Reseña, crítica La llorona - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
La Llorona
La llorona
 
Guatemala-Francia
2019
 
Director:
Jayro Bustamante
 
Con:
María Mercedes Coroy, Jualio Díaz, Margarita Kenéfic, María Telón, Sabrina de la Hoz, Ayla-Elea Hurtado
 
Guión:
Jayro Bustamante, Lisandro Sánchez
 
Fotografía:
Nicolás Wong
 
Edición:
Jayro Bustamante, Gustavo Matheu
 
Música
Pascual Reyes
 
Duración:
97
 

 
La llorona
Publicado el 03 - Ago - 2021
 
 
Es cada vez más evidente que en política el olvido encuentra, siempre, inexorablemente, sus caminos para hacerse recordar y, sí, también, revivir. - ENFILME.COM
 
por Alfonso Flores-Durón y Martínez

Las venas de América Latina no terminan de cerrar. Persisten los agravios añejos, la justicia no llega (no se le permite llegar), al menos no para todos, no para la mayoría. El cine ha recogido en múltiples ocasiones, desde distintos ángulos los conflictos, o las consecuencias de ellos, pero la forma en que en La llorona lo abordan Jayro Bustamante y su coguionista, Lisandro Sánchez, es ingeniosa, alejada de toda aridez, intención propagandista y sin recurrir a fórmulas derivativas. Lo que hacen es fusionar hábilmente distintos géneros y subgénero, posibilidades, apuestas, preocupaciones, posturas, y además preservando el sello de lo que ya puede detectarse como la obsesión de Bustamante: retratar a quienes se rebelan a cumplir el rol que la familia les exige desempeñar, tratando de no romper con ella. Sí, por supuesto que es trascendental el ángulo político del doloroso episodio del genocidio en los ochenta en la vida de Guatemala (apenas se modifica el nombre de Efraín Ríos Montt -el culpable en la realidad- por el de Enrique Monteverde, personaje protagónico del filme; físicamente son muy similares, los hechos son idénticos), pero Bustamante y Sánchez no se detienen solo en el hecho coyuntural, sino que lo utilizan además como disparador de otros tópicos que les interesa examinar. Entonces, aprovechan el contexto planteado para proyectar un análisis social a partir del microcosmos de una casa (el insensible y obtuso clasismo tan latinoamericano arropado en el privilegio y la impunidad) y, haciéndolo, imprimen el sello antes mencionado de los filmes de Jayro: la tentativa (cavilada gradualmente) de la hija por distanciarse de lo hecho por su padre si bien queriendo preservar los lazos familiares (pues hay una delgada línea entre la complicidad y el ser víctima también); mientras, simultáneamente, explorar de modo íntimo, si bien etéreo, una consciencia individual que carga responsabilidad colectiva y que se debate entre una tardía culpa y la autojustificación. Lo explicamos.

Parece que ha llegado el momento de la justicia. El expresidente de Guatemala, Enrique Monteverde (Julio Díaz), militar en retiro, es llevado a juicio con la acusación de genocidio. Durante su gobierno, entre 1982-1983, un pueblo maya entero, el de Ixil (en Quiché), fue exterminado cuando el ejército buscaba a un grupo guerrillero de filia comunista que buscaba la insurrección armada, y él es considerado el responsable máximo del crimen humanitario. Enrique vive en una mansión en la capital del país, junto a su esposa Carmen (Margarita Kenéfic) y Valeriana (María Telón), la jefa del servicio doméstico. Como consecuencia de la tensión que se vive en la casa debido a la presión mediática y social a la que está sometido Enrique, también temporalmente lo acompañan su hija Natalia (Sabrina de la Hoz) y su pequeña nieta Sara (Ayla-Elea Hurtado). Pese a que en el juicio se le declara culpable del genocidio, gracias a tretas se la politiquería y los intereses creados, el Congreso guatemalteco lo considera nulo y Enrique es dejado en libertad. Pero el pasado, no obstante lo lejano que parece haber quedado (más de 30 años desde la matanza) regresa a torturarlo mediante vívidas pesadillas por las noches y a acosarlo con permanentes e intesas manifestaciones masivas afuera de su residencia, que se dejan sentir a través de gritos y ruido incesantes e, incluso, pedradas que penetran su intimidad; también mediante la espectral figura de Alma (María Mercedes Coroy), una chica que ha llegado recién a la casa a incorporarse en el trabajo del aseo pues todos los miembros del servicio (menos Valeriana) decidieron renunciar hostigados por el cada vez más errático comportamiento de Enrique y el trato déspota de Carmen. Desde que sus pequeños hijo e hija fueron asesinados en aquella masacre en Ixil, Alma ¿vive? en pena perpetua, literalmente. Y, desde ese profundo dolor, limpiará la casa de Enrique desde sus cimientos.

Desde la secuencia inicial, el director plantea tanto el tono como el ritmo y la puesta en escena. El enigma rondará como fantasma paseándose entre la realidad y el sueño (o el más allá), los espíritus acudirán a las invocaciones voluntarias o involuntarias (como en filme de Apichatpong Weerasethakul), la cámara se deslizará permanentemente con suavidad hacia los actores o alejándose de ellos como flotando (montada en dollys), y la paleta de colores tenderá a los evocativos azules a la menor provocación (en las secuencias ¿oníricas?). Bustamante, además, pone énfasis en la importancia del sonido, que nos permite experimentar desde el asedio al que están sometidos al interior de la casa, hasta la ofuscación que padecen por la noche aquellos a quienes por la noche, en esa casa, reciben de su pasado y de su conciencia, cuando menos. Y también es cuidadoso en extremo del planteamiento visual del espacio ahí dentro y del modo en que en él se mueven los personajes.

Carmen, la madre, parece un Gandalf confundido, que escupe comentarios frívolos o de plano tontos, debatiéndose entre la lealtad a su esposo o la emancipación tras la acumulación de humillaciones sufridas. Su voz parece desafinar dentro del coro actoral, pero su figura, su garbo, la severidad de su rostro, imponen. También ella parece un alma en pena. Con lo cual, en realidad, en esa casa parecen ser tres las ánimas que comparten ese estado, mientras que en el otro bando otras tres (Valeriana, Natalia y Letona, el guardia personal de Enrique), son quienes jalan el relato para mantenerlo en el terreno de lo real; Sara, la niña, queda atrapada entre esos dos mundos que se escarcean, que conviven como dentro de un tiempo que por momentos se congela y en otros se expande hacia el tiempo que ya fue.

En algunos de los países de América Latina los crímenes humanitarios de los últimos 50 años fueron cometidos por gobiernos de izquierda, mientras que en otras naciones fueron los regímenes orientados a la derecha los culpables. Existe claridad geográfica en la política sobre quiénes se excedieron en sus atribuciones y a quiénes se les deben cobrar las cuentas. En México, en cambio, se ha venido a complicar el recuento de la historia pues quienes supuestamente hoy desde el gobierno deberían reivindicar las luchas y los agravios del pasado (principalmente a fines de los sesenta y principios de los setenta, pero incluso todavía durante los ochenta, cuando un gobierno asumido como heredero de la Revolución perseguía, amedrentaba e incluso mataba a opositores tanto de derecha como de izquierda), en aquel largo “entonces” fueron, precisamente, parte del gobierno represor (de izquierdas y de derechas). Después, enarbolando banderas de la izquierda que en buena medida le son ajenas, engatusaron a buena parte de los simpatizantes de la izquierda que hoy los apoyan y defienden; un chiste cruel de severas consecuencias. En Guatemala, gracias a filmes como La llorona de Jayro Bustamante, no solo se puede reflexionar colectivamente sobre la trascendencia de revisar las cuentas pendientes del pasado como posibilidad única para una eventual reconciliación sino que, al hacerlo con la autoridad, la creatividad, el carácter esperanzador y la galanura artística de este filme, se coloca al cine como el depositario de la memoria colectiva de una nación que renuncia a olvidar. Porque es cada vez más evidente que el olvido encuentra, siempre, inexorablemente, sus caminos para hacerse recordar y, sí, también, revivir.

@SirPon20

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
La Paloma y el Lobo
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Sundown
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Trailer. Primer avance de ‘Cómprame un...


EN PANTALLA
Una niña maravillosa


NOTAS
10 destacados filmes latinoamericanos...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
1 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Noche de fuego
    La desesperanza y el desamparo en el México actual en el filme de Tatiana Huezo.
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • Sundown
    Michel Franco lanza otro incisivo ataque a la burguesía, desde Acapulco.
  • El 65 BFI London Film...
    Los mejores filmes de los mejores festivales reunidos en Londres.
  • Secuelas del 9/11 (fuera de...
    En el TOP 10 más triste jamás hecho por nosotros, exploramos como la vida cambió, para mal, alrededor del mundo.
  • Septiembre 11
    El realizador británico, abre heridas y revisa con su segmento del documental 11'09''01 - September 11 (2002), un fragmento de la historia,...
  • Nuevo orden
    Michel Franco siembra el terror en Ciudad de México.
  • Behind the scenes del behind...
    EnFilme estuvo presente en el backstage del concierto de Public Image Ltd., con John Lydon.
  • Borges y el cine
    Jorge Luis Borges tenía opiniones fuertes sobre el cine, sobre Chaplin, Marlene Dietrich y von Stenberg.
  • El castillo de la pureza
    La historia planteada en El Castillo de la pureza y las resonancias simbólicas que vocifera con ahínco han encontrado en este...
 
 
 
 
 
enfilme © 2021 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad