Reseña, crítica Otra ronda (Druk) - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Druk (Another Round)
Otra ronda (Druk)
 
Dinamarca
2020
 
Director:
Thomas Vinterberg
 
Con:
Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Magnus Millang, Lars Ranthe
 
Guión:
Thomas Vinterberg, Tobias Lindholm
 
Fotografía:
Sturla Brandth GrØvlen
 
Edición:
Janus Billeskov Jansen y Anne Østerud Duración:
117 min.
 

 
Otra ronda (Druk)
Publicado el 11 - Mar - 2021
 
 

Vinterberg dice a los adultos, cuarentones, que la vida masculina se aligera en el interior con unos tragos. - ENFILME.COM
 

Ve aquí la conversación de Guillermo del Toro con Thomas Vinterberg y Mads Mikkelsen sobre Druk

Por: Víctor Rivas (@Victor_Rivas)

Si una película inicia con “¿Qué es la juventud? Un sueño ¿Qué es el amor? El contenido de un sueño”, reflexiones firmadas por el filósofo danés SØren Kierkegaard, es presagio de algo sacudidor. Así abre Druk (2020); su director, Thomas Vinterberg, regresa al alcohol y la fiesta que nos había encandilado con su gran Festen (1998).

Martin (Mads Mikkelsen), el profesor de Historia contemporánea de una prepa pública danesa, se ha quedado vacío, sin historia, sin decir nada que motive o apasione a sus alumnos, quienes, a su vez, están en ese punto natural e importantísimo de sus vidas: beber hasta perderse o beber hasta volver a perderse, es su encomienda. Martin y sus 3 colegas cuarentones han decidido experimentar con el alcohol, pero de modo científico. Acuden a sus clases con un par de copas encima para meterle un poco de chispa y emoción a sus cátedras, bueno, con tres, cuatro… o más. Pronto, como es natural, recuperan ese ánimo cándido que da la copita. Retoman su joie de vivre en plena aula, los alumnos se animan, nadie sospecha nada, además, es un gran momento, pues es ya el fin del curso y todos se irán a la universidad, solo que deben aprobar sus últimos exámenes. Cada uno de los 4 profesores participantes del experimento etílico moja en extensión las vidas de sus familias. Es en Martin en quien la angustia de la vacuidad, el dolor de haber fallado, de no ser el que quiso ser o el que dijo que sería, lo sobrecoge. Su esposa y sus hijos le dan la espalda y él cae en una adolescencia tardía. El juego revienta y se impone trágicamente.

“Toma un trago (de vodka), pero no lo conviertas en un hábito”, recomienda a escondidas el profesor de música a un estudiante quien está a punto de presentar su examen oral de filosofía, con él mismo como sinodal, acerca de Kierkegaard; el chico, envalentonado, desinhibido, explica el famoso concepto de la angustia del filósofo: un ser humano es una síntesis del espíritu y el cuerpo, el concepto de angustia muestra cómo un ser humano afronta la noción de fallar y la de haber fallado, debes aceptarte a ti mismo como un ser humano falible para así amar a los demás y la vida. Ahí el quid de la idea que Vinterbeg deja caer sobre su personaje principal: Martin debe recuperar esa angustia, pero llevarla a la habitación abierta de la aceptación de haber fallado; debe equilibrar el cuerpo y el espíritu. Y así sucede. Martin se gradúa junto con sus alumnos, se descubre nuevo, vivo.

Todo se corona cuando suena ese himno juvenil y rozagante que es What a Life del grupo de technopop danés de Scarlet Pleasure: Martin es poseído por Dioniso, brinca, baila, bebe, besa, brinda, baja, como esa opción B (Baco) que todos tenemos cuando el plan A (Apolo) no funciona; Martin se deja abrasar por la fuerza ardiente y sentido del desfogue e ímpetu frenéticos, sube, sonríe, canta borracho ya no de angustia, de bienestar, es el dios tracio en tierras de Hamlet angustiado, pero feliz.

Vinterberg dice a los adultos, cuarentones, que la vida masculina se aligera en el interior con unos tragos. La obra se corre desde las perspectivas de hombres de familia, clase medieros, sin pretensiones: un historiador, músico, un psicólogo y el profe de deportes; todos duelen, pero siguen, se aguantan -eso creen- como machos latinos (vikingos), pero necesitan un placebo, la crisis de los cuarenta se la van a tomar agitada, no revuelta.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Nuevo orden
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Corpus Christi: pastor o impostor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Berlinale 2019. François Ozon, Fatih...


A ESCALA
No quiero volver solo


CARTELERA
LIFE: Vida Inteligente
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
0 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • A morir a los desiertos
    Me dan ganas de llorar
  • Inauguración del Costa Rica...
    Con la presencia de Kelly Reichardt, inauguró la quinta edición del Costa Rica Festival Internacional de Cine, en el centro de San...
  • La favorita
    Reseña: Dada la fascinación del cineasta griego, Yorgos Lanthimos, por las formas barrocas de la crueldad, la corte real...
  • Bob Dylan y su relación con...
    Después de ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura, revisamos la relación del compositor, músico y cantante...
  • Inception: Filmando la...
    El director Christopher Nolan y el supervisor de efectos especiales, Chris Corbould, hablan sobre los mecanismos empleados para filmar la escena...
  • KLIP
    La protagonista de Klip convive entre la extrema pobreza que la rodea y el culto a la imagen.
  • Otra ronda (Druk)
    Vinterberg dice a los adultos, cuarentones, que la vida masculina se aligera en el interior con unos tragos.
  • Dulces sueños, mamá
    Reseña: La película austriaca, 'Dulces sueños, mamá', es una propuesta de terror psicológico que le da un...
  • Madres memorables en el cine
    Vistas por Polanski, von Trier, Sokurov, Almodóvar, Bergman, Ramsay... 10 madres entregadas, perversas, desobligadas, seductoras, de todo.
  • La Paloma y el Lobo
    Carlos Lenin construye una propuesta visual evocativa, no de la que tiende al preciosismo estéril, sino de la que dignifica lo que retrata.
 
 
 
 
 
enfilme © 2021 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad