de persecución, el director edifica una serie de simples laberintos con juegos de espacios (desde el interior de una camioneta y una patrulla, hasta las calles atestadas de policías, o casas viejas que sirven como escondite) y coloca a Nick en la boca del lobo, acorralado por sus propios compañeros, los habitantes del pueblo y la policía corrupta. No obstante, la mano del director se percibe limitada y ansiosa cuando debe darse tiempo para desarrollar los vínculos entre sus personajes; por ejemplo, el proceso de enamoramiento entre Nick y María no se describe con paciencia en pantalla; literalmente, de la noche a la mañana, los jóvenes están inmensamente enamorados el uno del otro.

Es claro que la ficción debe brindar diversas posibilidades a partir de la realidad. Pero también es natural que cuando una película lleva el nombre del capo más importante del siglo pasado la gente tenga ciertas expectativas. En el caso de esta película, no se ofrece una visión general sobre Escobar, sino que conocemos ciertos rasgos de su personalidad desde la perspectiva específica de Nick, un surfer turista. Así se justifica que no se brinde un panorama amplio sobre las repercusiones que se desprendieron a raíz del funcionamiento del Cartel de Medellín. Aunque a cambio, el filme tampoco ofrece un retrato profundo y claro de la caída de  este personaje. Ni a Nick ni a Escobar los logramos conocer bien, sólo se nos expone un pequeño fragmento de sus respectivos paraísos perdidos. 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Despertar el polvo
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Whiplash: Música y obsesión
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video: ‘Music for the Movies: The...


CARTELERA
La flor de la vida


NOTAS
Boba Fett de ‘Star Wars’ tendrá spin-off
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
1 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • CINE Y ARTE. La influencia de...
    Luca Guadagnino retoma los vínculos de cuerpo y espacio de la artista cubana, Ana Mendieta, para revisar los límites del horror, el...
  • Vox Lux: El precio de la fama
    Soundtrack: Las canciones de Vox Lux fueron escritas por la superestrella del pop Sia específicamente para el filme,...
  • La escultura en el cine
    Top10: La representación de la escultura a lo largo de la historia del cine.
  • Suspiria: El Maligno
    Soundtrack: El álbum de 'Suspiria' encaja perfectamente con 'The Eraser' (2006) y 'Tomorrow's Modern Boxes' (2014) -los dos trabajos...
  • Las mejores películas...
    Compartimos la lista de las que, según todos los que integramos el equipo de EnFilme, son las mejores películas de 2018.
  • Las mejores películas...
    Realizamos una encuesta en la que nuestros lectores votaron por su película favorita de 2018.
  • La casa de Jack
    Reseña: Lars von Trier es lo suficientemente inteligente como para no volver estériles sus provocaciones y confesiones, y para...
  • Pawel Pawlikowski (Cold War)
    Entrevista: conversamos con el director polaco Pawel Pawlikowski sobre ‘Cold War’, el más reciente de sus filmes.
  • Selección Oficial de...
    Primeras impresiones sobre cada uno de los 11 largometrajes que integran la Selección Oficial (Ficción) del 16º Festival...
  • Museo
    Reseña: El filme de Alonso Ruizpalacios enfatiza sus mecanismos de representación; erigiéndose como una película de...
 
 
 
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados