Reseña, crítica Repugnante - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Filth
Repugnante
 
Reino Unido - Alemania - Suecia
2013
 
Director:
Jon S. Baird
 
Con:
James McAvoy, Jamie Bell, Eddie Marsan, Imogen Poots, Emun Elliott
 
Guión:
Jon S. Baird, Irvine Welsh (novela)
 
Fotografía:
Matthew Jensen
 
Edición:
Mark Eckersley
 
Música
Clint Mansell
 
Duración:
97 min.
 

 
Repugnante
Publicado el 26 - Nov - 2015
 
 
  • Reseña: Repugnante camina sobre una delgada línea entre el entretenimiento grotesco, la perversión y la inestabilidad mental del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Repugnante camina sobre una delgada línea entre el entretenimiento grotesco, la perversión y la inestabilidad mental del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Repugnante camina sobre una delgada línea entre el entretenimiento grotesco, la perversión y la inestabilidad mental del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Repugnante camina sobre una delgada línea entre el entretenimiento grotesco, la perversión y la inestabilidad mental del personaje.  - ENFILME.COM
  • Reseña: Repugnante camina sobre una delgada línea entre el entretenimiento grotesco, la perversión y la inestabilidad mental del personaje.  - ENFILME.COM
 
por Luis Fernando Galván

Repugnante (Filth 2013) cumple la promesa de su título de manera gráfica, explícita y visceral, así como la novela en la que se basa –escrita por el escocés Irivine Welsh– lo logró hace poco más de 15 años cuando fue publicada en el Reino Unido en 1998. Quizá, la versión cinematográfica pudo haber sido más sucia y pútrida, pero el realizador británico, Jon S. Baird (Cass, 2008), es capaz de recuperar el caos emocional, la atmósfera de libertinaje y el atrevido tono de humor negro presentes en la fuente original para que el filme, afortunadamente, se erija en un tono más cercano a la odisea de los adictos a la heroína de Trainspotting (Danny Boyle, 1996) que a las otras traducciones fílmicas menos acertadas como The Acid House (Paul McGuigan, 1998) y Ecstasy (Rob Heydon, 2011).

Bruce Robertson (James McAvoy), un detective intensamente misántropo, es asignado para conducir las investigaciones y resolver el caso de un asesinato cometido contra un migrante japonés en Edimburgo, cuyos paisajes urbanos son capturados por el cinefotógrafo Matthew Jensen (Game of Thrones, 2011) con tonalidades frías para enmarcar la atmósfera invernal y destacar las calles oscuras y sórdidas de la ciudad escocesa. El brutal acontecimiento es visto por Bruce como una oportunidad para obtener un ascenso y recuperar a su esposa, Carole (Shauna Macdonald), y su hija, Stacey (Megan Finn). Para ello, el hombre maquina una serie de enredos e inventa planes malévolos para despertar envidias, odios y rencores entre sus colegas. Cuando Bruce está cada vez más cerca de lograr su objetivo, su adicción al sexo, el alcohol y a la cocaína provocan que pierda el contacto con la realidad, sumergiéndose en constantes episodios de alucinaciones.

Baird logra confeccionar una película que retrata con precisión la imprevisibilidad del estado atormentado de Bruce. Esto permite que James McAvoy entregue, con bravura y entusiasmo, un portentoso rendimiento; el actor comprende física y psicológicamente las fortalezas y debilidades del detective. Es una delicia verlo apropiarse de la personalidad lasciva e indecente del personaje ya sea en la lujuria por el sexo, la decadencia provocada por las drogas, el estado festivo que asume cuando entra en contacto con el alcohol o la manera hipócrita y cínica en que va sembrando angustias y envidias entre sus colegas. A McAvoy lo acompaña un elenco entusiasta y comprometido; las odiseas y alucinaciones cotidianas de Bruce cobran mayor relevancia cuando entra en contacto con aquellos seres que lo rodean, principalmente con Bladesey (Eddie Marsan), un hombre millonario, honesto, noble, tímido e inseguro al que Bruce no dudará en fastidiar para lograr sus objetivos. También destacan Ray Lennox (Jamie Bell), el amigo y colega más cercano de Bruce, adicto a la cocaína y con severos traumas sexuales; y Amanda Drummond (Imogen Poots), una joven oficial de la policía, cuyo orden, responsabilidad y estabilidad emocional conforman el polo completamente opuesto a lo que encarna el protagonista.

Situado en medio de la temporada de Navidad, varios villancicos llenan la atmósfera sonora de las calles de Edimburgo, mientras que las bebidas alcohólicas abundan en todas las reuniones y encuentros que tienen los personajes. En este escenario, Bruce aprovecha para, sintiéndose orgulloso de su inmundicia, sadismo e intolerancia, afirmar que “nadie juega como yo”. Constantemente vemos al hombre deleitarse en su podredumbre moral y no duda en desafiar al espectador en varias ocasiones rompiendo la cuarta pared cuando dirige algunos guiños astutos e insolentes hacia el público. Él es un hombre lleno de rabia, pero siempre con una sonrisa cínica y desvergonzada haciéndole honor al festín de sucios, depravados y repugnantes actos que el título sugiere: inhalar cocaína, beber alcohol, fornicar con cualquier mujer, conforman una rutina que se repite hasta el hastío.

La violencia y la fantasía se entremezclan en las secuencias donde Bruce visita a su psiquiatra, el Dr. Rossi (Jim Broadbent), un afable hombre que en la mente del protagonista termina convirtiéndose  en un desquiciado médico con el cerebro hinchado y que no se cansa de exigirle a su paciente el consumo de exorbitantes cantidades de píldoras y medicamentos que producen cada vez más intensas y crueles alucinaciones. A los ojos del espectador, en primera instancia, esto puede parecer una serie de bufonadas y extravagancias, pero la intención de estas secuencias consiste en producir múltiples efectos en el espectador que oscilan de la diversión al horror, pasando por el desprecio y la compasión.

El ritmo frenético del filme retrocede, y el director ofrece oportunas pausas que permiten el surgimiento de pequeños momentos dramáticos importantes para conocer la difícil relación que Bruce mantiene con su esposa, el afecto que siente por su hija, las posibles causas –más allá de la adicción a las drogas– de sus alucinaciones, la explicación de su desorden psicológico y el único momento de paz y calma cuando conoce a Mary (Joanne Froggatt), una joven viuda, cuya alma triste y solitaria le permite a Bruce explorar brevemente el arrepentimiento y la ternura. A pesar de poner en riesgo el compromiso de mantener el tono polémico y repugnante de la novela, Baird moldea el trayecto del protagonista desde una perspectiva compleja evitando caer en conclusiones  superficiales y simplistas respecto a la locura; el filme aborda las capas de la personalidad de Bruce que se acumulan paulatinamente conforme avanza el relato para preguntarnos: ¿Podemos preocuparnos realmente por el actuar tan retorcido de este personaje? Y para responder a ello, el otro acierto de Baird consiste en evitar el tono sentimental o redentor que podría tramposamente inducirnos a eximir, juzgar o simpatizar con el protagonista. Bruce encarna a la perfección el concepto de la traición: es un mal compañero de trabajo, es el esposo infiel que se acuesta con las mujeres de sus amigos y es el humilde joven que le dio la espalda a la comunidad minera en la que se crió. El director nos coloca en una situación incómoda porque el protagonista es un deleznable ser humano que se convierte en una persona más oscura y compleja, y cada vez es más difícil reírnos de los embrollos en los que está metido.

En última instancia, Repugnante camina sobre una delgada línea entre el entretenimiento grotesco, la perversión y la inestabilidad mental del personaje, balanceándose violentamente entre la comedia oscura y la fantasía sadomasoquista, que en sus mejores momentos logra cuestionar el vil y cruel abuso del poder en las relaciones humanas, así como las trágicas consecuencias del sentimiento de culpa retratando los vicios de un individuo que funciona acertadamente como sinécdoque de una sociedad decadente.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
El principito
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Pacto criminal
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Nymphomaniac, censurada en Rumania


EN PANTALLA
Titanes del Pacífico


NOTAS
Video. La figura del antihéroe en ‘Le...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
2 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
 
enfilme © 2022 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad