Retrato: David Fincher - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
  RETRATO
 
BIOGRAFÍA
David Fincher
 
 
Fecha de nacimiento:

28 de agosto de 1962

Denver, Colorado, EE.UU.



 
FILMOGRAFÍA
Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres
2011

La red social
2010

El curioso caso de Benjamin Button
2008

Zodiac
2007

The Game
1997

Seven
1995

David Fincher
Publicado el 11 - Feb - 2011
 
 
Fincher ha adquirido un talento técnico excepcional. Quizás el caso más representativo sea La habitación del pánico.   En este filme la cámara se mueve con soltura impresionante al tiempo   que dibuja la estructura de la casa donde se desarrolla la historia. - ENFILME.COM
 

Por Abel Cervantes

La filmografía de David Fincher es al mismo tiempo sorprendente e irregular. Por un lado ha realizado películas formalmente interesantes, abiertas a múltiples interpretaciones: Alien 3 (1992), Seven: Los siete pecados capitales (1995), El club de la pelea (1999), El juego (1997), Zodiaco (2007) y La red social (2010); por el otro, cuenta con trabajos complacientes y de poca trascendencia: El curioso caso de Benjamin Button (2008) o La habitación del pánico (2002).

Las tramas de sus cintas más complejas están conformadas por una estructura narrativa que cambia secretamente, hasta encontrar un tono totalmente distinto al que mostraban en el inicio; están configuradas por una sigilosa vuelta de tuerca. Seven: Los siete pecados capitales, por ejemplo, comienza con un viaje promisorio. El detective David Mills (Brad Pitt) y su mujer Tracy (Gwyneth Paltrow) llegan a Nueva York con el anhelo de formar una familia, pero el sombrío escenario y los misteriosos asesinatos que ocurren en la ciudad cambian para siempre sus vidas.

El filme muestra siete homicidios realizados por un hombre que firma como John Doe (Kevin Spacey), que son una crítica a la voracidad de la sociedad moderna. Cada muerte es una pequeña obra de arte que expone un reproche al exceso: la gula, la pereza, la avaricia… Pero la película no ofrece un comentario moral ni mucho menos. Por el contrario, difumina la frontera que divide el bien y el mal. El asesino no es un loco que mata por instinto animal: sus actos son discursos que adquieren coherencia al exponer los abusos que el humano comete sobre sus placeres y necesidades.

Este recurso se repite en el resto de la filmografía de Fincher. De hecho, en La red social, su película más reciente, que cuenta la historia de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, expone a través de un acertado ritmo de montaje –que intercala el presente y el pasado teniendo como telón de fondo la música de Trent Reznor– el juicio sobre el supuesto plagio de la idea que hizo multimillonario al protagonista y el tiempo en el que fue desarrollado el sitio web. El espectador, sin embargo, no tiene certezas, sino una serie de hechos que le dejan un sabor agridulce. ¿Zuckerberg es culpable o no? La respuesta no importa: la finalidad de Fincher es representar los matices que existen entre los supuestos extremos del bien y del mal.

Otro caso sobresaliente es Zodiaco, donde aparentemente se exhibe la historia del mítico asesino de San Francisco, que durante los setenta cimbró a la ciudad, pero en realidad se interesa en exponer las perturbadoras obsesiones de dos personajes que intentan capturar al criminal: el periodista Paul Avery (interpretado magníficamente por Robert Downey Jr.) y el caricaturista Robert Graysmith (Jake Gyllenhaal). El filme, inscrito en el cine negro, deconstruye los límites del género y entrega un desenlace devastador en el que no importa la identidad del asesino; los protagonistas han llegado a tal grado de ofuscación que han perdido cualquier punto de referencia con la realidad. El ritmo moroso y reflexivo produce una sensación de angustia que se contagia. Los protagonistas y el espectador quedan atrapados en un túnel sin salida, tal y como ocurre a David Mills en Seven.

El club de la pelea muestra el caso de un hombre enfermo de insomnio que, como parte de su terapia de recuperación, visita a un grupo de autoayuda. Sin embargo, descubre que el ejercicio es insuficiente y en su lugar se involucra en un grupo de peleas nocturnas ilegales. La trama encubre una verdad que se revela en la parte final. Por lo demás, Fincher ofrece un renovado discurso de la figura del doble que ha suscitado análisis extraordinarios, como sucede en “La violencia redentora”, ensayo del filósofo esloveno Slavoj Žižek sobre la violencia, el amor y el capitalismo a propósito de la cinta. Así lo explica: “La película es la historia de un hombre que está totalmente alienado, un insomne que está perdiendo el contacto con la realidad y luego trata desesperadamente de reconectarse. Primero, mediante una empatía del tipo ama-a-tu-prójimo, visita varios grupos de apoyo para gente que padece enfermedades graves (básicamente, una experiencia sádica y voyeurista). Finalmente, se involucra con un grupo de hombres que se reúne regularmente durante los fines de semana para simplemente golpearse los unos a los otros. Y la idea es que lo hacen de un modo amistoso y con afecto, como una especie de sano desahogo, como una vía para reconectarse con lo Real”.

Su trabajo más condescendiente, El curioso caso de Benjamin Button, olvida esta idea. Se inscribe, en cambio, en una estética clásica que copia recursos narrativos de Forrest Gump, película entretenida, pero alejada de los estándares que el director estadounidense había mostrado en sus obras anteriores. El curioso caso... es una historia sin matices que sustituye la complejidad espaciotemporal de cintas como El juego o La red social, donde las analepsis y las prolepsis le daban un sentido al relato, por una composición aparentemente enrevesada, pero en realidad simple: el protagonista vive su tiempo cronológico al revés: nace siendo viejo y muere como un bebé. En el núcleo de la fábula sucede cualquier cosa sin importancia: se enamora, viaja, tiene aventuras divertidas… Aquí los personajes no tienen obsesiones ni matices.

Fincher ha adquirido un talento técnico excepcional. Quizás el caso más representativo sea La habitación del pánico. En este filme la cámara se mueve con soltura impresionante al tiempo que dibuja la estructura de la casa donde se desarrolla la historia. El director transmite con eficacia las sensaciones claustrofóbicas de los personajes. Lamentablemente, la cinta ofrece un relato homogéneo y pesaroso.

A pesar de ello, el autor estadounidense ha conformado a lo largo de su filmografía un universo fascinante habitado por personajes trastornados que no pueden diferenciar el bien del mal. La mentira de la verdad. David Mills, Paul Avery y Robert Graysmith son sólo una arista de un mosaico encantador aún por descubrir.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
RETRATO
Mila Kunis
SIGUIENTE
RETRATO
Amanda Seyfried
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


FESTIVALES
56 BFI London Film Festival


CARTELERA
205: Room of Fear


NOTAS
Las mejores películas estrenadas en...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Exhibition
    En Exhibition, Joanna Hogg nos interna con delicadeza y mucha sensualidad, en la ofuscada mente de H (Viv Albertine) y a través de ella...
  • Joanna Hogg
    El cine de Joanna Hogg nos hace pensar en una parte esencial de nuestra condición humana de una manera fascinante, muy atractiva pero, al...
  • Curso en línea: Estética...
    Inscríbete al primer curso en línea que impartirá EnFilme. Solo hay 50 lugares.
  • Juliette Binoche
    Durante el Festival Internacional de Cine de Morelia tuvimos la oportunidad de entrevistar a Juliette Binoche, una de las mejores actrices de la...
  • Isabelle Huppert
    "No creo transmitir solo fuerza a través de la pantalla, también debilidad, abuso de debilidad. Es una mezcla de lo que normalmente ...
  • Los 100 mejores filmes en lo...
    No hay exactamente abundancia de filmes latinoamericanos en la lista, ni mucho menos.
  • La obsesiva simetría en la...
    Wes Anderson favorece las composiciones simétricas en su cine y este video lo demuestra.
  • Secuelas del 9/11 (fuera de...
    En el TOP 10 más triste jamás hecho por nosotros, exploramos como la vida cambió, para mal, alrededor del mundo.
  • El faro
    Reseña: Una película maravillosa e inquietante que evoca la superioridad y el poder del mar, la hostilidad sombría y maligna del...
  • Había una vez en Hollywood
    Reseña: Quentin Tarantino es una de las anomalías más seductoras del sistema de Hollywood y del cine estadounidense. No fue a...
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad