BLOG


 
En 1981, el perímetro que incluye la Plaza de Toros México y el Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes fue reubicado, en el espacio y en el tiempo, para servir como locación de algunas de las escenas en un filme del realizador franco-griego Costa-Gavras. La filmación no fue muy publicitada. Los Estudios Universal mantuvieron los detalles y los contenidos de la producción casi en secreto. Sin embargo, era difícil obviar la presencia de un equipo de filmación trabajando en el barrio—ese conjunto de casas y edificios que linda, al norte, con la colonia Nápoles;  al sur, con la colonia Nochebuena, y al poniente con el barrio de Mixcoac. Para entonces, el Eje 6 Sur ya corría como una vena abierta, y Tintoretto y Holbein ya habían sido transformadas en una sola vía, amplia y congestionada, desde la que los automovilistas –detenidos en una luz roja o en la siguiente– podían apreciar la evidencia fastuosa de un estadio impuesto ahí por la historia, de una atracción fuera de lugar y del tiempo: un Coliseo que sobrevive en el linde donde corre el tráfago cotidiano. El estadio fue inaugurado en 1946 con un partido de futbol americano entre los Pumas de la UNAM y los Aguiluchos del Colegio Militar. Mi padre siempre fue aficionado a este deporte y, en los años cincuenta, fue un visitante asiduo al estadio. Veinte años después, un sábado por la tarde, y todavía lleno de ese entusiasmo, arrastró a sus cinco hijos a ver un partido de fútbol americano colegial entre un equipo local, los Gamos, y un visitante estadounidense. Los visitantes arrasaron. El estadio estaba casi vacío. Los hinchas gritaban porras y consignas desde el resentimiento invocado por la más-de-la-mitad-del-territorio-mexicano arrebatada por los gringos que lamenta con ardido ardor todo maestro de primaria habida y por haber. Ya para la  segunda mitad del partido algunos maloras resignados gritaban: ¡Esos Gamos ya no pueden!
RICARDO POHLENZ


 
Más allá del continuo narrativo de sus filmes, lo que persigue Michelangelo Antonioni es el punto final, el lugar donde se acaba, donde se puede decir que se acaba, donde se puede mostrar que -  más allá de que todo siga –no sigue más allá de ese lugar.


 
Ricardo Pohlenz sobre Interestelar (Interstellar): Considerando que Nolan no podía arriesgarse a llevar su premisa formal al rigor esteticista de Kubrick como tampoco hacer una película de samurais en el espacio como George Lucas, se queda a mitad de camino entre el poema visual y el western.


 
Ricardo Pohlenz sobre Adiós al lenguaje (Adieu au langage): Godard es un perverso redomado; por eso insiste en franco regodeo –como hijo pródigo de Rabelais y el siglo XVIII– en reflexionar sobre el acto de defecar.


 
Kid Auto Races, también conocida como Kid Auto Races at Venice, es una comedia clave de seis minutos producida por el legendario Mack Sennett, para quien Chaplin actuó como vagabundo en muchas más películas silentes. Naremore se centra en los detalles de la pantomima de Chaplin, mencionando, asimismo, la contribución de su vestuario para destacarlo de entre el resto de la multitud en la escena, misma que se desarrolla en medio de la filmación de una carrera de autos en la que el Vagabundo provoca el caos al interrumpir constantemente el camino por el que la cámara pasa. Para Naremore, esta película establece a Chaplin como una celebridad al contrastar su teatralizada actuación con la más naturalista representación y vestimenta de los espectadores "reales".


 
Una nueva edición de la Comic-Con San Diego tuvo lugar este fin de semana y, como ya es costumbre, las noticias que relacionan al cine con el extenso universo del cómic se robaron la convención.


 
Farhadi tuvo la clarividencia y el impudor de convertir a sus personajes en alegorías. El marido que se queda a cuidar a su padre es el pasado; la tradición, lo que se deja atrás. La mujer que se lleva a la hija a los Estados Unidos es el futuro, el viaje, la promesa. Esta chabacanería sensiblera queda muy ad hoc para su nuevo melodrama, al que le puso El pasado (Le passé, 2013), en aras –todavía– de  la investigación de las emociones de los que se han quedado atrás, de los que no se han ido.


 
En mayo del 2011, cuando Lars von Trier habló frente a la prensa en el Festival de Cannes para presentar Melancholia, acompañado de Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg, estuvo bromeando sobre su nuevo proyecto, que describió como una película porno de cuatro horas de duración que sería protagonizada por sus dos estrellas principales y donde exploraría –de algún modo– el conflicto entre la Iglesia Católica y la Ortodoxa. La película era, claro, Nymphomaniac.


 
A principios de los ochenta, John Byrne escribía con Chris Clermont los Hombres X. Había empezado dibujando el comic pero acabó por hacer mancuerna con Clermont en los guiones. Esto es importante porque el trabajo de Byrne y Clermont, entregados a las desproporciones de un verismo imposible que alcanzara su cumbre en los noventa, son los que sentaron las bases para la explotación de los mutantes como propaganda política, donde se vindica la diferencia para poder nulificarla.


 
Modelos de diversas nacionalidades dejaron el mundo de la moda con el fin de hacerse de un nombre en el cine; algunos como Mark Walberg han enconrado el éxito, otros, como el español, Jon Kortajarena son reconocidos como talentos en ciernes. Aquí una lista de actores masculinos que comenzaron su carrera en la industria del modelaje.
RECOMENDAMOS
  • Whiplash: Música y obsesión
    Soundtrack: La música es la fuerza motriz de Whiplash (2014); no sólo funciona como atmósfera sonora que envuelve...
  • ‘El código enigma’, la...
    La historia del brillante matemático británico Alan Turing, considerado el padre de la informática, se inscribe dentro de la...
  • Whiplash: Música y obsesión
    Reseña. Whiplash, de Damien Chazelle, es una crítica a la cultura del conformismo, y una contundente oda a la mentalidad competitiva
  • La teoría del todo
    Reseña: The Theory of Everything da muchos detalles sobre la vida de Stephen Hawking al lado de su esposa Jane, pero poco intenta ...
  • The Grand Budapest Hotel
    Fue tal el entusiasmo de Wes Anderson por las novelas del escritor Stefan Zweig que emprendió la aventura de hacer su propia versión (y...
  • Boyhood: Momentos de una vida
    Reseña: Richard Linklater ha cuajado una obra suprema materializando una de las abstracciones que le resultan más elusivas al hombre:...
  • Birdman o (La inesperada...
    Reseña: Con Birdman, Alejandro González Iñárritu certifica que es uno de los entretenedores más completos del...
  • Alma salvaje
    Reseña: Wild podría ser material para un relato de superación personal, pero Jean-Marc Vallée trasciende los...
  • Berlinale 2015: Presencia...
    Filmes de América Latina que forman parte de las distintas secciones del 65º Festival Internacional de Cine de Berlín.
  • Costa-Gavras en la Ciudad de...
    En 1981, el realizador franco-griego Costa-Gavras vino a México a filmar algunas escenas de Missing, sobre la desaparición de un...
 
 
 
 
enfilme © 2015 todos los derechos reservados