Reseña, crítica Miss Bala - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Miss Bala
Miss Bala
 
México / EE.UU.
2011
 
Director:
Gerardo Naranjo
 
Con:
Stephanie Sigman, Irene Azuela, Jose Yenque
 
Guión:
Gerardo Naranjo, Mauricio Katz
 
Duración:
113 min.
 

 
Miss Bala
Publicado el 10 - Sep - 2011
 
 
El miedo es lo que le va menguando las fuerzas. Naranjo recurre a una propuesta realista, sobria y atmosférica para dejárnoslo saber. - ENFILME.COM
 
por Sofia Ochoa Rodríguez

¿Qué camino hay que recorrer para zanjar la brecha que existe entre quienes se encuentran en las periferias del crimen y quienes lo practican como forma de vida? La ruta que Gerardo Naranjo plantea en su cuarto largometraje, Miss Bala, es de entrada bastante corta. Se sitúa en el norte de México donde ya de por sí los círculos de afectación del crimen son cerrados. Su personaje principal Laura Guerrero (Sigman) se ve implicada en una redada criminal en un antro por seguir a su amiga Azucena (Lakshmi Picazo). Nada es azaroso: Laura sigue a Azucena porque quiere que la ayude a conseguir unos zapatos; Azucena va al antro atraída por el poder de sus acompañantes que, entre otras cosas, “tienen contactos” que las pueden ayudar a escalar en el concurso de belleza al que acaban de entrar. Todo desemboca en la desaparición de su amiga y en el quedar a la merced y voluntad de un grupo de criminales liderado por Lino Valdez (Hernández).

Laura inicia la película deseando fama y dinero. Ambos los obtiene a costa de ella misma. No está claro si su paulatino despojamiento se trata de una caída o una desubicación; si su alma estaba predispuesta a ser carcomida por un valor tan vacío como el dinero o si el miedo y el no encontrarle salida a su situación es lo que la hace actuar con resignación y automatización.

Lo que sí está claro es que ha arribado al infierno. Durante los 113 minutos que dura el filme, lo vemos todo a través de sus ojos. El miedo es lo que le va menguando las fuerzas. Naranjo recurre a una propuesta realista, sobria y atmosférica para dejárnoslo saber. Se toma su tiempo a través de largas secuencias para que experimentemos junto con Laura, en algunas secuencias de manera más exitosa que en otras, lo lúgubre y amenazante de su entorno, ya sea mostrando la sordidez del baño mientras la cámara la sigue, encuadrando de un lado su cara de angustia reflejada en el espejo y del otro a los criminales bajando como arañas de las paredes; con un excelente diseño de sonido que permite que sin necesidad de mostrar sintamos la presencia de la amenaza; con una sofisticada e inteligentemente coreografiada secuencia de acción en la que trocas, armas, soldados y las balas que vuelan de un lado a otro le perdonan la vida, o desarrollando una relación tortuosa pero silenciosa entre víctima y victimario. El resultado es una genuina sensación de desesperación.

Naranjo apostó por una narrativa apegada a la realidad en gran medida para alejarse de los clichés explotados por el cine de narcotráfico. El realismo lo aleja del thriller hollywoodense y del intento fársico –maniqueo y manipulador en el caso deEl infierno (2010)– de volver crítico lo cotidiano a través de la caricatura. Varias veces ha dicho que no quiso retratar a narcotraficantes con cadenas y botas. Sus criminales son personas mucho más sencillas, soldados del diablo pero con dejos de humanidad. Lino, por ejemplo, el líder de la banda, jamás golpea, tortura o viola a Laura; su relación sadomasoquista es mucho más compleja. La protagonista no es una mera víctima de las circunstancias o de la falta de empleo o de la corrupción. No hay simplificaciones morales, por lo tanto pareciera que tampoco hay moralinas.

Al haber optado por la austeridad en los diálogos, las actuaciones y el diseño de producción, llama la atención la decisión de mantener la cámara constantemente en movimiento. El contraste entre cámara y demás elementos puede distanciar por momentos al espectador, despojarlo del deseado realismo y, más importante aún, alejarlo de conclusiones que exploren más allá del “sentimiento”. Aunque entendamos la secuencia de eventos que empujan a Laura a ser Miss Bala, no es tan fácil discernir por qué su alma tenía la moldura para encajar con tan poca resistencia en esa muerte en vida, en esa cosificación de su existencia; no se sugiere siquiera cómo es que ese ecosistema se sostiene.

La insinuación de ambientes, la transmisión de sentimientos sin anclajes a detalles explicativos que atisben las razones de todo este caos es una constante en la película. Naranjo señala el crimen, que por cierto todos conocemos, no los culpables, no las razones. Eso implicaría intervenir –y no solo mirar– en los asuntos públicos. Sí hay, sin embargo, un anzuelo al comentario fácil lanzado en los créditos finales, donde se nos da noticia de cuántas personas han muerto en México los últimos años como consecuencia del narcotráfico (cuando había evitado hasta ese momento hacer una asociación directa con la droga). La simplificación numérica de los más de 30 mil muertos como consecuencia del narcotráfico desde 2006 –que además no acota que el 90 por ciento de esos muertos son precisamente narcotraficantes– es una traición a la complejidad de la película. Como si su recato y densidad fílmicos requirieran un dato fácil para que, ahora sí, el público se involucre y entienda qué tema está tratando. No era necesario. En la cultura basta con serse fiel a sí mismo para hacer crítica política.

Lo anterior no es una falla tan evidente como sí lo es, por ejemplo, el cambio de acento de Laura –de norteña pobre a fresa de la Roma– en un par de secuencias. De cualquier forma, Naranjo ha mostrado un claro avance en su técnica narrativa y su oficio como cineasta de película en película. Y es por eso que, pese a este vacío explicativo, por muy consciente que haya sido, existen las bases para pensar que puede dar otro gran paso en el futuro. Mientras tanto habrá que contemplarnos en este espejo, que hasta ahora es el más nítido que nos ha ofrecido la cinematografía nacional.


 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Don gato y su pandilla
SIGUIENTE
EN PANTALLA
La caza
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video: 120 años de la historia del cine...


NOTAS
Gloria, la película: la verdadera...


NOTAS
FICCI 2017: Programación del 57º...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
1 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad