Reseña, crítica Noah - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Noé
Noah
 
Estados Unidos
2014
 
Director:
Darren Aronofsky
 
Con:
Russell Crowe, Jennifer Connelly, Emma Watson, Anthony Hopkins, Ray Winstone, Logan Lerman
 
Guión:
Darren Aronofsky, Ari Handel
 
Fotografía:
Matthew Libatique
 
Edición:
Andrew Weisblum
 
Música
Clint Mansell
 
Duración:
135 min.
 

 
Noah
Publicado el 21 - Mar - 2014
 
 
  • Darren Aronofsky consolida, luego de tres décadas, un sueño que tenía desde los trece años cuando Noé se convirtió en su santo patrón. Impulsado por una profesora, en una de sus tareas escolares, Darren  escribió ?The Dove?, un poema ?cuyo tema central era la paz? sobre la paloma que sale de la mítica arca y regresa con la rama de olivo como mensaje de salvación y esperanza. El poema ganó un concurso de las Naciones Unidas, acontecimiento que generó fe y confianza en las posibilidades creativas de aquel niño.  - ENFILME.COM
  • Darren Aronofsky consolida, luego de tres décadas, un sueño que tenía desde los trece años cuando Noé se convirtió en su santo patrón. Impulsado por una profesora, en una de sus tareas escolares, Darren  escribió ?The Dove?, un poema ?cuyo tema central era la paz? sobre la paloma que sale de la mítica arca y regresa con la rama de olivo como mensaje de salvación y esperanza. El poema ganó un concurso de las Naciones Unidas, acontecimiento que generó fe y confianza en las posibilidades creativas de aquel niño.  - ENFILME.COM
  • Darren Aronofsky consolida, luego de tres décadas, un sueño que tenía desde los trece años cuando Noé se convirtió en su santo patrón. Impulsado por una profesora, en una de sus tareas escolares, Darren  escribió ?The Dove?, un poema ?cuyo tema central era la paz? sobre la paloma que sale de la mítica arca y regresa con la rama de olivo como mensaje de salvación y esperanza. El poema ganó un concurso de las Naciones Unidas, acontecimiento que generó fe y confianza en las posibilidades creativas de aquel niño.  - ENFILME.COM
  • Darren Aronofsky consolida, luego de tres décadas, un sueño que tenía desde los trece años cuando Noé se convirtió en su santo patrón. Impulsado por una profesora, en una de sus tareas escolares, Darren  escribió ?The Dove?, un poema ?cuyo tema central era la paz? sobre la paloma que sale de la mítica arca y regresa con la rama de olivo como mensaje de salvación y esperanza. El poema ganó un concurso de las Naciones Unidas, acontecimiento que generó fe y confianza en las posibilidades creativas de aquel niño.  - ENFILME.COM
  • Darren Aronofsky consolida, luego de tres décadas, un sueño que tenía desde los trece años cuando Noé se convirtió en su santo patrón. Impulsado por una profesora, en una de sus tareas escolares, Darren  escribió ?The Dove?, un poema ?cuyo tema central era la paz? sobre la paloma que sale de la mítica arca y regresa con la rama de olivo como mensaje de salvación y esperanza. El poema ganó un concurso de las Naciones Unidas, acontecimiento que generó fe y confianza en las posibilidades creativas de aquel niño.  - ENFILME.COM
  • Darren Aronofsky consolida, luego de tres décadas, un sueño que tenía desde los trece años cuando Noé se convirtió en su santo patrón. Impulsado por una profesora, en una de sus tareas escolares, Darren  escribió ?The Dove?, un poema ?cuyo tema central era la paz? sobre la paloma que sale de la mítica arca y regresa con la rama de olivo como mensaje de salvación y esperanza. El poema ganó un concurso de las Naciones Unidas, acontecimiento que generó fe y confianza en las posibilidades creativas de aquel niño.  - ENFILME.COM
 
por Luis Fernando Galván

Por Luis Fernando Galván (@luisfer_crimi)

Aseverar que Noah (2014) es la obra más personal de Darren Aronofsky genera desconcierto, principalmente si se toma en cuenta la trayectoria de un realizador que debutó con Pi (1998) y dirigió Requiem for a Dream (2000). Ambos son filmes independientes –el primero, de muy bajo presupuesto  y en blanco y negro– que comparten un estilo visual basado en planos cortos y cerrados, y tomas extremas de acercamiento sobre personajes que, ya sea por necesidad, obsesión o adicción, consumen medicamentos, píldoras y drogas para sentirse aliviados ante un entorno que les resulta abrumador. Posteriormente realizó The Wrestler (2008) y Black Swan (2010), donde emplea largas tomas que siguen por la espalda a los personajes hacia sus respectivos espacios. El primero, un decadente luchador hacia el cuadrilátero; la segunda, una obsesionada bailarina de ballet hacia el escenario. Ahora, producida por los grandes estudios de Hollywood y con un gran presupuesto, Aronofsky consolida, luego de tres décadas, un sueño que tenía desde los trece años cuando Noé se convirtió en su santo patrón. Impulsado por una profesora, en una de sus tareas escolares, Darren  escribió “The Dove”, un poema –cuyo tema central era la paz– sobre la paloma que sale de la mítica arca y regresa con la rama de olivo como mensaje de salvación y esperanza. El poema ganó un concurso de las Naciones Unidas, acontecimiento que generó fe y confianza en las posibilidades creativas de aquel niño.

El pasaje bíblico relata cómo Yavé, al ver la maldad del hombre, se arrepiente de haberlo creado y decide destruirlo. Para ello le pide a Noé, un hombre bondadoso, que construya un arca de madera de ciprés y le da instrucciones precisas para conservar a todas las especies sobre la tierra porque durante cuarenta días y cuarenta noches exterminará a todos los seres que creó. La adaptación al cine de un breve relato requiere la introducción de otros elementos para adornar la obra cinematográfica, pero también, para hacerla cercana al público de hoy, sin importar las creencias religiosas que los espectadores puedan tener.

El guión, escrito por Aronofsky junto con su amigo y colaborador, el neurocientífico, Ari Handel (The Fountain, 2006), narra la misión que debe llevar a cabo Noé (Russell Crowe). Él vive con su esposa, Naama (Jennifer Connelly), y sus tres hijos –Sem (Douglas Booth), Cam (Logan Lerman) y Jafet (Leo McHugh Carroll)– en una zona árida. Un mundo hostil abrazado por la tierra seca y agrietada, cobijado por un cielo gris y sombrío que no da agua, y marcado por la violencia y la barbarie; hombres entregados al salvajismo, cuya única razón para vivir, y sobrevivir, es la crueldad. Pero Noé es distinto a los demás, y desde el inicio, Aronofsky diseña a su héroe como luchador –que conoce diversas técnicas de combate–, curandero, recolector de semillas y protector de los animales. Es una especie de ambientalista que le recuerda a su pequeño hijo, Cam, que sólo debe tomar de la naturaleza lo necesario. Además del Antiguo Testamento, otras fuentes nutren el filme; como el Libro de Enoc o la versión de los sumerios respecto a la historia del diluvio, donde –en lugar de mantener un diálogo directo con Dios como se describe en la Biblia– Noé recibe visiones, a manera de sueños, que anuncian el inminente fin de la tierra. La primera de estas visiones es visualmente poderosa; en tonalidades grises y azules sombríos, Noé es tragado por las interminables olas; yace en el fondo del mar e intenta escapar de los cadáveres que lo rodean, todo esto acompañado por la escalofriante banda sonora de Clint Mansell (Requiem for a Dream, 2000; Black Swan, 2010), interpretada por Kronos Quartet, cuyos violines producen sonidos estruendosos asociados a una atmósfera de peligro e impaciencia. Noah ofrece una experiencia sonora dinámica que busca sumergir al espectador en las aguas del exterminio.

Si el hombre quiere sobrevivir, tiene que terminar con el sufrimiento infligido al planeta y tratar al mundo con misericordia. Sin embargo, nadie escucha, y parece ser demasiado tarde. Noé emprende un viaje a la montaña donde vive su abuelo, Matusalén (Anthony Hopkins), para recibir consejos sobre sus visiones. Convencido de que no hay manera de evitar la destrucción, Noé se dispone a cumplir la misión que Dios le ha encomendado. Recibe una semilla mágica por parte del sabio anciano; la tierra árida florece, y lo que antes era un inmenso desierto ahora es un frondoso bosque. La secuencia se asemeja a una de las resoluciones de The Fountain (2006); aquella donde Tomás (Hugh Jackman), el soldado español al servicio de la reina Isabel (Rachel Weisz), al encontrar el “árbol de la vida”, consume la savia de éste para sanar una herida, pero al excederse, las flores y hojas brotan rápidamente hasta llenar su cuerpo y enterrarlo junto al preciado árbol. Con la distancia de los años, The Fountain se ve como un entrenamiento para Noah. En el filme de 2006, también hay referencias al Génesis, aunque el tema está orientado a la búsqueda de la inmortalidad. En ambos está presente un estilo visual con colores intensos (amarillos y naranjas en The Fountain; azules, grises y verdes en Noah), secuencias de batallas épicas, y cámara fija que con planos abiertos y efectos visuales para exhibir la majestuosidad de los escenarios míticos.

Noé dispone de los árboles suficientes para obtener la madera y construir el arca. Además, cuenta con la ayuda de “Los Vigilantes”, seres de piedra, con seis brazos, que miden poco más de doce metros. Éstos son descritos como ángeles que bajaron del cielo para ayudar a la humanidad concediéndoles las maravillas del conocimiento: el estudio de las estrellas, el uso del fuego y el manejo del metal. Uno de ellos, mediante flashbacks, le relata a Noé su trágica historia: cuando la humanidad empleó los saberes para construir armas de guerra y herramientas de devastación ambiental, Dios los desterró del paraíso y los colocó en la tierra. Aunque parecen seres de un mundo fantástico más cercano a El señor de los anillos, lo cierto es que son mencionados como gigantes o titanes en el Antiguo Testamento [Génesis 6:4 y el Libro de los Números 13:33]. Incluso, en la tradición judía son conocidos como “nefilim”.

Históricamente, los artistas han ignorado los detalles estructurales del arca que se especifican en el relato bíblico. En las primeras pinturas cristianas, encontradas en las catacumbas romanas, el arca es una especie de ataúd; en el arte medieval, una casa flotante; y en el Renacimiento, un barco de la época. Aronofsky es fiel a las dimensiones de la construcción (150 metros de longitud, 25 de ancho y 15 de altura), y más que una enorme embarcación, se trata de una monumental caja que funciona como fortaleza para proteger a las especies. Está compuesta de tres niveles. El primero con una puerta central para los mamíferos; las rampas inclinadas laterales  que conducen al segundo, para los reptiles; y el superior, para las aves. La llegada de los animales –todos ellos realizados digitalmente– es mostrada en una secuencia llena de movimiento que abarca toda la pantalla; desde los que se arrastran hasta los que vuelan, todos desfilan apaciblemente e ingresan a la urna que les dará la salvación.

El arca es también refugio para la familia de Noé; todos se muestran comprometidos con el jefe. No obstante, Cam, al ser consciente de la situación que se avecina, está preocupado por su soledad. Mientras su hermano mayor, Sem, está enamorado de Ila (Emma Watson) –hija adoptiva de Noé y Naama–, él y Jafet no tienen mujeres, y aunque están destinados a salvarse, no podrán tener descendientes. La desesperación del joven entra en fuerte conflicto con la postura de Noé: “Esta labor es más grande que nuestros deseos”, le dice el padre al hijo. La rivalidad es aprovechada por Tubal (Ray Winstone) –descendiente de Caín, el hijo de Adán que asesinó a su hermano, Abel–, quien aconseja al joven para que atente contra la vida de su padre. Ante la actitud de Cam, Noé comprende que ha sido muy egoísta, pero no por prohibirle buscar una esposa, sino por pensar que él y su familia son distintos a los demás. La maldad también habita en ellos. Sem es controlado por el deseo; Cam, por la codicia; Jafet, por el placer. Noé se convierte en un iracundo hombre; colérico e indignado por las acciones de los seres humanos. Ahora, no sólo está convencido, sino obsesionado con ejecutar la tarea que le encomendó el Creador: la humanidad debe extinguirse. Un mundo viejo, pervertido y putrefacto debe desaparecer bajo las aguas, para que sea sustituido por un mundo nuevo, virgen e inocente.

Aunque el filme retoma la anécdota bíblica sobre el exterminio de la raza humana debido a que los hombres atentaron unos contra otros, Aronofsky adopta una postura ambientalista. Sugiere que el diluvio es la venganza de Dios por el daño que el hombre le ha causado al medio ambiente. Al plantear este escenario pavoroso, resulta incongruente que las sequias y el calor extremo sean consecuencia del calentamiento global generado por el hombre neolítico que está lejos de la revolución industrial y mecanismos de la modernidad que generan grandes emisiones del “malvado” carbono. La única manera de preservar el mundo es mediante la aniquilación de la raza humana. Como si únicamente el hombre fuera una amenaza; se olvida de los volcanes, los terremotos, los tsunamis, los huracanes, y todos aquellos fenómenos naturales. En este sentido, la adaptación de Aronofsky resulta manipuladora al intentar que su lectura –una que está a favor del cuidado y la preservación del medio ambiente– se apegue completamente al relato original. Pretende que la Biblia “diga” lo que él quiere decir, cuando el pecado que provocó el juicio del diluvio no fue la violencia contra el medio ambiente, sino la violencia en contra de Dios, de su imagen como hombre.

Sin embargo, también debe reconocerse que la descontextualización de la fuente original pretende generar un discurso dirigido al público de hoy en día. Decisión osada por parte del director, un hombre perteneciente a la posmodernidad donde “todo lo sólido se desvanece en el aire”; las certezas de un día se convierten en incertidumbres al siguiente, y se adopta un estilo de vida asociado a la incongruencia cotidiana. La idea clave consiste en “salir de las profundidades del tiempo”. Noah no es el retrato de una época histórica determinada. El mundo que habita Noé es un escenario apocalíptico, de desesperación; puede incluso no ser terrenal. Todo ello es un vehículo para una lección moral en torno a la figura de un hombre bondadoso, que se obsesiona con la tarea que le encomendaron (no puede entender por qué, si toda la humanidad está destinada a perecer, él y su familia deben salvarse), que sabe que fue elegido porque cuenta con la fuerza de voluntad para ejecutar la misión, que se vuelve obscuro, vengativo, capaz de atentar contra la vida de los suyos, y, que al final, debe tomar una resolución drástica, pues Dios ha depositado decisión en sus manos. Todo es, también, una prueba para Noé, para saber si es digno de la confianza de su Creador. Un dilema moral que tiene ecos de Abraham y el sacrificio de su hijo Isaac. 

Spoliler Alert

Resguardado en el arca, Noé es asfixiado por la idea de exterminar a su raza. Sólo espera que el diluvio termine, salvar a los animales, y dejar que el tiempo pase hasta que él y su familia mueran sin descendencia alguna. Sus hijos tendrán que enterrarlo a él y a su esposa, y entre hermanos deberán enterrarse para poner fin a la plaga. Sin embargo, Ila –mujer estéril debido a un accidente sufrido de niña, pero que gracias a la cura otorgada por Matusalén antes de subir al arca recupera el don de la concepción de la vida– le confiesa a Noé que espera un hijo de Sem. Al ver esto como una amenaza y la imposibilidad de cumplir la misión, el hombre enfurecido sentencia que si es niño lo dejará vivir, pero que si es niña, deberá matarla. Ila da a luz a dos niñas. Noé se acerca, y a punto de cometer el infanticidio con una daga, se arrepiente, alegándole a Dios –aunque éste nunca se lo haya pedido– que es incapaz de cometer tal acto. Mientras el de Abraham era un acto de fe (Dios le pidió que sacrificara a su hijo), el de Noé apela más a la locura. Su trastorno lo lleva a confundir los objetivos, y de manera oportunista ve en el mandato divino la posibilidad de una venganza personal. Noé ha otorgado el perdón a los humanos. Pero ya en tierra firme; agobiado por su actitud y avergonzado de sus actos, se emborracha. Se retoma el pasaje bíblico cuando su hijo Cam lo ve borracho y desnudo. Y aunque en el filme no se muestra la maldición sobre Cam, éste emprende la huida y se aleja de su familia.

A diferencia de sus otros antihéroes (el matemático de Pi, la aficionada a la televisión de Requiem…, el científico de The Fountain, el luchador y la bailarina) que viven confundidos, alterados y trastornados, por primera vez Aronofsky redime a uno de sus personajes. Le otorga la salvación a Noé, y aunque el desenlace es una salida fácil –el protagonista se arrepiente y en un abrir y cerrar de ojos, alejando la maldad de él– el realizador norteamericano muestra a su héroe bíblico como una figura contraria a Adán. Mientras éste con su pecado originó el sufrimiento y la esterilidad de la tierra; Noé, por su bondad, trae alivio y consuelo al mundo.

Fin del spoiler

Al ejecutar el ejercicio de adaptación, Aronofsky busca aproximarse a las problemáticas del ser humano en momentos de crisis. Las libertades artísticas son inevitables cuando una historia se transfiere de un medio a otro. Lo que Aronofsky ha hecho es similar –en cuanto a modificar el texto original y proponer dos exploraciones, una personal y otra compartida– a lo realizado por Rembrandt cuando él mismo aparece en su cuadro La elevación de la cruz (1633). La Biblia, evidentemente, no menciona que Rembrandt estuvo ahí levantando la cruz en compañía de los verdugos, pero el artista buscaba expiar sus pecados y manifestarse a favor de la Reforma protestante; hoy en día, los cristianos que viajan a Múnich no tienen la intención de boicotear el recinto museístico que exhibe la obra porque se perderían la oportunidad de experimentar las sensaciones de culpa y sacrificio. Al igual que otras expresiones artísticas, como la pintura y la escultura –que tienen una larga trayectoria en la representación e interpretación de pasajes bíblicos–, Noah requiere una oportunidad para saber qué tan próximos nos sentimos ante un discurso que aborda la compasión y misericordia humana. 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
The Lunchbox
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Renoir
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


EN PANTALLA
¿Qué pasó ayer? 2


NOTAS
Video: Nuevo y definitivo trailer de...


NOTAS
Arrestan a acosador de Jennifer Lawrence
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
3 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad