Reseña, crítica Kes - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Kes
Kes
 
Reino Unido
1969
 
Director:
Ken Loach
 
Con:
David Bradley, Brian Glover, Freddie Fletcher, Tony Garnett
 
Guión:
Barry Hines (novel), Barry Hines, Ken Loach
 
Fotografía:
Chris Menges
 
Edición:
Roy Watts
 
Música
John Cameron
 
Duración:
110 min.
 

 
Kes
Publicado el 15 - Jul - 2015
 
 
Reseña. Pocas películas como Kes (Ken Loach, 1969) conjugan con tanta eficacia realidad y ficción, literatura y cine, principios estéticos y voluntad política. - ENFILME.COM
 

Por Fernanda Solórzano

Pocas películas como Kes (1969) conjugan con tanta eficacia realidad y ficción, literatura y cine, principios estéticos y voluntad política. En un tiempo en que el cine británico ya había reaccionado en contra del artificio y el escapismo de las ficciones hollywoodenses —a través del movimiento Free Cinema—, Ken Loach se propuso llevar aún más lejos el compromiso del realismo social con la clase trabajadora. Formado como director en las producciones de la BBC de los años sesenta, Loach consideraba que para realmente reflejar las condiciones desventajosas de una gran parte de la población británica había que recurrir a intérpretes que provinieran de esos mismos estratos, conocieran su habla y conocieran de cerca sus dilemas y limitantes. Al lado de Tony Garnett, su productor durante varios años y con quien compartía puntos de vista, Loach encontró en la novela del escritor Barry Hines A Kestrel for a Knave un vehículo ideal para poner en práctica su visión de un cine honesto y transformador. Publicada en 1968, la novela ofrecía un panorama claro y sin concesiones de las perspectivas de desarrollo de aquellos que nacían en una de las tantas ciudades mineras al norte de Inglaterra: básicamente, ninguna. Su personaje, el encantador Billy Casper, es un niño al que su propia madre considera “un caso perdido”. Víctima del bullying de su propio hermano y sus compañeros de escuela, por un lado, y de la indiferencia de sus maestros, por otro, Billy no encuentra en su entorno razones para entusiasmarse. Esto, hasta que descubre a “Kes”: un halcón que ha hecho su nido en lo alto de una torre. Billy se propone entrenarlo, cosa que logra con devoción, disciplina y mostrando una capacidad creativa e intelectual hasta entonces desconocida por todos a su alrededor. Las circunstancias que amenazan a niños como Billy terminan por extinguir también la relación entre el chico y su halcón. La conclusión del relato es estrujante —y una metáfora poderosa de la muerte psicológica y emocional deparada a los miembros desprotegidos de una sociedad.

Aún antes de que Loach adaptara A Kestrel for a Knave, esta obra se beneficiaba de la relación estrecha entre Barry Hines y su material. Hijo de un minero, el escritor vivió una infancia muy similar a la de su protagonista. De no ser porque un vecino lo animó a certificar su estudios y a buscar un futuro en la docencia, Hines habría repetido la profesión de su padre. Cuando años más tarde se inició en la escritura, recreó sus propios recuerdos y los complementó con las anécdotas que le contaban sus alumnos. Sin ser propiamente un relato autobiográfico, A Kestrel for a Knave refleja experiencias vividas por el autor. De alguna manera, Billy Casper es un alter ego de Hines —pero menos afortunado que él.

A este estrato de realidad sustentada en la experiencia se sumaría la voluntad de Ken Loach de ser fiel a las locaciones descritas en la novela y, sobre todo, de mostrar a sus personajes sin imposturas de por medio. Para ello, armó un reparto de actores no profesionales, todos habitantes de la ciudad minera de Bradley, en el condado de Yorkshire. Entre ellos encontró a David Bradley, el pequeño que interpretaría a Billy Casper, y una de las mayores virtudes de la misma. Simpático sin proponérselo y visiblemente listo, Bradley revistió a la cinta de una capa adicional de verosimilitud. El espectador de Kes comprobará que el vínculo emocional entre el David/Billy y su halcón entrenado es todo menos ficticio. Parafraseando a Tony Garnett, el productor de la cinta, existen documentales que fabrican mentiras, mientras que algunas obras de ficción consiguen decir la verdad. Kes es una de ellas, y eso explica su trascendencia y el lugar fundamental que ocupa en la historia del cine —no sólo británico sino mundial.

Kes fue presentada en Bellas Artes por Fernanda Solórzano como parte del Ciclo de Cine Británico organizado por la Coordinación de Literatura del INBA, el British Council y EnFilme, en el marco de las celebraciones del año dual UK-MX 2015.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Respira
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Ant-Man. El hombre hormiga
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Locamente millonarios


NOTAS
#FICG30: Ganadores de la 30ª edición...


EN PANTALLA
Un método peligroso
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
0 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Noche de fuego
    La desesperanza y el desamparo en el México actual en el filme de Tatiana Huezo.
  • Maribel Verdú
    Entrevista con Maribel Verdú una de las actrices españolas con más proyección internacional.
  • Historia de un oso
    A escala: Este filme chileno, ganador del Premio Oscar 2016 en la categoría de Cortometraje de Animación, es el retrato de un ser...
  • Spencer
    Todo lo que necesito es un milagro
  • Julio Cortázar y el cine
    La relación de Cortázar con el cine puede identificarse en tres ejes: su breve incursión como guionista, su obra literaria...
  • Tempestad
    Tempestad genera una atmósfera de empatía, solidaridad y generosidad femeninas.
  • El irlandés
    Un auténtico testamento del arte de hacer cine como arte.
  • CINE Y ARTE: ‘Guernica’, de...
    'Guernica', filme dirigido por Alain Resnais y Robert Hessens, es una meditación apasionada y reflexiva sobre la...
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • A morir a los desiertos
    Me dan ganas de llorar
 
 
 
 
 
enfilme © 2022 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad