Top 10 Bautismos simbólicos - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
Bautismos simbólicos
Publicado el 01 - Abr - 2021

 
 
Top10: Reinterpretaciones simbólicas del bautismo como acto de purificación, salvación, perdón y renovación. - ENFILME.COM
por Luis Fernando Galván

Además del diluvio universal -aquella lluvia torrencial enviada por el Dios iracundo del Antiguo Testamento para exterminar a la humanidad y permitir la renovación y regeneración-, la otra función mitológica primordial de las aguas es el bautismo. Éste, dentro del pensamiento cristiano, es una regeneración espiritual que se desprende a partir de la inmersión en el agua; una inmersión que simbólicamente representa el enterramiento de Cristo. Al sumergirse en el Jordán, Jesucristo no sólo se anticipa a la sepultura, al enterramiento, sino que además, como sugiere el obispo griego del siglo IV, Cirilo de Jerusalén, desciende a las profundidades para -con la ayuda de la luz y el fuego- sostener una batalla mística en contra de los monstruos marinos mitológicos Behemot y Leviatán. Una vez concluido el combate, Cristo sale victorioso de las aguas; se erige como el hijo de Dios renovado. Además de las implicaciones de regeneración, el bautismo adquiere una significación ritual y metafísica a partir de la desnudez, tal como lo sugiere el teólogo francés Jean Daniélou en Biblia y liturgia: “la desnudez bautismal es el abandono del viejo vestido de corrupción y de pecado del cual el bautizado se despoja” y también es el retorno a la inocencia primitiva de Adán en el paraíso.

El evangelio según San Mateo
Il Vangelo secondo Matteo, Dir. Pier Paolo Pasolini, Italia/Francia, 1964.

La Maurerische Trauermusik de Mozart está asociada con las escenas más importantes de toda la película. El primero es el bautismo en el río Jordán, donde Jesús aparece como adulto y comienza su misión en la tierra. Esta primera manifestación se vuelve aún más solemne por la voz - esta vez diegética - que habla desde el cielo, y marca la consagración espiritual de Jesús, un momento transformador y de transición. La pieza de Mozart vuelve como tema tras la presentación de los apóstoles, cuando Jesús habla de su misión, aunque se utiliza un pasaje diferente de la obra. Pasolini describió su experiencia al filmar El evangelio según San Mateo como un proceso muy diferente a sus películas anteriores. Afirmó que si bien su estilo de filmación en su película anterior, Accattone, era "reverencial", cuando se aplicó su estilo de filmación a una fuente bíblica, "salió retórico ... Y luego, cuando estaba filmando la escena del bautismo cerca de Viterbo, me deshice de todos mis prejuicios técnicos. Empecé a usar el zoom, usé nuevos movimientos de cámara, nuevos encuadres que no eran reverenciales, sino casi documentales combinando una severidad casi clásica con los momentos que son casi godardianos, por ejemplo en los dos juicios de Cristo rodados como "cinema verite". El punto es que ... yo, un no creyente, estaba contando la historia a través de los ojos de un creyente. La mezcla a nivel narrativo produjo la mezcla estilísticamente”.

El padrino
The Godfather, Dir. Francis Ford Coppola, Estados Unidos, 1972.

En el tramo final de la película, Michael (Al Pacino) se convierte literalmente en el padrino del hijo de Connie (Talia Shire) y al mismo tiempo en el padrino de la familia Corleone a través de un ritual religioso, pero también a través de un ritual de sangre. Mientras al interior de la iglesia Michael renuncia a las tentaciones y obras de Satanás, en diversas locaciones al exterior del templo sagrado se lleva a cabo una serie de masacres que él mismo ordenó. Coppola confecciona la transformación final de Michael; metafóricamente el personaje también es bautizado, estableciendo así su nueva identidad. En esta escena el director utiliza el montaje paralelo para entrelazar las distintas espacialidades. Si bien es probable que el bautismo y los asesinatos ocurran en un período de tiempo similar, la sensación de que la película puede romperse, por primera vez, con su acción continua subraya la importancia de esta escena. Abrimos en la iglesia, lejos y acercándonos cada vez más al bebé de Connie. El primer corte que vemos dramatizando este contraste nos lleva de las manos de Michael y Kay (Diane Keaton), sosteniendo al bebé de Connie, a las manos de otro adulto, sosteniendo una pistola. Esta es la primera yuxtaposición en la que el público puede establecer paralelismos entre los dos mundos en los que Michael se compromete a vivir. 


Sueño de fuga
The Shawshank Redemption, Dir. Frank Darabont, Estados Unidos, 1994.

Andy Dufresne (Tim Robbins), injustamente condenado por matar a su esposa y, en consecuencia, veinte años preso de por vida en la penitenciaría del infierno de Shawshank, ha comprendido, por fin, que es moralmente responsable, aunque no apretó el gatillo, de la muerte de su esposa. Conociendo en el fondo su propia culpa, Andy es libre y está listo para una nueva vida, y eso es lo que Frank Darabont muestra, a lo grande. De modo que no es casualidad que su escape planificado durante mucho tiempo se produzca inmediatamente después de que reconozca esa enorme medida de culpa personal. Y aquí Darabont encera en abundancia simbólica, especialmente pensando que Dufresne necesita renovarse. En su salida de Shawshank, Andy pronto descubre que la gran tubería en la que debe entrar para dejar atrás las paredes de la prisión es una alcantarilla sanitaria, y a través de ese flujo de excrementos se arrastra durante varios metros para finalmente emerger más allá de los muros de la prisión hacia el arroyo Shawshank en medio de una tormenta. Y allí, aunque no en el río Jordán, se purifica, primero se quita la camisa sucia y empapada para dejar que la lluvia y la luz caigan sobre él, en cuerpo y alma. Exultante, eleva sus brazos al cielo, como debería, porque de allí viene su ayuda. 

Matrix
The Matrix, Dir. Lana Wachowski y Lilly Wachowski, Estados Unidos, 1999.

Cuando Morfeo (Laurence Fishburne) le dice a Neo (Keanu Reeves) que la Matrix es “el mundo que ha sido puesto sobre tus ojos para cegarte de la verdad”, bien podría estar describiendo -desde la filosofía cristiana- la ilusión que experimenta el individuo cuando está sumido en pecado. Somos “esclavos de la impureza”, en palabras del apóstol Pablo, accediendo a nuestros impulsos más perezosos y egoístas, porque somos criaturas caídas que optamos por el camino de menor resistencia. Como alternativa, hay dos pastillas: una azul que le permitirá a Neo despertarse en la cama, olvidando lo que ha aprendido; y una roja, que será su primer paso para encontrar la verdad, por difícil que sea. Neo elige la verdad, lo que significa que su cuerpo será desconectado de la Matrix. Su cuerpo sale de las aguas residuales. Al borde de ahogarse, Morfeo y su tripulación lo salvan en un aerodeslizador, ya que han estado esperando su llegada. Es una imagen que alude a la vida a través de la muerte, que recuerda la pregunta retórica que Pablo hace en Romanos: “¿No sabes que todos los que fuimos bautizados en Cristo, fuimos bautizados en su muerte?”. La idea de que Neo renazca y se convierta lentamente en “el elegido” es una parte importante de este relato -y es una clara alusión a la idea de renacimiento desde la óptica del cristianismo-. 

¿Dónde estás, hermano?
O Brother, Where Art Thou?, Dir. Ethan Coen y Joel Coen, Estados Unidos, 2000.

Mientras Delmar (Tim Blake Nelson), Everett (George Clooney) y Pete (John Turturro) discuten qué hacer en medio del bosque, vemos a un grupo de personas vestidas de blanco que se dirigen al río para bautizarse. Delmar y Pete corren al agua para ser perdonados de sus pecados. El bautismo es un símbolo religioso que representa la forma en que los cristianos creen que ser ungido en agua bendita por un sacerdote aliviará a las personas de sus pecados. Delmar y Pete así lo consideran en ese momento y aceptan el bautismo para redimirse de sus crímenes y pecados, para limpiarse de los males que han cometido. La escena está envuelta por la canción “Down to the River to Pray” cantada por Alison Krauss. Con un canto de sirena, su voz suena como un trance tentador cuando filas de personas vestidas con túnicas blancas se abren paso de manera ordenada hacia el agua, donde el ministro sumerge a cada persona de forma rutinaria.  A través del bautismo se nos da una identidad: somos marcados como propiedad de Dios para siempre. A través de este ritual, reconocemos el reclamo de Dios sobre nuestras vidas. 

Petróleo sangriento
There Will Be Blood, Dir. Paul Thomas Anderson, Estados Unidos, 2007.

Esta escena comienza con Eli Sunday (Paul Dano) hablando frente a la congregación de la Iglesia de la Tercera Revelación. Mediante un primer plano de ángulo bajo se establece a Eli como un personaje con poder. Está iluminado a contraluz por la ventana en forma de cruz, lo que le da un aura casi sagrada. La paleta de colores cálidos y brillantes también se presta a esta sensación sagrada. Posteriormente, Eli pregunta si alguien en la congregación busca la salvación. Renuente al principio, Daniel Plainview (Daniel Day-Lewis) levanta la mano de mala gana y se pone de pie. Daniel se une a Eli en el púlpito. Ahora, además de compartir la cálida luz que ilumina al líder espiritual, está listo para su bautismo. Un bautismo por conveniencia que involucra a un hombre misántropo que es coaccionado para convertirse en algo en lo que no cree. A pesar del hecho de que el bautismo es una forma de expiación para Daniel, él nunca oculta el hecho de que solo finge abrazar la religión porque ahora tiene un uso para él: construir su oleoducto. En una referencia directa al título de la película, y con una ironía absurda, frente a la congregación, Eli anuncia a Plainview: “Nunca serás salvado si rechazas la sangre”. Lo absurdo es que Plainview nunca evitó la sangre real; es Eli quien rechaza la sangre, la sangre de la vida con toda su crueldad; el derramamiento de sangre que proviene de los fuertes que expresan su poder, conquistando, explotando, hiriendo a los demás.

El origen
Inception, Dir. Christopher Nolan, Estados Unidos/Reino Unido, 2010.

Inception es una película húmeda. Inception es una película que permite estudiar el agua como un motivo pero también como un símbolo. El agua está por todas partes; desde las olas del océano que se aproximan al cuerpo de Cobb (Leonardo DiCaprio) varado en la playa hasta la necesidad de este personaje de lavarse constantemente el rostro para anclarse a la realidad y asumirse ajeno a las capas de los sueños. Las imágenes del agua se vuelven más intensas y destructivas a medida que el filme nos lleva al mundo de la mente. A medida que aumentan los niveles del sueño, atravesamos una lluvia ligera, una tormenta eléctrica y una avalancha empapada de nieve antes de sumergirnos en un océano que existe "en la orilla de nuestro subconsciente". El océano, con sus vastas olas y sus nebulosas profundidades, es como el subconsciente indómito pero poderoso de nuestra mente. Entonces, salir del océano es una especie de descubrimiento, de regeneración: es la génesis de cada viaje al limbo, ya que esas mentes deben alinearse con el lugar donde están para identificar lo que es real. De algún modo, para Cobb, su inmersión en el agua es casi como un bautismo, y cuando se despierta, se encuentra 'renacido 'en una nueva vida, en una nueva capa.

Gravedad
Gravity, Dir. Alfonso Cuarón, Estados Unidos/Reino Unido, 2013.

La cápsula impacta en el agua y la astronauta Ryan (Sandra Bullock) se encuentra sumergida. Abre la escotilla para escapar y el agua inunda el interior de la cápsula. Ella nada y se dirige a la orilla; la escena recuerda una poderosa imagen teológica: los mitos de la creación del Antiguo Testamento con Ryan en el papel de Eva, la primera mujer. Incluso, esa imagen se ve subrayada por la calidad de tipo paradisíaco de su entorno inmediato, una versión del Jardín del Edén. Posteriormente emerge del agua como Cristo después de su bautismo. Los sonidos de la atmósfera cambian de las ondas vacías de la señal del radio a los ruidos envolventes de un espacio natural: moscas zumbando, salpicaduras de agua y ráfagas de viento. La vida está aquí para Ryan. Es como una recién nacida que sale del agua a la tierra. Sus manos presionan la arcilla fangosa. Lucha por levantarse ya que ahora siente el peso de la gravedad. La gravedad siempre está tirando de nosotros, pero es un peso necesario que nos orienta en la dirección correcta de nuestras vidas. Además del peso corporal que siente mientras lucha por ponerse de pie, siente la ingravidez de su alma. La gloria de Dios es el ser humano plenamente vivo: Ryan ha renacido.

Luz de luna
Moonlight, Dir. Barry Jenkins, Estados Unidos, 2016.

Convirtiendo a Miami en un paisaje silencioso pero luminoso, Barry Jenkins recurre al agua para envolver a los personajes y espectadores en una de las escenas más impactantes de la película, en la que Juan (Mahershala Ali) le enseña a nadar a Little (Alex Hibbert). El director introduce un elemento espiritual sobre el agua, sobre el océano, para confeccionar una experiencia inmersiva porque la lente también se sumerge y permanece ahí, acompañando a los personajes. Más profundo aún, al escuchar a Jenkins y descubrir que el actor infantil no sabe nadar y que en realidad está aprendiendo en el proceso de esta escena, resuena de una manera contundente. Ver al niño aprendiendo a nadar realmente insinúa algún elemento de supervivencia muy poderoso. Es trágico, hermoso y esperanzador al mismo tiempo. Es, como dice Jenkins, “un bautismo”,  no sólo un nuevo aprendizaje, no sólo un nuevo desafío, es una “transferencia espiritual”.

María Magdalena
Mary Magdalene, Dir. Garth Davis, Reino Unido/Estados Unidos, 2018.

Una de las secuencias confeccionadas por las guionistas Helen Edmundson y Phillipa Goslett para rescatar la estela de una figura marginada como María Magdalena (Rooney Mara) es cuando Jesús (Joaquin Phoenix) la bautiza. Él dice: “Yo te bautizo con agua para limpiarte. Yo te bautizo con luz y fuego. Te bautizo para nacer de nuevo, despierta y lista para el día que viene”. De alguna manera, las palabras de Jesús aquí se hacen eco de los temas del ministerio de Juan el Bautista, pero la parte sobre bautizar "con luz y fuego" recuerda la predicción de Juan de que el que viniera después de él, es decir, Jesús, bautizaría a las personas “con el Santo Espíritu y el fuego” (Mateo 3:11, Lucas 3:16). En el filme, los discípulos bautizan mientras Jesús predica y sana a la gente. Curiosamente, a pesar de que el movimiento de Jesús surgió después del movimiento de Juan el Bautista, que practicaba el bautismo (obviamente), y a pesar de anteceder a la Iglesia, que también siempre ha practicado el bautismo (desde el primer sermón de Pedro -Hechos 2: 38-41-), solo un evangelio menciona que el bautismo fue practicado por el movimiento de Jesús en medio de esos dos puntos. Juan 3: 22-26 sugiere que Jesús mismo dirigía esta práctica, pero más adelante, en Juan 4: 1-2, se aclara que fueron los discípulos de Jesús, y no el mismo Jesús, quien hizo el bautismo real. Más tarde se muestra a María Magdalena bautizando mujeres, usando la misma fórmula de Jesús: “ser bautizados con luz”.

 
COMPARTE:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
TRAILER. The SpongeBob Movie: Sponge out of...


NOTAS
10 épicos dramas criminales, según el British......


NOTAS
Video. El poder psicológico del close-up en ´The...


NOTAS
Salma Hayek y Vincent Cassel, protagonistas de...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Sundown
    Michel Franco lanza otro incisivo ataque a la burguesía, desde Acapulco.
  • El 65 BFI London Film...
    Los mejores filmes de los mejores festivales reunidos en Londres.
  • Secuelas del 9/11 (fuera de...
    En el TOP 10 más triste jamás hecho por nosotros, exploramos como la vida cambió, para mal, alrededor del mundo.
  • Septiembre 11
    El realizador británico, abre heridas y revisa con su segmento del documental 11'09''01 - September 11 (2002), un fragmento de la historia,...
  • Nuevo orden
    Michel Franco siembra el terror en Ciudad de México.
  • Behind the scenes del behind...
    EnFilme estuvo presente en el backstage del concierto de Public Image Ltd., con John Lydon.
  • Borges y el cine
    Jorge Luis Borges tenía opiniones fuertes sobre el cine, sobre Chaplin, Marlene Dietrich y von Stenberg.
  • El castillo de la pureza
    La historia planteada en El Castillo de la pureza y las resonancias simbólicas que vocifera con ahínco han encontrado en este...
  • La verdad
    Sonata de otoño franco-japonesa
  • Selección oficial para...
    Primeras impresiones de los largometrajes que integran la Selección Oficial del FICM2020
 
 
 
 
enfilme © 2021 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad